Home  >   Economía   >   La reestructuración de la deuda se tratará en sesiones extraordinarias

La reestructuración de la deuda se tratará en sesiones extraordinarias

GUZMÁN. “Tenemos conversaciones con el FMI que se vienen dando en un tono constructivo”.

El proyecto fue anunciado por el ministro de Economía Martín Guzmán y será analizado en comisión el martes próximo. Después de las declaraciones del funcionario, los bonos en pesos mostraron subas

El Poder Ejecutivo Nacional incluyó en el temario de sesiones extraordinarias el proyecto de ley de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa. La iniciativa fue anunciada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en el Palacio de Hacienda.
El decreto que modifica el temario de las cuestiones a debatir en extraordinarias ingresó ayer al Congreso de la Nación.

Según informaron fuentes parlamentarias, el proyecto será tratado el martes en comisión y debatido dos días después. Según detalló Guzmán se inscribe dentro del marco de la Ley de Administración Financiera que pide que el país mejore al menos dos de las siguientes condiciones: quita de capital (montos); plazos (reperfilamiento); e intereses (quita de cupones).

El tema se suma a otros enviados por el gobierno de Alberto Fernández entre diciembre y principios de enero entre los que figuran los pliegos de los directores del Banco Central de la República Argentina (BCRA), encabezado por el actual jefe de esa entidad bancaria, Miguel Pesce.
Originalmente fueron incluidos en sesiones extraordinarias la ratificación del Consenso Fiscal firmado por las provincias y la Nación y que ya fue sancionado por el Senado; la autorización para la realización de ejercicios militares y la modificación de los regímenes de jubilaciones especiales, cuyo texto aún no fue enviado al Congreso de la Nación.

En el artículo 1, el proyecto anunciado por Guzmán establece: “Declárase prioritaria para el interés de la República Argentina la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa, en los términos del artículo 65 de la Ley de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional N° 24.156 y sus modificaciones”.
A tal fin se autoriza al Ejecutivo a efectuar “operaciones de administración de pasivos y o canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortiza-ciones de capital de los Títulos Públicos de la República Argentina emitidos bajo ley extranjera”.

En tanto, el artículo 3 de la iniciativa establece la posibilidad de determinar la jurisdicción de reclamos en tribunales del exterior.

De esa manera, se propone que la autoridad de aplicación de la ley (el Ministerio de Economía) pueda contemplar en la normativa e incluir en los documentos las aprobaciones y cláusulas que establezcan la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales extranjeros, y que “dispongan la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana, exclusivamente, respecto a reclamos en la jurisdicción que se prorrogue y con relación a los contratos que se suscriban y a las operaciones de crédito público que se realicen”.

Reacción del mercado
Después del anuncio del ministro de Economía, los bonos en pesos mostraron subas de hasta 4,5% y los títulos en dólares cerraron con pérdidas de hasta 5,4%.
Casi a la par de la rueda de prensa de Guzmán, en el Foro Económico de Davos en Suiza, el mentor del funcionario argentino, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, dijo que
la Argentina deberá hacer recortes “significativos” en su deuda.

Estos dos hechos (el anuncio del ministro y las declaraciones de Stiglitz) generaron que los bonos en dólares operaron en baja ante la posibilidad de una quita.

La relacción con el FMI
Guzmán aseguró que en las últimas semanas el Gobierno mantuvo conversaciones en “un tono constructivo” con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a fin de reperfilar el cronograma de pagos programados.

“En estas semanas estamos teniendo conversaciones con el FMI que se vienen dando en un tono constructivo”, dijo Guzmán durante una conferencia de prensa.

En ese sentido, el ministro aseveró que las reuniones continuarán con el objetivo de reperfilar “el sendero de pagos programado” con ese organismo internacional.

El funcionario recordó que el país enfrenta una alta carga de amortizaciones de capital en los años 2021, 2022 y 2023 y destacó que no ha generado la capacidad de pago para hacer frente a esa carga.
Además, calificó la actual relación con el FMI como “diferente” a las que tuvieron lugar durantes las gestiones anteriores en la historia argentina y afirmó que el que se negocia es un programa económico ejecutado y diseñado por funcionarios argentinos.

“No vamos a permitir ninguna condicionalidad”, sostuvo.

El ministro también calificó como “estrepitoso fracaso” al programa que acordó el gobierno de Mauricio Macri con el FMI. Detalló que cuando en abril de 2018 cambiaron las expectativas económicas se generó el préstamo más abultado en la historia del organismo internacional, y consideró que esos fondos no fueron utilizados para la recuperación de la capacidad productiva del país.