Home  >   Economía   >   Francia suspende fondeo y Schiaretti frena el plan 25 mil viviendas

Francia suspende fondeo y Schiaretti frena el plan 25 mil viviendas

La Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) pidió “esperar” hasta febrero para analizar si habilita un crédito de US$65 millones, fundamental para financiar el programa. Temen cesación de pagos del país. Si bien la Provincia de Córdoba aseguraron que tramitan alternativas, por ahora el plan está en suspenso y sólo se analizan las líneas a cargo de Bancor

 Por Alfredo Flury- aflury@comercioyjusticia.info

El plan para construir 25 mil viviendas en cuatro años lanzado por el Gobierno de Córdoba en marzo pasado, quedaría por ahora en suspenso y sin fecha de ejecución efectiva luego que la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), principal sostén financiero del programa, anunciara que frena cualquier desembolso ante la posibilidad que Argentina declare un default de la deuda.
El dato fue confirmado a Comercio y Justicia por fuentes oficiales y luego de una consulta sobre la marcha de ese fondeo, clave para avanzar con el plan.
De hecho, la AFD tiene comprometido un crédito de 65 millones de dólares para cubrir la mayor parte del plan. El resto, de hecho dos de las cuatro líneas de financiamiento, será afrontada por Bancor y destinada a construcción o adquisición de viviendas nuevas.
“Nos pidieron hasta febrero para tomar una decisión”, admitió a este medio una fuente del Ejecutivo. Claramente, los franceses quieren esperar a ver qué medidas tomará el presidente electo Alberto Fernández, básicamente respecto a los pagos de vencimientos de la deuda.
Ayer, Fernández sugirió que no habría quita pero sí reperfilamiento. Sin embargo, el tema aún no está claro y la incertidumbre respecto a un default sigue vigente.
En ese marco, la AFD quiere esperar una definición y ya avisó que no avanzará con el crédito a Córdoba hasta que no se despeje el horizonte en ese frente macroeconómico.

En rigor, desde la Provincia ya intuyen que el préstamo puede quedar en suspenso por un largo tiempo. “Estamos analizando otras alternativas para financiar el plan”, admitió la fuente.
Sin embargo, en estas circunstancias y con una segura decisión del futuro Gobierno en torno a una modificación en las condiciones de pago de la deuda -ya sea reperfilamiento o quita-, cualquier nuevo préstamo que se quiera activar exigirá un costo extra traducido en mayor interés y condiciones más exigentes para la Provincia.
Con todo, hay expectativa por algún préstamo de organismos multilaterales que pudiera servir como alternativa en semejante coyuntura.
El préstamo que se tramitó ante la AFD es a 15 años con tres de gracia y una tasa de 4,75 por ciento.
El 10 de julio pasado, a días del cierre definitivo de la inscripción para participar del plan, este medio informó que la tramitación del crédito con Francia avanzaba “de manera exitosa”.
De las distintas etapas de aprobación del crédito, la Provincia “ha superado la instancia del comité de identificación y la aprobación por el comité de crédito en Francia, quedando pendiente para los próximos meses la aprobación final y puesta en marcha del crédito por el directorio”.

Sin embargo, desde entonces el escenario en el país cambió drásticamente. El presidente Mauricio Macri sufrió una contundente derrota en las elecciones PASO de principios de agosto, el dólar escaló 35% y las principales variables económicas que parecían esbozar alguna recuperación, volvieron a caer con fuerza. El resto es historia reciente. Cepo a la compra de dólares, reperfilamiento de determinados vencimientos de deuda y el triunfo de Alberto Fernández en las elecciones de octubre pasado.
En ese contexto, parte de las gestiones del gobernador Juan Schiaretti de fondeo externo, sufrieron algún condicionamiento, el más importante hasta ahora el vinculado a la suspensión del crédito de la AFD.

El plan y los inscriptos
La inscripción para participar del denominado Plan 25 Mil Viviendas que lanzó la Provincia a fines de marzo pasado, cerró a mediados de julio pasado el período de inscripción con un total de 41.359 anotados.
Del total de inscriptos, 19.898 corresponden a la ciudad de Córdoba y el resto al interior provincial.
Desde ese día, los postulantes comenzaron a recibir un mail con la información de su precalificación, condiciones particulares y pasos a seguir.
Durante los siguientes 30 días, el Gobierno cruzó y validó la información provista por los inscriptos, a fin de comunicar acerca de la situación de cada uno.
De acuerdo con esos datos, se excluirá a quienes no conformen grupo familiar o no cumplan con los requisitos del Plan 25 Mil Viviendas.
Luego, durante un plazo de 90 días se implementó una etapa de presentación de documentación y descargos -cuando correspondieren-, preferentemente por vía digital. En ese período, el Gobierno se comprometió a elaborar los legajos correspondientes con la información de los sujetos crediticios, y efectuar tareas relacionadas con el análisis de los dominios de lotes para aquellos que los poseen.

