Home  >   Economía   >   Piden a la Corte de Apelaciones de Nueva York que acelere la sentencia

Piden a la Corte de Apelaciones de Nueva York que acelere la sentencia

El ministro de Hacienda y Finanzas envió una carta a ese tribunal en la que solicita que la decisión de la apelación se conozca el mismo 13 de abril. Quieren cumplir los acuerdos refrendados “lo antes posible”. Recuerdan que “un grupo de litigantes” puede terminar su pacto de manera unilateral si no percibe el pago el día 14.

El Gobierno argentino pidió a la Corte de Apelaciones de Nueva York que dicte sentencia “lo antes posible” para resolver los juicios con bonistas ante la justicia norteamericana, según informaron fuentes oficiales.

Lo hizo mediante una carta que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, envió a ese tribunal solicitando que este miércoles 13 de abril, o lo “antes posible”, ese tribunal decida la apelación realizada por algunos bonistas.

El tribunal de segunda instancia debe resolver si avala el fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa, quien puso como condición la aprobación de leyes en Argentina, punto ya logrado por el gobierno de Mauricio Macri, y el pago a bonistas, para levantar el embargo y disponer la salida del default.

Fuentes del Ministerio de Hacienda explicaron que la presentación de la carta es una “decisión política y responde a la necesidad de cumplir acuerdos refrendados por el Congreso lo antes posible”. El ministro fundamenta en la carta que la presentación responde al “grado de urgencia que, los que hemos sido encomendados para administrar los asuntos públicos de la República y de los habitantes de la misma, sentimos sobre la necesidad de una pronta decisión de la apelación”.

Agrega la misiva firmada por el ministro: “Por ello, si fuera posible, esperamos que ustedes puedan darle consideración a anunciar vuestra decisión el mismo día de la audiencia, o tan pronto luego de la misma como sea prácticamente posible”.

Asimismo, Prat Gay recuerda en la carta que el Gobierno argentino ya cumplió con una de las dos condiciones impuestas por el juez estadounidense Griesa “para el levantamiento de las medidas cautelares”, en alusión a la aprobación parlamentaria. Advierte también a los jueces de que “un grupo de litigantes, con un acuerdo transaccional definitivo de US$4.650 millones, cuenta con el derecho unilateral de terminar su acuerdo con la República en caso de que no reciban su pago el 14 de abril”.

Prat Gay informó también que la emisión de bonos para lograr el efectivo para pagarles a los bonistas está “organizada y preparada para ser ejecutada a nivel global”, y les recuerda que los pagos no se pueden efectuar sin la resolución de esa cámara.

Ronda en marcha
En tanto, el Gobierno inició ayer en Nueva York y Londres la promoción o road show para colocar los bonos destinados al pago de deuda con los buitres, y poder salir del default.

El viceministro de Economía, Pedro Lacoste, y el secretario de Finanzas, Luis Caputo, realizaron en Nueva York distintas rondas de negocios con inversores para promover la colocación de la nueva deuda.

De este modo, Argentina volvería al mercado internacional de deuda el 18 de abril próximo, con una colocación en bonos con vencimiento a cinco, diez y quince años.

Prioridad de cobro
Finalmente, trascendió que los fondos buitre que acordaron con Argentina serán los que tendrán prioridad en el cobro una vez que el Gobierno haya realizado la colocación de bonos y se haya hecho del efectivo necesario para cumplir con sus acreedores.

También los pesificados

El presidente de la Asociación de Ahorristas Damnificados por la Pesificación (Adapd), Horacio Vázquez, presentó una nota ante el Ministerio de Hacienda y Finanzas en la cual manifestó su “voluntad de negociar” y propuso un plan de pago. La Adapd es una asociación civil de ahorristas particulares que, según explican, “fueron damnificados por la pesificación y default declarados en Argentina en 2002”.

Muchos de esos tenedores de títulos tienen acciones iniciadas en tribunales norteamericanos, y también quieren abrir un canal local de negociación, al no haber sido recibidos por el mediador legal en el conflicto con los buitres, Daniel Pollack.