Home  >   Economía   >   Guzmán ratificó la necesidad de que el acuerdo por la deuda sea “sostenible en el tiempo”

Guzmán ratificó la necesidad de que el acuerdo por la deuda sea “sostenible en el tiempo”

En una columna de opinión que se publicó ayer en el diario británico Financial Times, el ministro de Economía reafirmó los términos de la propuesta y aseguró que “las demandas insostenibles sólo pueden generar resultados insostenibles”

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó ayer la necesidad de que el acuerdo de reestructuración de la deuda argentina debe ser “sostenible en el tiempo” y enfatizó que la propuesta presentada por el Gobierno “es una promesa que se pueda cumplir y, por lo tanto, es de buena fe”.
“Buscamos resolver una situación de virtual default con responsabilidad y para ello el acuerdo debe ser sostenible en el tiempo. De poco serviría hacer una oferta sobre la base de algo que no se puede cumplir, eso sería patear la pelota para adelante”, indicó el titular del Palacio de Hacienda en una nota con un medio porteño.
Las declaraciones se dan a pocos días de que venza el plazo (el próximo viernes) para que los bonistas informen si aceptan o no la propuesta que se presentó para reestructurar deuda emitida en divisas bajo legislación extranjera, por un monto estimado en alrededor de US$67.000 millones.
Esa iniciativa sumó en las últimas semana el apoyo de empresarios, académicos, economistas y organismos internacionales, mientras que los principales grupos de acreedores mantienen una posición negativa.
Por ello, en una columna de opinión publicada ayer en el diario británico Financial Times titulada “Argentina no puede pagar más a los acreedores”, el ministro sostuvo que “incluso antes de que Covid-19 golpeara, la trayectoria de la deuda del país estaba fuera de control”.
“Ahora, Covid-19 también ha devastado las exportaciones y los ingresos fiscales. Como en cualquier otro lugar, la enfermedad ha obligado a la adopción de medidas de emergencia destinadas a mantener un sustento mínimo para los desempleados y evitar un colapso económico total”, explicó Guzmán.
En ese sentido, refirió que “resolver la crisis de la deuda en tales circunstancias requiere sentido común, colaboración e ideas frescas en interés tanto de los acreedores internacionales como de Argentina”.
Según explicó, Argentina “ha sufrido una larga historia de auges, caídas y reformas económicas fallidas. La nación ha incumplido su deuda ocho veces, sufrió hiperinflación dos veces y atravesó múltiples crisis de balanza de pagos, así como 20 programas económicos respaldados por el FMI en 60 años”.
“Esa historia proporciona el principio rector con el que hemos construido el proceso de reestructuración de la deuda: proponer, de buena fe, un rediseño de nuestros compromisos de deuda para crear sostenibilidad económica a largo plazo, para que Argentina pueda cumplir y cumpla las promesas hechas a sus acreedores”, señaló.
Consideró que “a los acreedores les conviene evitar los patrones destructivos del pasado de promesas imposibles y crisis repetidas. Se acabó el tiempo de las ilusiones. En el nuevo mundo de Covid-19, no podemos seguir gastando el 20% de los ingresos del gobierno o más en pagos de deuda, como algunos acreedores han preguntado efectivamente. Es simplemente imposible”.
“Éstos son tiempos muy difíciles para los tenedores de bonos, y Argentina es un anticipo de lo que vendrá para los países deudores en dificultades en todo el mundo. Pero los tenedores de bonos tienen una opción: reconocer los desafíos históricos y buscar nuevas formas de avanzar, o insistir obstinadamente en términos de reembolso miopes que parecen proporcionar retornos rápidos pero solo degradan a los países deudores y socavan su capacidad de reembolso”, remarcó Guzmán.
En la columna de opinión, sostuvo que “las demandas insostenibles solo pueden generar resultados insostenibles”.
“Seamos claros: éste no es un juego de hojas de cálculo. Está en juego el destino económico de 45 millones de ciudadanos argentinos. Más del 35 por ciento de nuestra población y el 52 por ciento de los niños ya están en la pobreza”, remarcó.
Asimismo, explicó que “los escenarios de pago que hemos construido requieren un espacio de respiración para permitir la recuperación económica y la reconstrucción de nuestras posibilidades de generación de ingresos”.
Y también recordó que la oferta incluye un período de gracia de tres años, una reducción de 5,5 por ciento en el capital de los bonos y una reducción de 62 por ciento de los pagos de intereses. Deja a los acreedores con un cupón de bonos promedio de 2,3 por ciento, en comparación con su promedio actual de siete por ciento, “que no es bajo considerando el entorno actual de tasas de interés”.
“No estamos pidiendo a nuestros acreedores que pierdan, sino que ganen menos. Forzar una mayor austeridad para pagar más no solo sería económicamente desastroso, sino también inaceptable política y moralmente y, en última instancia, insostenible”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *