Home  >   Coronavirus, Economía   >   La Nación suma ayuda a más sectores además de 2,35 millones de créditos a independientes

La Nación suma ayuda a más sectores además de 2,35 millones de créditos a independientes

Son actividades que ahora serán alcanzadas por el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). Es porque se constató que dentro de sectores en principio inmunes, hay rubros muy golpeados por el parate.  No hay actividad exenta de la caída al calcular la mediana. Cuantifican el número potencial de préstamos a autónomos y monotributistas

 

Por Alfredo Flury

El Gobierno nacional dispuso sumar nuevos sectores a los alcances del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) luego de constatar que si bien algunas actividades registraron un repunte aún en la crisis, por considerarse servicios esenciales, hay rubros específicos cuya facturación cayó y que necesitan auxilio.

Los datos aparecen reflejados en un extenso informe presentado por el Ministerio de Desarrollo Productivo e incluido en la Resolución 663 de la Jefatura de Gabinete que presenta nuevas recomendaciones del Comité de Evaluación y Monitoreo del ATP.

La normativa tiene siete anexos en donde, además de recomendar incluir nuevos sectores en los beneficios, también precisa datos sobre el acceso de monotributistas y autónomos a los créditos a tasa cero y que, según el informe, alcanzaría a un potencial de 2.350.339 contribuyentes.

Descargá la normativa

Las decisiones se toman luego de presentar un crudo diagnóstico de la situación por la que atraviesas las diferentes ramas de actividad y la cantidad de trabajadores afectados.

Concretamente, de 18  ctividades mensuradas que reunen a más de 6 millones de trabajadores registrados, todas mostraron una caída en la mediana pese a que en el promedio, seis reportaron subas.

La mediana muestra el punto equidistante entre los rubros de cada actividad que mostraron subas y bajas y es más representantiva que el promedio.

El documento se basa en datos de AFIP y coteja la variación interanual de la facturación nominal por sector en el período desde el 12 de marzo al 12 de abril pasado, respecto a igual lapso de 2019.

La foto es elocuente. Sin embargo, será aún más negativa cuando se compare el período pleno de cuarentena que se inició el 20 de marzo pasado.

El sector más afectado en la mediana fue Hoteles y Restaurantes que cayó 70,4% y cuenta con 284.057 trabajadores. En el promedio, la baja es de 57,3%.

En el otro extremo, la rama Agua y Saneamiento mostró un derrumbe de 5,8% en la mediana aunque en el promedio, subió 29,3%.

Sectores claves por su impacto laboral con más de un millón de trabajadores cada uno, también mostraron fuertes bajas. Es el caso de Comercio y Reparaciones que en la mediana cayó 52,7% y en el promedio 23%. En tanto, la Industria Manufacturera mostro casi igual desempeño: 51,9% y 25,9% respectivamente.

Pero el Ministerio de Desarrollo Social fue aún más allá para luego avanzar en la incorporación de nuevos sectores a los beneficios del ATP.

Señala al respecto que la “profunda contracción económica también está teniendo impacto en ramas que, a priori, habían sido consideradas como relativamente poco afectadas (por estar exceptuadas de la cuarentena, o por tener un alto potencial para el teletrabajo)”. 

Sin embargo, los primeros datos de facturación sectorial recogidos por AFIP muestran que existe un porcentaje significativo de empresas de  esas ramas que, si bien están en condiciones operativas de producir, han disminuido su actividad como consecuencia de una retracción de la demanda.

Al respecto, cotejó la variación nominal interanual de la facturación de algunos sectores que originalmente se consideró como relativamente poco afectados. 

En esa línea, mostró como pese a una mejora nominal de la facturación de la rama de actividad, si se analiza por cuartiles, se observa que el último, esto es el 25% de las empresas de esos sectores, mostraron resultados decididamente malos.

Por ejemplo, la facturación promedio de servicios jurídicos cayó 10,8% nominal interanual (entre el 12 de marzo y 12 de abril de 2020 respecto al mismo período de 2020), pero para el 25% de las firmas del sector de peor desempeño la caída de la facturación fue superior al 87,5%.

Más extremo todavía es el caso de la Limpieza de edificios que ocupa a 112.270 trabajadores. El sector mejoró su facturación nominal 25,8% en la comparación interanual. Sin embargo, el 25% de las empresas del sector más afectadas por la cuarentena, exhibieron bajas de 25,0% en sus ingresos brutos.

Serán así esos sectores los nuevos incluidos en los beneficios del ATP,  que contempla entre otras medidas, el pago de parte de los salarios a los empleados de esas compañías.

Por lo demás, el documento cuenta con una introducción en la que se enumeran cifras respecto a las variables más sensibles de la economía argentina, previo a la pandemia.

