Home  >   Economía   >   El nuevo jefe de Policía dice que llega para “fomentar las ganas de vestir el uniforme”

El nuevo jefe de Policía dice que llega para “fomentar las ganas de vestir el uniforme”

Ayer por la tarde fue puesto en funciones el nuevo Jefe de Policía, el comisario General Julio César Suárez (foto), quien será acompañado en la subjefatura por el comisario Mayor Héctor Alberto Laguía.

Hasta ayer Suárez estaba a cargo de la Policía Caminera y su nombramiento sorprendió a buena parte de la tropa policial que, durante los acuartelamientos de la semana anterior, había puesto como condición que no fuera removido el antecesor en el cargo, comisario César Almada. Como subjefe de la fuerza asumirá el comisario Mayor Héctor Alberto Laguía en reemplazo de Carlos Galbucera.

A modo de declaración de principios, Suárez recordó que “hay buena gente dentro de las filas policiales” y se trazó la meta de “volver a fomentar las ganas de vestir el uniforme”. Remarcó la necesidad de “volver a construir una relación de confianza con la sociedad” y sostuvo que ello se logra “fomentando el diálogo con la gente, entablando conversación con los vecinos, sacando la gente a la calle y buscando llevar soluciones”.

Consciente de la situación en la que asume, Suárez se animó a hablar de “crisis”. “Hay que admitir que estamos en una grave crisis” dijo el nuevo jefe, asegurando “conocer las armas que se necesitan implementar para lograr que los altos mandos estén siempre pendientes de lo que pasa con los policías”.

Alto rechazo interno
A pesar de estas declaraciones de principios, la designación de Suárez no cayó nada bien en la “tropa”.

“En la fuerza no lo quiere nadie, es un déspota”, lo describió Marcelo Izquierdo, ex policía que participó en la organización del acuartelamiento. Izquierdo calificó a Suárez entre aquellos policías “pendientes de las estadísticas, que obligaban a sus subordinados a llevar detenidos y a ‘armar’ procedimientos”.

También lo calificó como “misógino”, con “alto desprecio por el personal femenino”. Otro ex uniformado, René Zabala, promotor del sindicato policial, denunció que Suárez “se construyó una casa de 700 mil pesos usando mano de obra esclava”. Ambos consideran el nombramiento de Suárez una “provocación a la tropa” y se preguntan por cuáles razones el gobierno eligió su perfil.