Home  >   Economía   >   Enojo en el Gobierno por la proyección del FMI

Enojo en el Gobierno por la proyección del FMI

CAPITANICH. Criticó “el sesgo” del informe.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, cuestionó la metodología utilizada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para pronosticar una caída en el nivel de crecimiento del país y advirtió de que ese organismo multilateral “no puede condicionar la economía” argentina con su “sesgo ideológico”.

Según el FMI, el Producto Interno Bruto (PIB) argentino crecerá solo 0,5% este año y 1% en 2015. Capitanich afirmó que el informe del Fondo fue realizado con una metodología de análisis anterior al cambio de base en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y le recordó que “ahora no le debemos un dólar y, por lo tanto, no puede condicionarnos”.

El funcionario dijo que “no es extraño el sesgo ideológico de análisis del organismo, que pasa por predecir las peores catástrofes, que no se producen, y promover optimismos que nunca se ejecutan”, y le recriminó al FMI que “nunca ha cambiado sus recomendaciones, con ajustes interminables que perjudican el sostenimiento integral de los países”.

Al respecto, citó una frase que el dirigente peronista y vocero de Juan D. Perón, John William Cooke, le dedicaba al economista de derecha Álvaro Alsogaray: “Prometen primaveras que nunca llegan e inviernos implacables que nunca fallan”.

Pidió apoyo contra los buitres
El ministro indicó que “independientemente de este sesgo analítico desde el punto de vista de sus pronósticos”, el rol más importante que debería haber tenido el organismo debería haber sido “apoyar el proceso de restructuración voluntaria de deuda” que instrumentó el Gobierno nacional.

Al respecto, indicó que el FMI, “por imposición y presión de banqueros internacionales y de los fondos buitres, no hizo nada por la Argentina”.

Indicó que el rol más importante del FMI sería “salvaguardar el proceso de restructuración voluntaria de la deuda”, y consideró que “los tenedores (de deuda) (los fondos buitres) sólo representan menos del uno por ciento del casi siete por ciento del total que no ha adherido al canje de la Argentina”.