En cuanto a los impactos del coronavirus en el país, el informe recuerda los instrumentos legales que se dispusieron a partir de la cuarentena y en el marco de la emergencia sanitaria.

“Las medidas de aislamiento conllevan un impacto económico y social para la población en su conjunto, con tan solo unos pocos sectores que han podido mantener sus niveles de actividad con relativa normalidad. Vale tener en cuenta que este fenómeno se da en un contexto en el cual la economía argentina viene de atravesar dos años consecutivos de recesión”, indica el documento

En cuanto a la crisis por el parate, considera que muchas empresas se ven imposibilitadas de producir, tanto por razones de oferta (los trabajadores no pueden asistir a los lugares de trabajo) como de demanda (la caída del ingreso de los hogares y la imposibilidad de salir con normalidad de los hogares limita las ventas). Incluso en algunas actividades exceptuadas de la cuarentena muchas empresas registraron caídas en la facturación (por ejemplo, en el caso de ventas de combustibles, en donde muchas estaciones de servicio han sufrido la caída de la demanda debido a la intensa caída en la circulación de autos). Lo mismo ha ocurrido en muchas empresas de firmas con alto potencial de teletrabajo, como pueden ser los servicios profesionales. A su vez, muchos trabajadores independientes (monotributistas y autónomos) han sufrido una contracción profunda en su facturación.

Es en ese marco en el que enumera luego los nuevos sectores alcanzados por los beneficios del ATP.

Créditos a independientes

El documento reserva un capítulo especial para la “situación de los trabajadores independientes”.

En ese marco, recuerda que Argentina cuenta actualmente con alrededor de 5 millones de trabajadoras y trabajadores independientes (es decir, que no son asalariados). Esto representa aproximadamente 26% del total del empleo del país (aproximadamente, hay 19 millones de ocupadas y ocupados)

Al interior de los trabajadores independientes existe una marcada heterogeneidad. Por un lado se encuentran quienes podrían definirse como “independientes informales”, esto es, trabajadores (mayormente por cuentapropias) que no están inscriptos ante la AFIP (ni como monotributistas ni como autónomos). 

En general, señala el texto, “se trata de trabajadores con una profunda fragilidad económica, que se manifiesta en ingresos escasos (lo cual lleva a que los hogares caigan por debajo de la línea de la pobreza) y volátiles”.

En esa línea, el texto recuerda que para los informales. empleos de casas particulares y monotributistas categorías A y B, se avanzó con el pago de 10 mil pesos para abril a partir del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

El panorama sirve como antecendente para justificar la decisión de lanzar créditos a tasa cero para monotributistas y autónomos. En el caso de los primeros, también serán beneficiarios de los préstamos los categorizados como A y B que originalmente estaban excluidos.

“Una primera aproximación, en base a datos de AFIP, permite estimar en alrededor de 2,4 millones de personas el universo de trabajadores independientes formales elegibles para ser beneficiarios del crédito a tasa cero”, señala el informe.

La cifra incluye a los monotributistas “puros” (esto es, que no tienen simultáneamente una relación de dependencia o son jubilados), que no sean proveedores del Estado, ni hayan tenido caídas de ventas ni de compras (en el período comprendido entre el 20/3 y el 19/4). Según datos de AFIP, “alrededor del 75% de los monotributistas ha visto severamente afectado su desempeño producto de la pandemia”.

En tanto, dentro de los autónomos, “se consideró a quienes están inscriptos activos y vigentes en el Impuesto a las Ganancias, no son monotributistas, no están empleados en relación de dependencia, no son jubilados, no son directores de sociedades, y no tuvieron caída de ventas ni de compras (en el mismo período considerado). En el caso de los autónomos, alrededor del 71% tuvo caídas en las ventas y/o en las compras”.

Activan los préstamos

Los bancos y la AFIP terminaban de definir por estas horas la puesta en marcha efectiva de los créditos para monotributistas y autónomos a tasa cero anunciados oportunamente por el Gobierno. Ayer, fuentes de tres entidades bancarias aseguraron a Comercio y Justicia que aguardaban los detalles del organismo recaudador respecto a quienes son los beneficiarios potenciales y hasta qué monto se les puede prestar. El máximo es 150 mil pesos. Los créditos se desembolsarán en tres cuotas y es condición necesaria contar con tarjeta de crédito. Luego se devolverán en 12 cuotas con un período de gracia de seis meses.

La normativa del Banco Central indica que, cuando se cobre el resumen mensual de la tarjeta de crédito, se debitará primero el pago de la cuota correspondiente. Los créditos se gestionarán por la web o a través de los canales de atencióin telefónica de cada entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *