Home  >   Economía   >   En la gestión de Cambiemos, las ventas minoristas pyme sólo tuvieron alzas en tres meses

En la gestión de Cambiemos, las ventas minoristas pyme sólo tuvieron alzas en tres meses

Según CAME, en abril pasado, la variación interanual negativa fue de 13,4%, cumpliéndose así 16 caídas consecutivas de la actividad. Aseguran que las perspectivas para el resto del año son“inestables”

Con perspectivas “inestables” para el resto del año, la ventas minoristas pyme cerraron abril con un desplome interanual de 13,4%, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Así, se cumplieron 16 meses de retracciones interanuales consecutivas en la actividad, destacándose que durante la gestión de Cambiemos (desde enero de 2016 hasta la fecha) sólo tres meses registraron variaciones positivas con relación a iguales períodos del año anterior. Éstos fueron octubre, noviembre y diciembre de 2017. El resto se ubicó en terreno negativo, logrando su retracción más profunda en noviembre del año pasado con -15,6%,
En detalle, el cuarto mes de este año constituye el segundo período mensual medida con más bajo desempeño de todo el ciclo de gobierno.
Específicamente, según informó la entidad, durante abril de este año, en los locales físicos el descenso fue de 15% mientras que en la modalidad online crecieron 0,3%. “Los ajustes desmedidos en los alquileres y los costos financieros fueron dos factores de preocupación del comercio, además de las bajas ventas” se aseguró, aunque “existen buenas expectativas por cómo impacten las recientes medidas económicas en el consumo”.

En el análisis, se precisó también que “las tarjetas recargadas y la necesidad de bajar los niveles de endeudamiento de las familias repercutieron en la venta online particularmente, que es muy dependiente de ese medio de pago”.
En este contexto, muchos comercios liquidaron mercadería al costo e implementaron descuentos de hasta 60% “que absorbieron completamente los empresarios frente a las urgencias de liquidez”. Aun así, “los compradores no aparecieron”, dijo CAME.
Según el relevamiento, efectuado en 1.200 locales de todo el país, 76,3% de los comercios tuvo declives anuales en sus ventas y sólo 14,2% se mantuvo en alza durante el cuarto mes del año.
En tanto, las caídas interanuales más profundas se registraron en calzado y marroquinería (-22,2%), joyerías, relojerías y bijouterie (-16,7%), bazares y regalos (-16,9%) y electrodomésticos, electrónicos, computación, y celulares (-15,6%).

Respecto de las estimaciones para lo que resta de 2019, “las expectativas tuvieron una leve desmejora” y 45% de los locales consultados consideró que no habrá cambios en el consumo, mientras 30% indicó que “seguirá bajando”.
“Las perspectivas para el resto del año son inestables, hay mucha incertidumbre en los consumidores. Hacen falta medidas directas como acceso al crédito accesible para los consumidores, beneficios fiscales a las pymes, y baja en los aportes patronales”, reconoció Víctor Palpacelli, presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), según detalló el comunicado de CAME. El empresario, además, evaluó que las medidas recientes adoptadas por el gobierno parecen ser positivas, aunque mantiene cautela sobre el “impacto real”.

CONSUMO MASIVO
Alimentos se retrajo 8,6% e indumentaria se desplomó 13,7%

Dos ítemes medidos por CAME muestran el impacto de la crisis en las compras de los hogares, ya que continúan en fuerte retroceso rubros del consumo masivo como alimentos e indumentaria.
Según la organización que agrupa a las medianas empresas del país, en el rubro alimentos y bebidas, las ventas en cantidades disminuyeron 8,6% anual y acumulan un declive de 6,2% en el primer cuatrimestre del año. “La tendencia fue negativa en todo el país, pero especialmente en provincias como Tucumán, Jujuy, y Santiago del Estero. Lo que más se resintió fue el consumo de carne vacuna, lácteos y fiambre, especialmente por las subas de precios agudas con que llegaron esos productos al comercio”, se aclaró.
Mientras en indumentaria, la retracción llegó a 13,7% en abril frente al mismo mes del año pasado, “El rubro se movió con muchas consultas y pocas operaciones. Se sintió la falta de circulante en la gente. Y para sumar problemas, la venta ilegal fue muy intensa en todo abril, con productos ingresados de contrabando a precios imposibles de igualar por el comercio formal. Una campera liviana de pluma, de calidad media, que en cualquier local formal no bajaba de $2.000, se podía conseguir a $1.300 en la calle”, dijo CAME.