Home  >   Economía   >   La suba del gasto salarial compromete las finanzas provinciales y del municipio

La suba del gasto salarial compromete las finanzas provinciales y del municipio

El desmesurado aumento de las partidas destinadas al personal determinó una fuerte reducción del superávit fiscal de la Provincia y un ajuste por menores gastos en servicios y obra pública para compensar las cuentas en el caso de la Municipalidad de Córdoba, según surge de las ejecuciones presupuestarias al primer trimestre informadas por ambas administraciones.
Efectivamente, de acuerdo a datos oficiales, las erogaciones en personal en los primeros tres meses del año treparon en la Provincia a $1.013 millones, un 57,8% superiores a las registradas en igual período de 2007.

En tanto, el gasto salarial en el municipio alcanzó a $152,8 millones en el mismo lapso, un 67,9% mayores al año inmediato anterior.
De los montos, surge claramente que buena parte del aumento se debió a la designación de personal por parte de las anteriores administraciones, toda vez que el aumento salarial otorgado durante 2007 explica sólo en parte semejante incremento del gasto.
De esta manera, la erogación en personal que en la Provincia representaba el 39,9% de los ingresos corrientes en el primer trimestre de 2007, alcanzó ahora el 49,1%.
En cuanto al municipio, el gasto salarial ya representa el 64,4% frente a poco menos del 50% en el primer trimestre de 2007.

Menos superávit

Las consecuencias del gasto en personal fue disímil según se trate de Provincia o municipio, aunque en ambos tuvo efectos negativos.
Una primera lectura de la ejecución presupuestaria provincial deja en evidencia una baja en el superávit. De acuerdo a datos oficiales, el ahorro financiero alcanzó a 137 millones, un 21,8% menor al primer trimestre de 2007.
Pero más evidente aún fue la evolución del ahorro corriente que se ubicó en 243,1 millones, un 18,2% menor al año anterior.
El resultado fue producto de un aumento del 28,1% en los recursos corrientes y de un 38,7% de las erogaciones corrientes, arrastradas por el alza en personal.

Sin embargo, el dato preocupante surge de la composición de los ingresos corrientes. Si bien ya es una tradición, la mayor tracción de los recursos nacionales en detrimento de los tributarios propios, que crecieron sólo el 22,7%, es una luz de alerta en el mediano plazo.
Es que la coyuntura para la Provincia surge complicada. Con un gasto en personal ahora disparado y con una relación tensa con el Gobierno nacional que retacea fondos para el déficit de la Caja que deben ser afrontados por el Tesoro provincial, la creciente dependencia de recursos nacionales y la austera suba de los propios surge relevante.

No obstante, debe apuntarse que la floja performance de los ingresos tributarios propios se compensa con el fuerte aumento de los recursos no tributarios. Si bien aportaron “sólo” 109 millones (frente a 712 millones de los tributarios), crecieron 62,6% en el último año. En ese ítem se computa el Fondo para el Desarrollo Agropecuario, para Infraestructura Vial y la Tasa Vial, todos aportes específicos realizados por el sector rural a cambio de no incrementar el impuesto Inmobiliario.
Por lo demás, los ingresos de capital alcanzaron a 41,5 millones, 24,6% más que en 2007, mientras que las erogaciones fueron de 147,6 millones, 5% menor al año pasado.

<span sty

© Comercio y Justicia Editores