Home  >   Economía   >   En enero, una familia tipo necesitó $40.373 para no ser pobre y $16.478,78 para no ser indigente

En enero, una familia tipo necesitó $40.373 para no ser pobre y $16.478,78 para no ser indigente

Una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos menores, necesitó contar en enero último con ingresos mínimos de 40.373,01 pesos para no caer bajo la línea de pobreza y de 16.478,78 pesos para no quedar bajo la de indigencia, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De esta manera, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que reúne la cantidad mínima de comida para la subsistencia, y no caer por debajo de la línea de indigencia, subió 5,7% mensual; en tanto que la Canasta Básica Total (CBT), que además de los alimentos reúne transporte y algo de indumentaria entre otros, aumentó 3,6%.

Durante enero el Indec informó que la inflación minorista ascendió a 2,3%, la menor desde julio de 2019, pero con una suba de 4,7% en los alimentos debido, entre otros factores, en la reposición del impuesto al valor agregado (IVA) para algunos de ellos.

En tanto, la rebaja en los precios de los medicamentos y otros adicionales en salarios a encargados de edificios, que se dieron en diciembre último, y no volvieron a darse en enero, gravitaron de manera favorable para lograr este índice de inflación, muy por debajo del 3,5% que estimaban las consultoras privadas.

El Gobierno decidió mantener sin cambio los precios del transporte y las tarifas de los servicios públicos como el gas y la electricidad, lo cual quedó reflejado en la diferencia de aumento entre la CBA y la CBT.

El Indec tiene previsto informar el índice de Pobreza e Indigencia al segundo semestre del año pasado el 31 de marzo próximo.

La última medición, correspondiente al primer semestre de 2019, estimó que el 35,4% de los habitantes eran pobres, por encima del 27,3% de igual período de 2018, mientras que el nivel de indigencia se ubicó en 7,7%, por encima del 4,9% anterior.

Con alcance más federal

Por su parte, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, aseguró ayer que el acuerdo alcanzado con mayoristas, distribuidoras y supermercados medianos y pequeños “refuerza el alcance federal y territorial” del programa Precios Cuidados.

Español evaluó que la nueva canasta de 59 productos “permite que los negocios pequeños que se abastecen directamente de los mayoristas, puedan hacerlo con precios lo suficientemente bajos para poder mantener los mismos Precios Cuidados que las grandes cadenas”.

Asimismo, resaltó el acuerdo con 33 supermercados medianos y pequeños de todo el país que tienen en total 370 bocas de expendio principalmente en la Patagonia, el Noroeste (NOA) y el Noreste argentinos (NEA).

La funcionaria indicó que el objetivo central del programa es “funcionar como un precio de referencia para que las personas sepan cuánto cuestan los productos”.

En ese sentido, descartó que Precios Cuidados sea la política pública central de combate a la inflación. “Es una herramienta más, dentro de un conjunto de instrumentos de un plan antinflacionario”, precisó Español.

Consultada sobre la evolución de los precios durante este mes, aseguró que, si bien hay que mantener la cautela, desde la Secretaría que conduce siguen viendo “un proceso de desaceleración” de los mismos.