Home  >   Economía   >   La recaudación provincial volvió a caer y ahora son claves los giros de Nación

La recaudación provincial volvió a caer y ahora son claves los giros de Nación

En mayo subió 22,7%, esto es por debajo de la inflación interanual. Por su parte, los envíos nacionales habían trepado 45,7%. La Provincia admite una desaceleración pero por ahora considera que es por la baja de alícuotas de Ingresos Brutos y no tanto por una caída en la actividad

La recaudación provincial consolidada alcanzó en mayo 13.537,7 millones de pesos, 36,1% más respecto a igual mes del año anterior.
El porcentaje fue 7,5% superior a valores constantes, quitado el componente inflacionario acumulado en los últimos doce meses que, cuando faltan de los datos de mayo, el Ministerio de Finanzas estimó en 26,1%.
Visto en esos términos, los números son contundentes y nada hace vislumbrar el impacto de la baja de actividad o una eventual recesión.
De hecho, si se computa el acumulado de los primeros cinco meses del año, la recaudación total llegó a 62.667,4 millones de pesos, 35,8% mayor que un año atrás y también muy por encima de la inflación del período.
Pero cuando se desglosan los datos por jurisdicción y por tipo de impuesto, la situación varia sensiblemente y enciende luces de alerta.
Concretamente, la velocidad de los tipos de recaudación -ingresos propios y los giros nacionales- difieren sensiblemente.

De acuerdo con los datos oficiales informados por el Ministerio de Finanzas en su web, los recursos propios alcanzaron en mayo pasado 5.082,1 millones de pesos, 22,7% por encima de igual mes del año pasado.
La cifra es 3,1% menor en términos reales y repite así una tendencia que había comenzado a mostrar en abril cuando también registró una baja a valores constantes.
La merma real registrada en mayo se debió principalmente a la disminución de los ingresos derivados de impuestos patrimoniales, esto es Inmobiliario y Automotor, que aportaron 360,2 y 205,6 millones de pesos, respectivamente. En conjunto, aumentaron apenas 4,3% con relación a 2017. En términos reales, esto implicó una baja contundente: 17,6%.
La explicación que ofreció Finanzas es que, a diferencia del año pasado cuando la cuota única compitió con el pago en cuotas periódicas, este año hubo una fuerte concentración del pago único.
Esa situación generó que esos tributos crecieran fuertemente a comienzos de año y que ahora defeccionen como lo hicieron.
De cualquier manera, en el acumulado a mayo, el Inmobiliario aportó 5.090,5 millones de pesos y el Automotor 1.265,5 millones de pesos. En conjunto, suman un alza de 40,4% con relación a 2017.
Más allá de la estacionalidad que mostraron esos tributos, el dato saliente llega por el lado de Ingresos Brutos (IIBB).
Después de la baja real mostrada en abril, que encendió las alarmas en el Ejecutivo provincial, IIBB volvió a exhibir una caída a valores constantes, también en mayo.
Se trata del principal tributo que nutre las arcas provinciales por fuera de los giros nacionales.
Además, este impuesto es un termómetro de actividad y precios aunque, por su forma de liquidación, releva lo acontecido en el mes inmediato anterior, en este caso en abril.
De acuerdo con los datos oficiales, en mayo IIBB aportó 3.637,8 millones de pesos, 25,2% por encima de igual mes del año anterior. En términos reales, sufrió una baja de 1,1%.
Finanzas recordó que parte de la desaceleración -en el primer trimestre mostró en cada mes una amento real- se vincula con la baja de alícuotas aplicada respecto al año pasado en función del compromiso asumido por Córdoba en el Consenso Fiscal firmado entre las provincias y la Nación.

En ese sentido, fuentes consultadas recordaron que si las alícuotas se hubiesen mantenido, el aumento de IIBB habría sido de 34%, con lo que reflejaría un alza a valores constantes.
La aclaración apunta a mostrar que, más allá de los reclamos y advertencias respecto a las caídas de consumo y actividad en general, principalmente desde abril en adelante, no se observa en los hechos -en este caso por la recaudación de ese impuesto- un impacto contundente que muestre una desaceleración de la economía tan pronunciada.
De todas formas, la Provincia admite que aún es prematuro sacar conclusiones. De hecho, el dato de recaudación de IIBB refleja lo ocurrido en abril.
Los primeros datos de junio -que muestran la realidad de mayo- evidencian que el tributo sigue en la misma tónica, quizá algún punto porcentual por debajo.
En cualquier caso, hay preocupación por la evolución futura, de ese y en rigor de todos los impuestos.
Como fuere, aún con la desaceleración de los dos últimos meses, IIBB sigue en terreno positivo en el acumulado de 2018. Entre enero y mayo recaudó 17.901,4 millones de pesos, 29,2% más que el año anterior y tres puntos porcentuales por encima de la inflación.
Finalmente, el impuesto de Sellos aportó 598,4 millones de pesos, 27,8% más que en 2017. Pese a la baja de alícuotas, no parece sentir el impacto de una merma en el nivel de actividad. En el año acumula un alza de 33,1%.
Así, los recursos propios que recaudó la Provincia acumularon hasta mayo 28.119,7 millones de pesos, 31,8% más en términos nominales y 4,5% a valores constantes, siempre respecto al año anterior.
De ese modo, pese a la desaceleración de los dos últimos meses, todavía siguen con signo positivo.

Recursos nacionales
En ese contexto, los giros nacionales a Córdoba parecen por ahora exentos de cualquier crisis, dato clave porque representan seis de cada 10 pesos que le ingresan a la Provincia.
Según los datos oficiales, en mayo llegaron a 8.455,6 millones de pesos, 45,7% mayores que el año pasado y 15,1% superiores en términos reales.
En ese marco, 88,3% de esos recusos provino de los impuestos al Valor Agregado (IVA) y a las Ganancias.
El primero mostró un crecimiento interanual de 50,7% en términos nominales y de 19,1% a valores constantes. Sumaron tanto el IVA impositivo (DGI) como el aduanero -relativo al comercio exterior-. En ambos casos, no parece impactar aún una caída en el nivel de actividad.
En cuanto a Ganancias, subió 53,6% en la comparación interanual. Allí tallan varios aspectos, entre otros los cambios impulsados por el Consenso Fiscal respecto a su reparto. Pero también habría algún componente vinculado con el blanqueo de capitales. Esos fondos que se exteriorizaron ahora pagan Ganancias.

Finalmente, el Fondo Federal Solidario (FFS) aportó en mayo 276 millones de pesos, 53,8% más. La suba se sustentó en la devaluación del peso -ese fondo coparticipa parte de las retenciones a las exportaciones de soja- y también en los recursos extras que se distribuyeron porque los dejaron de percibir La Pampa y San Luis, provincias que no firmaron el Consenso Fiscal. Esas variables neutralizaron la merma en la compaña agrícola producto de la sequía.
Así, en el acumulado enero-mayo, los giros nacionales a Córdoba llegaron a 34.547,5 millones de pesos, 39,1% más que el año anterior y 10,3% en términos reales.
Por su parte, el FFS aportó 896,4 millones de pesos, 28,7% extra con relación a 2017 y levemente por encima a valores constantes.
En conjunto, la recaudación provincial consolidada por el destino de los ingresos llegó a 62.667,4 millones de pesos, 35,8% mayor en términos nominales y 7,7% superior, quitado el componente inflacionario, siempre según datos oficiales.