Home  >   Economía   >   Pequeños productores se suman al boicot “Súper Vacíos”

Pequeños productores se suman al boicot “Súper Vacíos”

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA) indicó ayer que el sector es rehén “de los monopolios y las estructuras de valor”, en ocasión de una conferencia de prensa junto al dirigente de la CTA Pablo Micheli.

El presidente de la Federación Agraria (FAA), Omar Príncipe, expresó ayer su adhesión al boicot a supermercados al que convocan la asociación Consumidores Libres y la Central de los Trabajadores de Argentina (CTA) bajo la consigna “Súper Vacíos”.

Príncipe destacó que su sector “tiene la pelea de hacer visible que los pequeños productores son rehenes de los monopolios y las estructuras de valor”.

Criticó el dirigente en una conferencia de prensa conjunta de promoción de la iniciativa para no comprar productos en grandes cadenas, junto a Pablo Micheli, dirigente de la CTA, y varios adherentes a la iniciativa que tiene fecha para mañana: “Lo que reciben los pequeños productores de los alimentos que producen está por debajo de los costos de producción y luego existe una distorsión de precios enorme, que supera en algunos casos 20 ó 30 veces el valor original”.

Además, Príncipe informó que la FAA hizo un relevamiento de productores de varias actividades regionales, el cual exhibe cómo se perjudica a los más pequeños y a consumidores.

“Los productores no son formadores de precios ni generan inflación y hay responsabilidad del Estado, que tiene que poner en forma urgente en su agenda una reforma impositiva”, apuntó el dirigente agropecuario.

En ese sentido, graficó que “el productor recibe 2,60 pesos por litro de leche y de ahí tiene que sacar sus costos pero cuando pagamos en el supermercado los 15 pesos pagamos más de 3 pesos de IVA al Estado, o sea que se lleva más de IVA que el productor que está ordeñando su vaca todos los días”.

diferencia_entre_el_precio_del_productor_y_el_que_paga_el_consumidor

Y concluyó: “Hay que tener una política pública que tenga en cuenta la integridad de la cadena para poder tener equilibrio con todos los actores”.

Diferencias
Entre los ejemplos del relevamiento que presentó la FAA en el día de ayer figuran casos en que la diferencia entre lo que recibe el productor y su valor de venta llega a 1.900%, como por ejemplo el vino.

En tanto, para la aceituna, la cadena de valor encarece el producto en 1.400% y para el durazno el incremento al llegar a la góndola es de 1.566%.

Por otra parte, el zapallo registra una diferencia de 258% desde la producción hasta la venta final, y el tomate tiene una distorsión de 1.393%.

Diferencias similares se aplican en otros casos como la batata (1.400%), el arroz (1.043%), la yerba (364%) y la lechuga (476%).