Fernández busca que el Congreso apruebe antes de fin de año el proyecto de solidaridad social

La iniciativa declara las emergencias económica, social y sanitaria. Además se reinstaurará el tributo para el “dólar turístico”.También se baraja la posibilidad de aumentos para jubilados y estatales. Analizan suspender el Pacto Fiscal con las provincias y lanzan el Plan contra el Hambre

A poco menos de una semana de su asunción, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, ya puso en marcha las principales medidas de su plan económico. De hecho, este fin de semana se conoció el decreto que actualiza en porcentajes las retenciones para el sector agroexportador, novedad que tuvo muchas repercusiones.
En tanto, hoy, al inicio de la semana, las expectativas del Gobierno están puestas en comenzar a debatir el proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que -se estima- ingresará esta mañana al Congreso Nacional.
Según se conoció, el oficialismo aspira a votar la iniciativa ómnibus en Diputados durante esta semana para lograr su aprobación en el Senado antes de fin de año.
Según trascendió, el proyecto contempla la declaración de las emergencias económica, social y sanitaria, la reinstauración del tributo para las compras en dólares de 30 por ciento -denominado “dólar turístico”-, la autorización al gobierno a otorgar aumento a jubilados y estatales y, posiblemente, la inclusión de la suspensión del pacto fiscal.
Uno de lo puntos centrales de este proyecto es que, como se prorroga el Presupuesto 2019, se van a poder ampliar estos recursos sin las limitaciones de la ley de administración financiera, negociar tarifas y acuerdos con las empresas concesionarias de servicios públicos.

El esquema de trabajo acordado entre el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el presidente del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y el jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, es comenzar el debate hoy para poder aprobar la iniciativa entre el miércoles a la noche y el viernes.
La intención de Sergio Massa, como presidente de la Cámara Baja, es que esa iniciativa se pueda votar con una amplia mayoría, aunque hasta ahora parece difícil que Juntos por el Cambio dé el visto bueno.
Con relación a este tema, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló ayer que el Gobierno nacional es “respetuoso del tratamiento de que le dé el Congreso y de los consensos que se generen dentro del cuerpo”, y destacó que “los proyectos del Ejecutivo no son cerrados sino que están abiertos a la discusión parlamentaria”.

“La oposición debe comprender que esto se necesita porque somos un gobierno que acaba de entrar, que no tiene presupuesto, que tiene que negociar una deuda externa, que debe dar cuenta de su deuda interna”, dijo.
En tanto, la actividad parlamentaria comenzará hoy a la tarde con el informe que brindarán dos o tres ministros ante los jefes y principales referentes de los bloques parlamentarios, sobre los detalles del proyecto.

Promos Naranja

Plan contra el Hambre
Por su parte, el presidente Alberto Fernández aseguró ayer que el Plan contra el Hambre, que incluye medidas que hoy se anunciarán en la presentación del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, “será una inyección de consumo” que ayude reactivar la actividad de las pequeñas y medianas empresas y a los sectores más vulnerables con una visión de redistribución solidaria.
La presentación, que se desarrollará a las 17 en la Casa Rosada, será encabezada por el primer mandatario y contará con la presencia de empresarios, sindicalistas, dirigentes políticos, sociales y religiosos, que conforman este cuerpo para enfrentar los problemas de alimentación de millones de argentinos.
“A partir del miércoles se va empezar a instaurar el Plan contra el Hambre y eso va a reactivar sensiblemente la actividad en todo el país en lo relativo al consumo”, expresó Fernández ayer a la mañana.

