Home  >   Economía   >   La canasta volvió a subir y 10% de la población sufre “pobreza crónica”

La canasta volvió a subir y 10% de la población sufre “pobreza crónica”

Según el Indec, una familia tipo requirió en junio de un ingreso de al menos $12.409,72 para no caer bajo la línea de indigencia y de $31.148,41 para no ser considerada pobre

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT) aumentaron 2,7%, cada una, en junio respecto al mes previo y con este avance una familia tipo compuesta por dos adultos y dos menores requirió de un ingreso no menor a 12.409,72 pesos para evitar caer bajo la línea de indigencia y de 31.148,41 pesos para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza.
Así, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA) con respecto a mayo de 2019, fue de 2,7%, al igual que la variación de la canasta básica total (CBT), que también fue de 2,7%, en línea con la variación intermensual de la inflación -que tuvo idéntico porcentaje-.
En tanto, las variaciones interanuales de la CBA y de la CBT resultaron de 58,3% y 58,9%, respectivamente, por encima de la inflación acumulada en dicho período que, según informó el Indec la semana pasada, fue de 55,8%.
Con esta evolución del costo de las canastas alimentarias, una persona adulta debió obtener un ingreso no inferior a 4.016,09 pesos junio para no ingresar en la indigencia, en tanto que -para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza- el ingreso mínimo considerado para un adulto fue de 10.080,39 pesos.
Con relación a diciembre de 2018, las subas acumuladas fueron de 21,7%, para la CBA, y de 22,2%, para la CBT.

El decil más pobre
Por su parte, un informe del Centro de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señaló ayer que 10% de la población argentina se encuentra en situación de “pobreza crónica”.
El trabajo, titulado “El desafío de la pobreza en Argentina: diagnóstico y perspectivas”, define que “la idea de pobreza crónica alude a situaciones de carencias persistentes que no pueden ser superadas aún bajo condiciones económicas coyunturalmente favorables”.
Con base en los datos disponibles a partir del grado de vulnerabilidad, el documento advierte que 47,9% de las personas que se encuentran en situación de “pobreza crónica” es menor de 15 años y 70% de las madres jóvenes pertenece a hogares de bajos ingresos.
Además, casi 70% de los adultos en situación de “pobreza crónica” tiene menos de nueve años de escolaridad y el nivel de participación en el mercado de trabajo -altamente informal- es de 92,8% en los varones y 46,7% en las mujeres.