Home  >   Economía   >   Industriales alertan sobre el “impacto negativo” de la tasa estadística y piden correcciones

Industriales alertan sobre el “impacto negativo” de la tasa estadística y piden correcciones

La Unión Industrial Argentina emitió un informe en el que propone retrotraer los topes a los vigentes anteriormente, entre otros puntos. También ratifica que, debido a la contracción de la actividad, en un año se perdieron 69.531 puestos de trabajo formales

Un informe reciente de la Unión Industrial Argentina (UIA) alertó sobre el impacto negativo que tiene para las exportaciones las modificaciones que realizó el Gobierno nacional en la tasa estadística para operaciones de importación. Además, el sector propone una serie de modificaciones necesarias para mejorar la situación del rubro, en un contexto de fuerte retracción de la actividad y consecuente caída del empleo.
“La obligatoriedad de pago de la tasa estadística en las nuevas condiciones para operaciones de importación” tiene “un fuerte impacto negativo en la competitividad de las exportaciones industriales, en los márgenes del sector, en costos de productos del programa de Precios Esenciales y en las decisiones de inversión”, advirtió el documento elaborado por el Departamento de Comercio y Negociaciones Internacionales de la entidad, al mismo tiempo que agregó que es de “vital importancia avanzar en un conjunto de modificaciones adicionales a la normativa”.

Con relación a ello, los industriales solicitaron que se retrotraigan los montos máximos a los vigentes previamente, ya que los decretos 332/19 y 361/19 recientemente dispuestos “penalizan el agregado de valor local”. En este sentido, la cámara que agrupa a las industrias de todo el país advirtió de que “persiste la elevación de los topes que implica una tasa máxima 250 veces superior a la vigente previamente”, pasando de US$500 por operación a US$125.000.
Además, se propuso reducir las alícuotas para los insumos que no se producen localmente y son fundamentales para el procesos productivo. “La nueva tasa implica un incremento de costos para la importación de insumos y partes destinadas a la transformación y venta en el mercado local”, aseguró el texto difundido en la jornada de ayer.

En tanto, el sector requirió también que se elimine la tasa para importación de bienes de capital e informáticos, que previo a la norma se encontraban exentos y ahora deben aportar, “generando un costo adicional para la compra de maquinaria, nuevas inversiones y proyectos de innovación”.
Finalmente, los industriales señalaron la importancia de mantener también la exención a los productos que ingresen des del Mercosur, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.
“Las medidas adoptadas son de corte netamente fiscalista, y pierden de vista su impacto en el sector productivo, en un contexto de caída de la actividad, el empleo y las exportaciones industriales. Este incremento de la presión tributaria se suma al muy elevado costo del financiamiento, volviendo inviable el normal desarrollo del proceso productivo”, aseveraron.

Contexto
Según precisó la UIA, la producción se retrajo cinco por ciento durante 2018 y ya acumula una caída de 9,3% en el primer trimestre de 2019, lo cual tuvo como consecuencia una pérdida de 69.531 puestos de trabajos formales entre febrero del año pasado y el mismo mes de este ciclo.
Mientras, al finalizar los últimos tres años, se han contabilizado 133.796 puestos menos en todo el rubro.
“En este contexto de contracción del mercado interno, el sector ha sufrido cambios normativos que afectaron negativamente su desempeño en los mercados de exportación, perdiendo márgenes y competitividad”, especificó el documento y aseguró que “las recientes modificaciones en la tasa estadística termina de dar forma a un conjunto de medidas con sesgo anti exportador”
En detalle, y según las últimas mediciones, la actividad industrial cayó en marzo 13,8% interanual y 6,3% respecto al mes anterior. Así, la industria sumó 11 meses consecutivos de contracción.

Decreto 361/19

– Desafecta del pago de la tasa a las exportaciones.
– Exime las importaciones temporales para transformación.
– Elimina del pago a la importación de bienes de capital, usados y líneas de producción usadas para el sector de
hidrocarburos no convencionales (Vaca Muerta).

Decreto 332/19

– Eleva la tasa de 0,5% a 2,5%, incrementando el costo de las importaciones.
– Modifica los topes previamente existentes, incrementándolos de US$500 a US$125.000.
-Generaliza la tasa a todas las compras externas.
– Quedan sujetas al pago de la tasa a las importaciones temporarias.
– Grava los bienes de capital e informáticos.
– Se infiere que quedan alcanzadas las exportaciones.