También se refirió al proyecto de ley de que el Gobierno nacional enviará esta semana al Congreso que, aseguró, favorecerá con alivios fiscales a las pymes y al sector productivo.
“Todos los sectores que producen se van a ver muy privilegiados”, dijo Fernández y aseguró estar trabajando en un programa económico “para que opere y sirva de modo que una cosa se ate con la otra”.
En tanto esta tarde, en el acto de presentación Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, se espera que el Presidente anuncie la emisión de las denominadas tarjetas alimentarias para cerca de dos millones de madres de niños menores de seis años en situación de pobreza, además de la creación de una red de control y de un Observatorio para modificar políticas de forma autárquica al Gobierno.
Días atrás, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, adelantó que los pilares fundamentales del plan contra el hambre serán garantizar un acceso a los alimentos básicos a los sectores más vulnerables y bajar los precios de una canasta básica de alimentos que incorpore todos los nutrientes necesarios.
“Vamos a arrancar con las madres de chicos menores de seis años y con la gente que organiza comedores, a los que se les dará una tarjeta que permitirá comprar solo alimentos, y no extraer dinero”, explicó Arroyo.
Por otra parte, garantizó que a diferencia de la Asignación Universal por Hijo, las tarjetas “no serán para extraer dinero” sino “un adicional” para gente que ya asiste a comedores y pueda adquirir más alimentos.

CONFIRMADO
El dólar será más caro para viajes al exterior y compras en moneda extranjera

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó ayer que el Gobierno nacional aplicará un impuesto de 30% para las compras en moneda extranjera.
A su vez, aclaró que no habrá “ninguna restricción” para los que decidan viajar al extranjero, pero que la medida busca “recaudar de una forma esa diferencia entre el gasto en tarjeta de crédito que después se paga en pesos aquí y los dólares”.
El flamante funcionario también agregó que “con este impuesto se está beneficiando al turismo local que es algo que queríamos hacer porque es una actividad muy dinámica que en este momento genera empleo estacional pero es empleo al fin y es importante”.
En números, el Gobierno nacional pretende con esta medida achicar el déficit de la balanza de turismo del país, que este año rondó los 5.000 millones de dólares.
Durante los últimos años del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner (2011-2017) el recargo para las compras al exterior fue de hasta 35%. Sin embargo, se tomaba a cuenta de adelanto Impuesto a las Ganancias, por lo que no fue necesario una nueva ley.
En este caso, el jefe de Gabinete no explicó de qué manera se haría y si impulsarán o no su tratamiento a través del Congreso nacional como un nuevo impuesto.
De cualquier manera, se espera que la diferencia alcance a todo tipo de compras en el exterior, desde pasajes y hoteles, hasta servicios de suscripción en moneda extranjera, como Netflix o Spotify.

CAMPO
“No estamos aumentando ninguna retención”

El presidente Alberto Fernández aseguró ayer que se están ‘dejando en pie las retenciones que existen” a las exportaciones agropecuarias al negar que se hayan aumentado los impuestos a ese sector.
Dijo que se le está quitando “una limitación” que la Administración de Mauricio Macri “había puesto cuando el dólar estaba en la mitad de lo que hoy vale”, con lo que no hay aumentos en “ninguna retención”.
“No se están aumentando las retenciones, sino dejar en pie las retenciones que existen, quitando una limitación de 4 pesos por dólar que Macri había impuesto cuando el dólar valía la mitad que hoy”, declaró a la prensa.
Fernández pidió también a los dirigentes agropecuarios que “no se inquieten porque las retenciones que hay son las que existen, no son otras”.
“Tenemos que entender que todos tenemos que hacer un esfuerzo, y el campo también”, subrayó..
El mandatario sostuvo que durante los últimos meses “toda la Argentina se indexó por la caída de la moneda, salvo las retenciones” y por eso “lo único que se hizo fue actualizar, en términos monetarios, las retenciones que ya existían”.
Por otra parte, consultado por el fallo del juez Carlos Villafuerte de San Nicolás, que el viernes último procesó y embargó a los dirigentes de la Mesa de Enalce de 2008 por “entorpecimiento del normal funcionamiento de los transportes de tierra”, sostuvo que “es una prueba más de la locura judicial argentina, y “un disparate por donde se lo mire”.
“Procesar a personas por lo que pasó en 2008 es un disparate donde se mire. Tuvieron 11 años para actuar y no lo hicieron. ¿Para qué actúan ahora si no es para disociarnos otra vez?”, se preguntó.