Home  >   Economía   >   El municipio prepara emisión por $500 millones para cubrir vencimientos

El municipio prepara emisión por $500 millones para cubrir vencimientos

Será en marzo y a través de una Letra del Tesoro. Ultiman las gestiones ante el Gobierno nacional para autorizar la colocación. Apunta a cubrir necesidades de caja frente a una eventual nueva caída en la recaudación y ante obligaciones de pago previas por más de 1.300 millones de pesos.

 

Alfredo Flury
aflury@comercioyjusticia.info

 

La Municipalidad de Córdoba prepara la emisión de una nueva Letra del Tesoro por hasta 500 millones de pesos, como forma de sumar liquidez para cubrir necesidades de caja y frente a la necesidad de cancelar vencimientos de deuda en los próximos 45 días por más de 1.300 millones de pesos.

La estrategia a la que tuvo acceso Comercio y Justicia significará el debut de la administración de Martín Llaryora en el mercado de capitales.

Por lo pronto, desde el equipo económico del intendente confirmaron a poco de asumir que se dará mayor impulso al programa financiero en el mercado doméstico, herramienta que ya utilizó el ex intendente Ramón Mestre desde su primer mandato.

De hecho, fue el propio radical el que se animó a incursionar con un programa de Letras de Tesorería ya en 2012.

Desde entonces y hasta prácticamente el último día de su mandato, Mestre emitió un total de 35 series de Letras, la última el 26 de noviembre pasado.

Justamente, Llaryora deberá afrontar dos vencimientos de emisiones dispuestas por su antecesor.

El 22 de febrero próximo, esto es en 12 días, la comuna deberá pagar capital y el último servicio de intereses de la Letra Serie XXXII emitida el 23 de marzo del año pasado por un total de 350 millones de pesos.

Esa Letra que convalidó una tasa Badlar más 600 puntos básicos fue lanzada casi dos meses antes de las elecciones que catapultarían a Llaryora como nuevo intendente.

Tras el resultado adverso para el radicalismo gobernante, el entonces jefe comunal electo pidió abiertamente a Mestre que se abstuviera de tomar decisiones que afectaran a la futura administración que de hecho asumiría siete meses después.

Sin embargo y ya en el último tramo de su gestión, el ahora ex jefe comunal avanzó con nuevas emisiones. Entonces adujo que el Gobierno provincial le adeudaba fondos por casi mil millones de pesos correspondientes al denominado programa de equidad de Salud y Educación.

Con ese argumento, emitió dos nuevas Letras que debió afrontar la administración Llaryora. La primera, Serie XXXIV por 160 millones de pesos, fue emitida el 27 de septiembre y convalidó una tasa Badlar más 1.000 puntos básicos. Esa deuda ya fue pagada por la actual gestión el 29 de diciembre pasado.

En tanto la Serie XXXV fue licitada el 26 de noviembre último. Recaudó 195 millones de pesos y pagó Badlar más 100 puntos básicos. Esa Letra vencerá el 26 de febrero próximo.

De esta forma, en un lapso de cuatro días, entre el 22 y el 26 de febrero próximo, Llaryora deberá pagar más de 600 millones de pesos por el vencimiento de las Letras emitidas por Mestre.

En paralelo, el 29 de marzo, la comuna deberá cancelar un nuevo servicio de intereses del bono por 150 millones de dólares emitido también por el ex intendente, en este caso en 2016.

Ese título emitido en el mercado externo, es a ocho años de plazo e incluye amortizaciones en 2022, 2023 y 2024. En tanto, el servicio de intereses es semestral.

De hecho, el 29 de marzo, la comuna deberá cancelar 11,812 millones de dólares por ese título. Al tipo de cambio actual, representan unos 708 millones de pesos. 

Ese bono cuya recaudación se utilizó para afrontar el plan de obras en marcha durante la gestión Mestre, convalidó una tasa del 7,875 por ciento anual en dólares.

En definitiva, entre las Letras pendientes y el servicio de intereses del bono internacional, Llaryora deberá pagar en los próximos 45 días más de 1.300 millones de pesos.

Es en ese marco que la comuna tratará de cubrir parte de los fondos que terminará desembolsando por esos compromisos, con la emisión de una nueva Letra, en este caso por hasta 500 millones de pesos.

El monto supera largamente el máximo emitido por Mestre en una Letra aunque en línea con la pérdida del poder adquisitivo del peso en el último año.

De acuerdo a datos a los que accedió este medio, están prácticamente concluidos los trámites ante el Ministerio del Interior para poder obtener el aval para la colocación. Una vez superada esa instancia, será el turno de las gestiones ante el Ministerio de Economía a cargo de Martín Guzmán.

Se descuenta que los primeros días de marzo, el municipio ya estaría en condiciones de salir a colocar la Letra.

Para Llaryora será todo un desafío toda vez que la emisión se concretará en pleno proceso de reestructuración de la deuda argentina bajo legislación extranjera.

Desde la comuna relativizaron el impacto de esa coyuntura respecto a la emisión doméstica. Entienden que se mueven por carriles separados y que el costo del dinero en el mercado de cabotaje no necesariamente debería encarecerse por esa negociación que involucra la deuda externa.

En todo caso, seguirá el recorrido de la tasa Badlar, más atada a la tasa de política monetaria que fije el Banco Central y que viene en terreno descendente.

El último dato disponible de la autoridad monetaria fija ese interés en el 34,69 por ciento anual.

Por lo demás, la emisión de la Letra, más allá de apuntar a cubrir el desfase que se producirá luego de tener que pagar casi 1.000 millones de pesos de vencimientos de deuda, se concretará en el marco de una caída real de la recaudación que en enero fue de 8,1 por ciento. Si bien estiman desde la comuna que en febrero repuntará en función del impacto de la suba de tasas, el panorama es incierto en el marco de una economía aún en recesión y con alta inflación.