Home  >   Economía   >   Fetap pidió boleto a $30,25 y agota margen del municipio para subsidiar tarifas

Fetap pidió boleto a $30,25 y agota margen del municipio para subsidiar tarifas

Es por la suba de costos. Representa un alza de 27,6% respecto al valor actual. El planteo se concreta pese al aporte no reintegrable otorgado por la comuna dìas atrás y anticipado por Comercio
y Justicia. Mantener el precio vigente le costaría a Mestre unos $50 millones por mes

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap) formalizó ayer ante la Municipalidad de Córdoba un pedido de aumento de tarifas del servicio urbano de pasajeros para llevar el boleto a 30,25 pesos, 27,6 por ciento por encima del precio actual.
El dato fue confirmado a Comercio y Justicia por el vicepresidente de la entidad, Gustavo Mira, y se produce a horas de conocerse el otorgamiento por parte del municipio, de un “subsidio no reintegrable” de 14,1 millones de pesos a las tres prestatarias del servicio urbano, para cubrir el costo extra que demandó el pago de 5 mil pesos a los choferes a principios de año. En aquella ocasión, el arreglo con los trabajadores llegó luego de una medida de fuerza que afectó los servicios nocturnos y que fuera dispuesta por UTA nacional para los distritos del interior del país.
“La tarifa vigente fue calculada con un estudio de costos a octubre pasado. Desde entonces hubo dos aumentos de salarios y además un incremento generalizado de insumos, entre ellos el precio del gasoil, además de la quita de subsidios suplidos en parte por el Gobierno provincial”, aseguró Mira a la hora de justificar el planteo.
El tema es ciertamente sensible y pone a la administración de Ramón Mestre en una posición límite.
Es que a diferencia del subsidio de 14,1 millones de pesos otorgado días atrás, esta vez sostener sin cambios el precio del boleto tendrá un costo muy superior.

Concretamente y según cálculos preliminares de este medio, mantener sin cambios la tarifa tendría un costo de unos 50 millones de pesos mensuales. Más aún, si Mestre resolviera no subir el boleto y dejar que el costo político de esa tarea sea del próximo intendente que asumirá a partir del 10 de diciembre, debería erogar unos 300 millones de pesos.
La cifra, aunque no impagable, es en este contexto difícil de asumir para la comuna, con sus cuentas públicas complicadas como en rigor ocurre con todas las administraciones municipales y provinciales en el marco de la crisis.
Días atrás, aunque previo a las elecciones del 12 de mayo, Mestre -entonces candidato a gobernador- había asegurado que no habría suba del boleto hasta fin de año.
Pero la campaña ya pasó y el jefe comunal deberá volver al llano desde el 10 de diciembre próximo.
En ese marco, habrá que ver qué postura asume el intendente respecto al pedido de Fetap. Difícilmente Mestre vaya a subsidiar la totalidad de la suba. Ni siquiera es probable que busque neutralizar parte de ella.
En todo caso, lo que ocurrirá es que habrá un análisis del planteo y luego se verá que postura tomar. Es casi un hecho que, una vez estudiado el pedido, la cifra que surja para las autoridades municipales sea inferior al pedido de Fetap.
Pero hay un dato no menor. En días más terminará de cerrarse la paritaria 2019 de UTA que venció el 30 de abril pasado. Aún no hay porcentajes pero se estima que será similar a la que vienen acordando la mayoría de los gremios, esto es 30 por ciento escalonado en varios tramos.

“En ese caso analizaremos una vez más los números y veremos cómo impacta en los costos”, dijo Mira.
¿Y por qué no esperan a que se cierre esa paritaria para hacer una única presentación con datos concretos a futuro?, preguntó este medio. “Porque la situación que viven las empresas es límite. Los insumos han subido en muchos casos atados al dólar y las tasas para girar en descubierto son impagables. No podíamos esperar más. Después, con la nueva paritaria habrá que ver cómo sigue la situación”, explicó.
En ese caso, la presión sobre la suba del boleto sería extra y el subsidio que debería pagar la comuna, en caso de querer neutralizar en parte el aumento sería por cierto aún mayor que los 300 millones de pesos ya mencionados.
La comuna no respondió a este medio con relación al planteo empresarial.

También golpea a la Provincia
Por lo demás, el eventual aumento del boleto también golpeará al Gobierno provincial. Es que la administración de Juan Schiaretti subsidia por medio de los diferentes boletos sociales, parte del costo del pasaje. Si aumenta la tarifa, el aporte que deberá realizar para mantener los boletos gratuitos será aún mayor.
Días atrás, trascendió que entre el recorte de gastos que plantea la Provincia ante una recaudación en baja, está la posibilidad de revisar esos boletos. No para eliminarlos pero sí para “peinar” datos más finos de los beneficiarios y otorgar menos beneficios a aquellos que tienen una capacidad de pago mayor, conforme sus ingresos u otros parámetros.
El Gobierno provincial ya dio señales que no subirá subsidios a los servicios.
De hecho, el martes próximo será la audiencia pública convocada por el Ersep para debatir un aumento de tarifas del 30,28 por ciento en el transporte interurbano, luego de que los empresarios acordaran un aumento salarial a los choferes. Esa suba se acordó horas antes de que Aoita, el gremio que nuclea a los choferes del interurbano, dispusiera una medida de fuerza, luego desactivada.
En tanto, y tal como anticipara este medio, el Gobierno ni la EPEC subsidiarán la suba del precio de la energía nacional que la compañía eléctrica provincial transferirá sin más a comercios, pymes e industrias con retroactividad al primero de mayo. Ese aumento llega hasta el 3 por ciento y se replicará en agosto.