Según pudo conocer este medio, el proceso aún se encuentra en esa etapa.
Una vez consolidada esa información y vencido el plazo de presentación de descargos se procederá al sorteo del primer cupo.
El Plan 25 Mil Viviendas se destina a familias cordobesas que no posean inmueble propio. Se ponen a disposición créditos a tasas subsidiadas para la compra o la construcción.
Se financian viviendas para sectores vulnerables y para tramos medios de la población.
El objetivo del programa, que se ejecutará en un plazo de cuatro años, es disminuir el déficit habitacional de las familias residentes en la provincia de Córdoba.
El programa contemplaba créditos por 20.800 millones de pesos para construir 25 mil viviendas en cuatro años. Esos fondos se desembolsarán por medio de cuatro líneas de préstamos y que estarán destinados a familias de clase media y media baja.
En el primer año (en rigor en el período 2019/2020) se edificarán 9 mil unidades habitacionales, mientras que el resto se distribuirá en los ejercicios siguientes.
El fondeo para cubrir los créditos se nutrirá de aportes de la AFD para el caso de las líneas destinadas a personas de menores recursos.

En tanto, las otras dos líneas, para grupos familiares con mayores ingresos, serán solventadas por el Banco de Córdoba. De los cuatro programas, sólo uno prevé la posibilidad de comprar una vivienda sin contar con un terreno previo. El resto exige la disponibilidad de un espacio físico por parte del demandante.
En resumen, para quienes cuenten con menores ingresos, el plan contempla un total de ocho mil soluciones habitacionales mediante el programa Vivienda Semilla. Para las otras 17 mil, serán los programas Vivienda Semilla Plus, Tengo Casa Bancor y Casa Bancor. De las nueve mil para este año, 3.500 serán del primer programa, igual número del segundo, 1.400 del Tengo Casa Bancor y 600 del Casa Bancor.

Las alternativas
En el caso de Vivienda Semilla, son 8 mil soluciones habitacionales. El préstamo de la Provincia otorgará materiales de construcción para la ejecución de un módulo habitacional de 35 metros cubiertos. Para ese fin se otorgarán 350 mil pesos en materiales.
El crédito a 20 años se devolverá con una tasa similar al Coeficiente de Variación Salarial (CVS). La cuota inicial será de 1.458 pesos. Quienes apunten a esa línea, deberán poseer un terreno, y el grupo familiar no podrá tener ingresos mayores a dos salarios mínimos, esto es 25 mil pesos.
En tanto, Vivienda Semilla Plus también proveerá de otras 8 mil soluciones habitacionales. En este caso, además de los 350 mil pesos para materiales, proveerá de 200 mil pesos para mano de obra. El crédito a 20 años se ajustará por CVS y la cuota inicial será de 2.292 pesos.
Quienes deseen acceder, deberán justificar ingresos de entre dos a cuatro salarios mínimos, esto es 25 mil a 50 mil pesos. También habrá que tener terreno. Las otras líneas vienen de la mano de Bancor.

El Tengo Casa Bancor se destinará a préstamos para construir una casa de 50 a 70 metros cubiertos. Para ese fin, el crédito será de entre 960 mil y 1.344 mil pesos a devolver en 20 años y a una tasa UVA más 4,75 por ciento. La cuota inicial será de entre 6.140 y 8.680 pesos.
Los adherentes deberán contar con ingresos de más de dos salarios mínimos, o sea 25 mil pesos. Tendrán que ser propietarios de un lote o adjudicatario del Plan Lo Tengo y calificar desde el punto de vista financiero para un préstamo.
Finalmente, Casa Bancor permitirá construcción o compra de vivienda, sin límite de metros cubiertos y destinado a familiar con ingresos de más de dos salarios mínimos, esto es 25 mil pesos.
El crédito será de hasta 4,1 millones de pesos a devolverse en 20 años ajustados por UVA más 4,9 por ciento. La cuota inicial para 2 millones de pesos será de 13.181 pesos.
Habrá que ser propietario de un terreno en caso de construcción o bien, para compra, acceder a la adquisición de un inmueble apto para crédito hipotecario.

Montos desfasados
El plan 25 mil viviendas fue lanzado el 7 de marzo pasado con un costo estimado de 20.800 millones de pesos pero con un dólar a 41,6 pesos, esto es 500 millones de dólares.
De hecho, los créditos a otorgar por el Banco de Córdoba e incluso por el Gobierno provincial con fondos de la AFD y los topes por cada una de las cuatro líneas de préstamos, fueron fijadas con parámetros de costos a esa fecha. Y si bien los créditos ajustarán por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), los montos originales parten de la base de cálculo de precios a esa fecha.
Ayer, el dólar minorista en la pizarra del Banco Nación se ubicaba en 62,25, casi 50 por ciento más que cuando se lanzó el programa.
Esa devaluación, llevó a que los precios de los materiales de construcción se dispararan e incluso el costo de la mano de obra.
De esa forma, los montos en pesos anunciados por el Gobierno en marzo, al momento de lanzar el plan, evidentemente ya no son los mismos.

El antecedente del HCM
La posibilidad que el ambicioso plan de viviendas lanzado por Schiaretti se demore más de la cuenta o bien se ejecute sólo en parte, trae a la memoria el fallido intento del plan Hogar Clase Media (HCM).
Aquel programa, lanzado por el entonces gobernador José Manuel de la Sota en 2005, se nutría de fondeo nacional al que la Provincia se sumaba un aporte extra para que las viviendas sociales previstas originalmente, fueran mejoradas y destinadas a sectores con cierto poder adquisitivo.
El sorteo de los beneficiarios se realizó y la expectativa era importante. Sin embargo, la disputa política incipiente entre De la Sota y el presidente Néstor Kirchner pero particularmente con Cristina Fernández, determinó, entre otros motivos, que los fondos de la Nación no llegaran. El plan quedó entonces en suspenso. Muchos años después, Schiaretti y el propio De la Sota pudieron concretar apenas una parte del programa y entregar las primeras viviendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *