Home  >   Economía   >   El Presidente pidió a los tomadores de créditos UVA que no se quejen “agriamente” y generó duras críticas

El Presidente pidió a los tomadores de créditos UVA que no se quejen “agriamente” y generó duras críticas

ENDEUDADOS. El Colectivo Hipotecados UVA realizó manifestaciones la semana pasada.

La organización Hipotecados UVA Autoconvocados emitió un duro comunicado, donde reclama mayor intervención del Estado. “Estos créditos indexados son una estafa”,  indicaron.

En una semana clave para el Gobierno en relación a la reestructuración de la deuda externa, en la cual será central la visita que comienza mañana de la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) )que se quedará por más tiempo del estipulado inicialmente), un nuevo frente se abrió ayer para la administración nacional en relación a los créditos UVA.

Durante la jornada de lunes, el presidente Alberto Fernández emitió declaraciones sobre la situación que afrontan los tomadores de créditos, que fueron duramente criticadas por la organización de autoconvocados Hipotecados UVA, quienes aseguraron se que “el gobierno actual no puede desentenderse”.

Específicamente, el Jefe de Estado indicó que “el Estado aporta $ 2.000 millones para aliviar la situación” de los hipotecados con créditos en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), pero aclaró que estos préstamos son “un acuerdo entre particulares”, aunque señaló que en su momento advirtió “el riesgo que representaban esos créditos”.

En declaraciones a la prensa radial, subrayó que su antecesor, Mauricio Macri,luego de la derrota en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) “hizo como siempre”, y añadió que “en campaña, dijo ‘suspendamos los créditos, que no aumenten más’”.

“Pero la deuda existe, el contrato existe y dice que hay que indexarlo. Eso acumuló una deuda de $600 millones que pagó el Estado”, puntualizó el Presidente en entrevista con la prensa radial, y remarcó que desde el Ejecutivo hicieron “que esa distorsión no sea tan feroz y que de algún modo, dentro de un año, todo se ponga en orden”.

Explicó que “mientras tanto, la diferencia entre lo que paga la gente y lo que debería pagar la ponen los bancos”, y puntualizó que “eso le cuesta a los bancos $1.400 millones, que, sumados a los $600 millones que pagó el Estado, hacen un total de $ 2.000 millones”.

 

“Y hay que aclarar que  70% de los créditos han sido dados por los bancos públicos. Con lo cual, cuando yo escucho quejarse tan agriamente a los que han sacado créditos hipotecarios UVA, que hay que aclarar que son alrededor de 90.000 personas, no son millones, los quiero llamar a la reflexión, porque el Estado está aportando $ 2.000 millones para aliviar la situación”, remarcó Fernández

En respuesta a estas declaraciones, los autoconvocados por los créditos hipotecarios UVA remarcaron en una misiva enviada a la prensa que “la normativa para instrumentar préstamos indexados fue impulsada por el Banco Central”.

A lo largo de toda la campaña electoral, el por entonces candidato no se refería a estos créditos como una mera cuestión entre privados. Muy por el contrario, aludía a los mismos como una pesada carga para los deudores y señalaba que todo el costo de la devaluación recaía sobre los deudores y que los bancos eran los grandes beneficiarios de esta relación contractual”, indicaron..

Además subrayaron que “en 2003 y siendo él jefe de Gabinete, junto con el presidente Néstor Kirchner, habían tenido que enfrentar una situación similar con los créditos hipotecarios dolarizados de la época de la convertibilidad” destacando en el comunicado que en aquél momento, “el Estado se hizo presente y asumió su responsabilidad”.

En contraposición a esa experiencia, enfatizaron, “han pasado solamente 60 días desde la asunción presidencial y su discurso en la materia, cambió radicalmente”.

“Se devaluó su palabra. Ahora la cuestión quedaría reducida a sólo 90.000 créditos, los cuales, en palabras del Presidente, ya han recibido asistencia con el congelamiento de sus cuotas durante cinco meses”, afirmaron los autoconvocados.

Sostuvieron que “toda la asistencia e involucramiento del Estado se redujo a eso”, y consideraron que “suena a poco, más bien a nada”.

“Señor Presidente, hemos reflexionado y estamos convencidos que estos créditos indexados, son una estafa. De usted depende tomar una decisión y terminar con esta usura, llevando a la práctica una de sus frases de campaña: ´Entre los bancos y la gente, me quedo con la gente”, concluyeron.

 

Otras declaraciones

Por otro lado, Fernández también se manifestó ayer en relación a otros dos temas centrales de la agenda: dólar y deuda.

Sobre el tipo de cambio y las medidas adoptadas por el Gobierno de Cambiemos y por la actual administración que conduce, el primer mandatario ratificó que las normas establecidas para la compra de dólares para atesoramiento y viajes al exterior “se mantendrán por ahora”, y agregó que, aunque se trata de medidas que no le gustan, tampoco ve “una solución a ese problema”.

En este sentido, el Presidente sostuvo que el Ejecutivo no estudia modificar la carga de 30 por ciento para la compra de dólares para turismo, en función de preservar la escasa cantidad de divisa estadounidense con la que cuenta el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

“Como los dólares los necesitamos muchas veces para pagar insumos para producir, preferimos preservarlos y pedirle a la gente que veranee en la Argentina y que trate de evitar llevarse dólares al exterior”, aseguró también a la prensa radial.

Mientras, en relación a los compromisos financieros, Fernández aseguró que el país no puede “cumplir” con el pago de la deuda al FMI en los vencimientos establecidos en el programa que firmó el gobierno anterior.

“Quisiéramos destinar el pago de la deuda a la reestructuración de la economía; si pagáramos, igual no nos va a alcanzar, pero estaríamos sumiendo a la economía en una postración absoluta”, apuntó.

En tanto, el Presidente resaltó en entrevista con radio Continental  la “respuesta de apoyo muy importante” que recibió de los gobiernos de Italia, España, Francia y Alemania en el marco de su reciente gira por Europa, en relación a las negociaciones con el organismo multilateral de crédito