Home  >   Economía   >   Otra complicación para las cuentas de EPEC: ahora, Cammesa le debe $50 millones

Otra complicación para las cuentas de EPEC: ahora, Cammesa le debe $50 millones

Golpeada por su ya endeble situación financiera, la empresa cordobesa de energía sumó un nuevo problema: la nueva forma de remunerar adoptada por la Compañía Administradora del
Mercado Eléctrico, que impacta asimismo en otras energéticas locales

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) pasó de deudora a acreedora de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), a raíz de que, tras la entrada en vigencia de un nuevo sistema de remuneración a las generadoras, y también producto de las dificultades financieras que tendría la propia administradora, comenzará a tener atrasos en los pagos o bien a erogar sus exigencias con la nueva modalidad.
Concretamente, hoy Cammesa adeuda a EPEC 50 millones de pesos como parte del pago correspondiente a la energía vendida por esta empresa a aquélla. Con todo, la situación no afecta de forma exclusiva a la firma provincial: impacta en todas las generadoras del país, algunas de ellas ubicadas en Córdoba -como el grupo Albanesi, MSU o Gecor-.
En rigor, el atraso, en el caso de EPEC, no aparece significativo a tenor de volumen de recursos por compraventa de energía de la eléctrica provincial.
Con todo, es una señal de alarma, más aún en un contexto en el cual la empresa cordobesa no atraviesa justamente una situación holgada en lo financiero.
Si bien los atrasos en los pagos ya habían ocurrido en otra oportunidad -concretamente a mediados del año pasado ya hubo dificultades al momento de dispararse el tipo de cambio-, la situación ahora es diferente.

Por lo pronto, desde este año, las deudas y acreencias mutuas entre ambas empresas ya no se “netea”. Es que EPEC es deudora estructural de Cammesa porque le compra más energía que la que le vende. Durante años, la firma provincial registró elevados quebrantos con Cammesa, que finalmente quedaron cancelados el año pasado luego de que el Gobierno provincial obtuvo un crédito de 2.777,3 millones de pesos del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial. Ese préstamo se pagará en 42 cuotas, con seis meses de gracia. Ya comenzó a cancelarse. Todo fue a pagar ese pasivo.
En definitiva, hasta el año pasado, si Cammesa le debía a EPEC por comprarle energía, tenía para cobrarse con creces con el insumo que le vende, aún si no hubiese deuda acumulada de por medio.
Ahora la situación cambió. Las distribuidoras deben pagar al día y los atrasos son penados con elevados intereses. Sin embargo, atento a la situación económica general, algunas distribuidoras comenzaron a retrasarse en los pagos y Cammesa se los terminó “facturando” a las generadoras.
Pero ésa es sólo una de las causas del panorama en general que derivó en las deudas que ahora debe afrontar Cammesa que, al igual que todos los actores, sufre las dificultades del mercado en general.

La resolución de la discordia
El otro punto clave es la nueva modalidad de remuneración que instrumentó la compañía mayorista: se trata de la resolución 1/2019 publicada el 1 de marzo pasado, firmada por la Secretaría de Energía.
En los hechos, impacta en un menor ingreso para las generadoras, que producen 60 por ciento de la energía que se consume en el país con parques térmicos e hidroeléctricos. Quedan excluidos de esa resolución diferentes modalidades promovidas, entre ellas las energías renovables.
La norma establece una reducción de los cargos por potencia disponible de las centrales que perciben las empresas. Las más perjudicadas son aquellas que poseen centrales equipadas con turbinas poco eficientes, que habitualmente son las últimas en ser despachadas a solicitud de la autoridad regulatoria, cuando la suba de la demanda alcanza sus máximos.
En el caso de EPEC tiene consecuencias concretas, incluso algunas muy gravosas como los pagos que de ahora en adelante se harán por el despacho de energía de la Central Río Grande.
La decisión ya derivó en una dura respuesta de la Asociación de Generadores Eléctricos de la República Argentina (Ageera), de la que EPEC también forma parte.

La nota de Ageera, que lleva la firma de su presidente, Emiliano Chaparro, está estructurada en cinco puntos pincipales.
Por un lado, alerta sobre que la resolución va contra los preceptos de la ley 24065 porque no promueve “la competitividad de los mercados de producción y demanda de electricidad” ni tampoco “alienta la realización de inversiones privadas en producción”. “La intempestiva comunicación de los cambios en regulación y, en particular, la interrupción del sendero de transición regulatorio trianual establecido por la resolución 19/17, afectan la toma de decisiones con relación a inversiones ya ejecutadas y compromisos asumidos”, señala.
También cuestiona que la normativa se direccione a las centrales que inyectan 60 por ciento de la energía que demanda el país. “Si bien no somos ajenos al estado de la situación económica del país, vemos esta decisión como mero paliativo o intento de mostrar resultados de corto plazo”, impugna la nota de Ageera.
Asimismo, cuestiona que la norma golpee aquellas centrales menos eficientes que, sin embargo, son claves en momentos de alta demanda eléctrica.

Por otra parte, las empresas anticipan que pueden frenar inversiones como consecuencia del cambio de reglas de juego. Recordaron que en 2016 el sector comprometió inversiones por unos US$10.000 millones, de los cuales se ha desembolsado apenas la mitad. “La situación económica del país imposibilita financiar inversiones a tasas razonables”, explicita la cámara eléctrica. “Las modificaciones informadas comprometen I) el financiamiento del mantenimiento, II) el financiamiento de los proyectos en ejecución afectando los plazos de obra; y III) las nuevas inversiones tanto en la expansión del parque térmico como en energías renovables”, enumera la nota en cuestión. La cartera que conduce Gustavo Lopetegui respondió que “el desarrollo renovable no se afecta en medida relevante por la modificación de la resolución 19/17”.

Sin embargo, las generadoras recuerdan que, ante la imposibilidad de conseguir crédito externo en estas condiciones, una forma de mantener los ingresos para invertir es mediante la remuneración que se paga incluso sobre las centrales más ineficientes.
Córdoba tiene numerosos proyectos para generar mediante energías renovables que fueron adjudicados en el marco del programa Renovar. De hecho, EPEC resultó adjudicataria de tres “minihidros” y un parque fotovoltaico en la localidad de Arroyo Cabral, con una potencia de 40 megavatios. La situación económica con un dólar que desde la adjudicación del proyecto hasta hoy subió más de 100 por ciento impactó de lleno en el avance de la obra. Igual situación afecta a otras iniciativas beneficiadas por el Renovar.
No prosperó, por un planteo férreo de las generadoras, la posibilidad de una suerte de pesificación de los pagos, en momentos en que la volatilidad del tipo de cambio es una constante desde los últimos meses.

EPEC cuenta con 17 centrales térmicas e hidroeléctricas, con una potencia instalada total de 1.605 megavatios. El parque incluye 10 centrales hidráulicas, una hidroeléctrica de bombeo, cinco térmicas y una central térmica de ciclo combinado.