Home  >   Economía   >   Fábricas de pastas trabajan al filo de la rentabilidad

Fábricas de pastas trabajan al filo de la rentabilidad

Las ventas ya habían caído 20% antes del nuevo ajuste de precios de productos, que alcanza también otro 20% desde el jueves pasado. Proponen extender la rebaja del IVA a los productos del sector. Son casi 300 pymes en la provincia

Por Javier De Pascuale –  jdepascuale@comercioyjusticia.info

Las casi 300 pymes que producen pastas frescas en la provincia de Córdoba se encuentran en un acelerado proceso de adaptación a un nuevo esquema de costos y precios, que puede dejar a algunos “jugadores” afuera de la actividad, ya que muchos “trabajan al filo de la rentabilidad”, según confiaron a Comercio y Justicia referentes de la cámara empresarial que las agrupa.
Es un sector que hoy contiene aproximadamente 270 fábricas entre medianas y grandes -sin contar los microemprendimientos-,y que emplea -según un cálculo de la cámara- un estimado de entre 2.500 y 3.000 personas.
“No tenemos registro de cierres de empresas pero sí que son muchas las que están trabajando al filo de la rentabilidad, de la sustentabilidad de las empresas”, precisó ayer Jorge Cabrera, presidente de la Cámara de Pastas y Afines de la Provincia de Córdoba quien, además, hace 20 años es fundador y dueño de pastas El Marqués, una tradicional fábrica ubicada en el barrio Marqués de Sobremonte.

Obviamente, en los costos de la actividad incide fuertemente la materia prima, la harina, que en un solo día de la tercera semana de este mes aumentó entre 35% y 40%. “Imagínese lo que es trabajar con esa realidad. Se produjo un descalabro que hay que enfrentar ahora con un ajuste de precios a los consumidores”, afirmó el dirigente al confirmar un aumento promedio de 20% en los precios de referencia del sector.
Por supuesto, el reajuste de precios conduce inevitablemente a que la demanda de estos productos se muestre cada vez más cautelosa.
– El sector venía sufriendo una caída en ventas en torno a 15% antes del nuevo anuncio de precios, preguntó este diario.
-Yo diría que más, que la caída de ventas venía siendo de 20%. Lamentablemente no tenemos otra forma de responder, de compensar el aumento de costos que trasladar algo al precio final. Estamos supeditados al rumbo económico actual y en esa situación estamos en una encrucijada. Tratamos de sobrellevar esto, respondió Cabrera.

El rubro ya había tenido que actualizar sus precios en mayo con subas similares, por lo que acumula ahora incrementos superiores a 40% en sólo tres meses.
La fuerte suba del dólar y la consiguiente devaluación del peso ocurrida tras las elecciones primarias impactaron en los precios de todos los insumos y costos fijos de los fabricantes. No sólo subió la harina sino también la margarina, los envases, todo en un rango de 30%. “También han subido los costos de logística, los fletes, seguimos teniendo una carga impositiva enorme, la verdad es que se nos hace muy complicado poder mantener los precios”, se lamentó Cabrera.
No obstante, dentro del sector hay diferencias. “No todos tenemos los mismos costos, la gran producción de las fábricas grandes es diferente a las pastas artesanales que se elaboran en pequeñas fábricas, muchas de ellas familiares y con productos específicos. El impacto de los aumentos no es igual en todos y por lo tanto las subas probablemente tampoco sean las mismas en todos los productos”, explicó Cabrera.