Home  >   Economía   >   En un contexto que continúa incierto, Moody’s revisa a la baja la calificación de fondos de renta fija

En un contexto que continúa incierto, Moody’s revisa a la baja la calificación de fondos de renta fija

 La agencia esperará para evaluar con mayor detalle las medidas que puede adoptar el Gobierno nacional, a poco tiempo de las elecciones presidenciales y aún con una persistente tendencia al alza del tipo de cambio

En un contexto incierto por la volatilidad cambiaria que existe en Argentina, y a poco tiempo de las elecciones presidenciales, la economía del país se encuentra en un escenario complicado que desnuda las vulnerabilidades del esquema de movimiento de los capitales financieros.
En este marco, se conoció la noticia de que la calificadora de riesgo Moody’s puso en revisión a la baja los 175 fondos de renta fija que califica en el territorio nacional, un proceso que podría extenderse por más de tres meses. En ese lapso la agencia espera poder evaluar las consecuencias que tendrá en los inversores las medidas que pueda tomar el Gobierno nacional para contener la disparada del dólar y la caída de la actividad en general, que se intensificó luego de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

La decisión de Moody’s se conoció luego de que la misma calificadora redujera también la nota de los bonos públicos argentinos a Caa2 desde B2, además de que rebajara también la posición de los techos de largo plazo en moneda local y de los depósitos, los cuales pasaron por su parte de B2 a Ba2 el 30 de agosto pasado.
“Todas las calificaciones de los fondos permanecen en revisión a la baja”, anunció la agencia al precisar que el período de revisión puede extenderse más allá del plazo habitual de tres meses.
“La calidad crediticia promedio de 167 fondos de renta fija de un total de 175 fueron impactados negativamente por la baja del soberano dado que estos invierten en activos soberanos argentinos y/o bancos, obligaciones negociables, deuda pyme y fideicomisos financieros argentinos”, especificó la entidad.
En este sentido, para la agencia, las rebajas en las calificaciones reflejan el actual deterioro en la calidad crediticia de tales fondos, en un escenario poca certeza para las operaciones financieras.

Dólar y tasa
Mientras tanto, en la jornada de ayer, el dólar para la venta al público subió 13 centavos y cerró a $58,15 promedio, en tanto en el segmento mayorista la divisa avanzó 20 centavos y finalizó a $56,02 pese a que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) reapareció, luego de tres días de ausencia, con intervenciones en el mercado y a una nueva suba en la tasa de las Letras de Liquidez (Leliq).
En particular sobre este punto, el BCRA convalidó yar un alza del interés para los tales títulos de 15 puntos básicos respecto del cierre del viernes, porcentaje que finalizó la jornada de lunes en 85,983%.
El total adjudicado de ayer fue de $245.699 millones y a partir de esta operatoria se generó una expansión de liquidez de $924 millones. Mientras, el volumen operado en el segmento de contado fue de US$532 millones, mientras que no se registraron operaciones en el segmento de futuros del Mercado Abierto Electrónico (MAE).
Por su parte, en el mercado de futuros Rofex, se operaron US$153 millones, 25% menos que el viernes pasado. En este caso, los plazos más cortos concentraron casi 50% de los negocios y los precios finales para este y el próximo mes terminaron en $57,70 y $60,70.

STAND BY
Una semana clave en las negociaciones

En la jornada de ayer, se conoció un nuevo informe de perspectivas que emitió la consultora Portfolio Personal Inversiones, en el cual se destacó que esta será una semana clave para las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) respecto del próximo desembolso del préstamo Stand By que se suscribió el año pasado.
Mientras entre los analistas persisten las dudas sobre si el organismo financiero internacional finalmente realizará el envío de US$5.400 millones que estaba previsto para la segunda quincena de este mes, la consultora señaló que las negociaciones se concentrarán entre mañana y el jueves, probablemente en Washington.
“Aún con el reperfilamiento de las letras de corto plazo, que alivianó los pagos de los próximos meses por unos US$6.000 millones, la necesidad de este nuevo pago del paquete del organismo y del diciembre (en total unos más de US$6.400 millones) son indispensables para buscar al menos cerrar la brecha existente entre fuentes y uso de lo que resta del programa”, explicó la entidad privada en un informe. Advirtió además de que en la coyuntura actual queda desplazada la importancia de los vencimientos de 2020 y de la necesidad de renegociación del pago de la deuda.
“La búsqueda de señales de que tan cerca o no está en desembolso será un dato relevante para el mercado en las próximas semanas, y la realidad es que no está claro cuál será la posición del organismo”, precisó el documento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *