Home  >   Economía   >   Los desafíos del Gobierno para la etapa poscrisis cambiaria

Los desafíos del Gobierno para la etapa poscrisis cambiaria

El bloque del análisis económico estuvo dividido en dos partes: una en la que Sergio Galván, gerente de Comunicaciones Corporativas del Banco Santander Río, analizó “por qué esta vez debiera ser diferente”; y la segunda en la que José Simonella, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) de Córdoba, se refirió a la “situación actual, los desafíos y las perspectivas”.

Ambos coincidieron en que Argentina debe ir hacia la convergencia fiscal, “tiene récord de gasto con récord de presión tributaria”, dijo Galván. “Debe evitar atajos de impuestos distorsivos, ir hacia la convergencia inflacionaria, ajustar precios relativos, tipo de cambio y tarifas, es decir, pagar por lo que vale. Se debe incentivar la inversión privada, mejorar la infraestructura económica y social, reducir la pobreza y mejorar la productividad”, agregó.
Algo que reiteró a lo largo de su ponencia es que los argentinos gastan “mucha energía en pensar y tratar de ver cuándo nos caemos al abismo de nuevo. Hay que dejar los pronósticos apocalípticos”, sentenció.

Simonella coincidió en que los argentinos piensan en el futuro con base en el pasado, por lo cual ante una crisis corren a sacar la plata de los bancos y compran dólares.
Para el economista, los desafíos pasan por bajar el déficit y cumplir con el FMI, bajar la alta presión tributaria, actualizar tarifas, que se estabilice el dólar, que baje la tasa de interés, “se desarme la bomba de las Lebac” y se mejore el nivel de actividad y empleo. “Son seis lados de un cubo que es mágico. Solamente algunos tienen la capacidad para armarlo. No es fácil ordenar todas estas variables”, dijo, y agregó: “El Gobierno ha dicho que se viene más apertura y más competencia. Si bien las expectativas a 2019 mejoran, el problema es cómo pasar lo que resta de 2018. Por eso, a las perspectivas favorables hay que sumarles un plan de Gobierno”, concluyó.