Home  >   Economía   >   Llaryora pedirá a Mestre que evite decisiones que comprometan la futura gestión

Llaryora pedirá a Mestre que evite decisiones que comprometan la futura gestión

El nuevo intendente de Córdoba afirmó que no “cogobernará” pero que buscará una transición “ordenada”. En tanto, el viceintendente electo Daniel Passerini anticipó que buscarán iniciar una ronda de reuniones desde la semana próxima. Temen nombramientos de personal y eventual toma de créditos. El vice dijo que desconoce en detalle la situación financiera de la comuna

El intendente electo de Córdoba, Martín Llaryora, y su vice, Daniel Passerini, buscarán iniciar contactos desde la semana próxima con el actual jefe comunal Ramón Mestre para avanzar en una “transición ordenada”, antes del traspaso del mando el próximo 10 de diciembre.
Los futuros funcionarios pedirán a Mestre que se abstenga de tomar medidas que comprometan la gestión de Hacemos por Córdoba, que gobernará la ciudad durante los próximos cuatro años.
“No vamos a cogobernar pero también buscaremos que el actual intendente no tome decisiones que afecten la futura gestión”, dijo anoche Llaryora.
Passerini fue en la misma línea. “Son siete meses largos. La idea es ir armando una transición ordenada. Nosotros no debemos interferir en la gestión porque es atribución del intendente administrar hasta el 10 de diciembre, pero lo que queremos es advertir de que no se tomen decisiones que vayan más allá de esa fecha”, indicó a Comercio y Justicia.

En ese marco y aunque prefirió la cautela, el viceintendente electo hizo referencia a la posibilidad del pase a planta de nuevo personal, además de la eventual toma de crédito que comprometa a la gestión que encabezarán Llaryora y él.
Ayer circularon muchos rumores respecto del tema, por ejemplo, que habría más de dos mil trabajadores que hoy no gozan de estabilidad y que podrían ser efectivizados antes del 10 de diciembre.
En ese marco, el secretario General de la Municipalidad, Daniel Arzani, descartó de manera tajante que vaya a tomarse una decisión en ese sentido. Si bien admitió que hay un grupo de monotributistas trabajando en áreas específicas y por tareas temporales (y que también hay personal contratado según el artículo 8), sostuvo que nada se hará sin respetar las normas vigentes, que incluyen los concursos públicos para el pase a planta.
En tanto, ayer, la concejala Laura Sesma confirmó la presentación de un proyecto de ordenanza que pretende limitar el gasto y el nombramiento de personal. Incluye la “autorestricción de los gobiernos salientes” y la exigencia de que no se gaste más de lo presupuestado. También habla de las contrataciones directas por la administración municipal salvo en situaciones de fuerza mayor debidamente justificada en el decreto respectivo y los ingresos; y contrataciones de personal en cualquier modalidad (monotributos y/o becas), salvo aquellas que tengan por objeto cubrir emergencias. Para ellos, Sesma propone acudir a los órdenes de mérito de los concursos públicos y abiertos. Asimismo, propone la conformación de un “Comité de Transición Democrático” entre los gobiernos saliente y entrante.

Finalmente, señala que ese comité elaborará un informe de transición final que será publicado en el sitio web oficial de la Municipalidad con el detalle de su situación financiera, gastos y nómina de personal, entre otras cosas. “La entrega del informe al intendente electo se hará al momento de la entrega del mando”, concluye la propuesta.
Por lo demás, Llaryora evitó hablar de eventuales medidas pero sí adelantó que buscará mantener una relación “madura” con los diferentes gremios, entre ellos el Sindicato Único de Obreros y Empleados Municipales (Suoem), aunque siempre priorizando la prestación de servicios de calidad.
“La situación de la ciudad es muy delicada. Hará falta un trabajo en equipo con la Provincia y el Gobierno nacional”, señaló.
En tanto, Passerini evitó hablar de cifras en general y también respecto a la cantidad de empleados que hoy no son parte de la planta efectiva. Sin embargo, sí dijo que es un tema que preocupa por la incidencia que tiene el gasto en personal dentro del esquema de erogaciones de la comuna.
El funcionario electo eludió profundizar sobre otros datos. “Vamos a esperar reunirnos”, aseguró.

Respecto a la situación de las cuentas municipales, admitió que sólo tienen “datos parciales” generados por el Tribunal de Cuentas, el Concejo Deliberante y de áreas específicas.
De todas formas, dijo que por la información con la que cuentan no habría grandes atrasos con los proveedores y tampoco con los sueldos. “Pero queremos esperar a contar con más información”, concluyó. “No queremos prejuzgar, creemos que no va a haber mayores inconvenientes para la transición”, opinó.
Respecto a la toma de crédito, dijo que también será un tema a abordar. En principio, la comuna está facultada por ordenanza a emitir Letras del Tesoro, aunque por ahora tiene todo el cupo colocado. En cuanto a algún préstamo, está pendiente la posible gestión de un crédito del Banco Ciudad. De todas maneras, ese trámite está en suspenso desde hace tiempo.
En principio, aún no está resuelto si la nueva gestión va a pedir una auditoría de los números de la ciudad antes de asumir el cargo, aunque es un tema que está en análisis.Otros aspectos que serán considerados en la transición serán la situación de los servicios de higiene y transporte urbanos y, por cierto, el tema tarifario. Tampoco sobre ese punto Passerini deslizó la postura que llevarán a las reuniones.

De todas formas, ya se adelanta que habrá pujas con relación al tema tarifas del servicio de transporte urbano y quién asume el costo político de un ajuste en el precio del boleto.
De hecho, según pudo saber este medio, la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap) ya presiona para obtener una mejora o bien un subsidio que cubra los desfases de costos que, en los próximos días, serán aún mayores cuando la Unión Tranviarios Automotor (UTA) acuerde la paritaria 2019. La primera reunión entre las partes en el ámbito nacional será el jueves próximo.
Si bien la Municipalidad de Córdoba, por los números publicados en la web -anticipados por este medio- habla de un superávit financiero de más de 200 millones de pesos el año pasado -último dato disponible-, en la Provincia desconfían de eso.
De hecho, hay quejas relativas a que las normas contables de la comuna son “anticuadas” y no permiten reflejar fielmente los gastos e ingresos, al menos de la manera correcta para cotejar la existencia o no de superávit.

Schiaretti y las presidenciales
Por otra parte, el gobernador Juan Schiaretti ponderó el resultado electoral del domingo que determinó su reelección, al tiempo que destacó la “cultura democrática de los cordobeses” de votar de diferente manera en una misma elección.