Home  >   Economía   >   Falta de previsibilidad de las paritarias a causa de la inflación

Falta de previsibilidad de las paritarias a causa de la inflación

La consultora Ecolatina indicó que el próximo presidente electo deberá “corregir la carrera nominal”.
Los contratos laborales asumirán un modelo cortoplacista y con indexaciones

En el marco de una aceleración de la inflación que el Gobierno nacional no ha podido controlar, se advierte de que continuará la falta de previsibilidad en las negociaciones paritarias, que ya no se desempeñan como instrumento de guía tanto para empleados como empleadores. Así, los contratos laborales tenderán durante este año a adoptar un modelo cortoplacista y con indexaciones, según explicó la consultora Ecolatina en un nuevo informe.
Luego de lo sucedido en 2018, cuando las proyecciones oficiales respecto del incremento generalizado de los precios no se cumplieron y excedieron ampliamente las expectativas, los ingresos de las familias se quedaron muy por detrás del proceso inflacionario, profundizando la pérdida de poder adquisitivo de amplios sectores, lo cual complicó aún más la coyuntura recesiva.

Mientras, el escenario no parece presentarse muy distinto al cierre del primer trimestre de 2019. “La suba de precios rozó 11% en el primer trimestre del año, lo que equivale a una suba promedio de 3,5% mensual. La aceleración de los precios pospone la recuperación del salario real y complica las negociaciones paritarias que comienzan mayormente en esta época del año”, aseguró Ecolatina.
“Producto de la brusca caída del poder adquisitivo del 2018 y la elevada inflación de los primeros meses del año, los reclamos de ajustes nominales de salarios serán muy elevados, especialmente en los gremios que no lograron mejoras significativas tras la brusca aceleración inflacionaria”, adelantó el documento, aunque alertó sobre que “en frente, ni el sector público por austeridad fiscal (principalmente en el ámbito nacional), ni las empresas por caída de ganancias, pueden otorgar aumentos significativos a sus empleados”.

No obstante, advirtió la consultora, es posible que tanto las provincias como las empresas privadas convaliden finalmente los incrementos necesarios para mitigar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, aun trasladando el alza de costos a los precios y profundizando aún más la inflación. “Algo de eso estamos viendo en las primeras paritarias del 2019: al principio del año los acuerdos firmados superaban levemente la pauta de inflación del presupuesto (23%), pero en las últimas semanas empezaron a negociarse con un piso de 30%”.
Es así como en este espiral inflacionario será el próximo presidente electo deberá “terminar de ajustar precios relativos y coordinar la suba de las variables nominales para reducir la inercia”, dicen los especialistas.
“Un punto clave será volver a un formato de paritarias anuales previsibles no indexadas, y para ello hay que anclar las expectativas inflacionarias (este año comenzaron por debajo del 30% y ya superan el 35% según el Relevamiento de Expectativas del Mercado elaborado por el BCRA)”, aseguró la consultora.

MARCOS PEÑA
Para el Gobierno, marzo también tendrá indicadores elevados

Mientras tanto, durante el fin de semana, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, adelantó que el índice de inflación “va a seguir alto” en marzo y cuestionó el sistema de control de precios, al tiempo que restó importancia al alza del dólar y defendió el tipo de cambio flotante.
“El control de precios es una herramienta que ha fracasado en nuestra historia y en ningún lugar de mundo se usa”, dijo Peña en diálogo con la prensa radial, aunque consideró que “el rol del Estado tiene que ser activo ayudando a coordinar expectativas, en los distintos productos, centralmente en tema alimentos. El Estado tiene que estar presente en esta discusión”.
El funcionario también se refirió a la volatilidad que viene registrando el mercado cambiario e indicó que el alza de la divisa estadounidense “no implica un motivo para alarmarse”. “Si uno mira el dólar en los últimos seis meses, con sus movimientos para arriba o para abajo, está por debajo de lo que subió la inflación”, manifestó. También sostuvo que “el tipo de cambio fijo ha sido un gran paliativo errado, que nos generaba tranquilidad en el corto plazo pero un enorme problema a largo plazo”, por lo que defendió el tipo de cambio flotante.
Por otra parte, Peña ratificó el rumbo económico al señalar que el Gobierno tiene “compromisos asumidos de ordenar las cuentas” y anticipó que el presidente Mauricio Macri podría anunciar medidas en las próximas semanas.
“Tenemos un acuerdo con el FMI y un compromiso que hemos asumido de ordenar nuestras cuentas. Tenemos que pasar este año y la cuestión electoral genera mayor incertidumbre”, dijo Peña. Al respecto, destacó como “muy positivo” el informe del Fondo sobre la marcha del programa, luego de que se aprobó en Washington el desembolso de US$10.800 millones para Argentina, luego de la tercera revisión del acuerdo stand by vigente desde el 20 de junio de 2018.
“Claramente el informe marca que ha habido una evolución positiva y que estamos cumpliendo las metas y se han sorprendido con la rapidez que lo hemos logrado”, dijo Peña, quien ratificó que la principal preocupación del Gobierno hoy es “bajar la inflación y que se recomponga el salario”.
Mientras tanto, los datos oficiales de la inflación al cierre del primer trimestre los divulgará el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) el martes 16 próximo, según el calendario del organismo nacional que figura en la su página de Internet.