Home  >   Economía   >   El municipio entró en déficit y Siciliano dijo que está “fundido”

El municipio entró en déficit y Siciliano dijo que está “fundido”

Al 30 de septiembre, registraba un quebranto de $604,6 millones. Los ingresos crecían a 38% interanual y el gasto, 52,3%. La partida de personal escalaba 53,2%. Las nuevas autoridades insistieron en que no están los fondos para pagar sueldos y aguinaldos

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La Municipalidad de Córdoba registró al cierre del tercer trimestre, un déficit de 604,8 millones de pesos, 70 días antes del traspaso de mando del entonces intendente Ramón Mestre al actual Martín Llaryora.
Los datos a los que tuvo acceso Comercio y Justicia aparecen reflejados en la web oficial y fueron “colgados” horas antes de la partida de las anteriores autoridades.
En ese marco, ayer, y sin citar esas cifras, el secretario de Gobierno, Miguel Siciliano, insistió en que la Municipalidad está “fundida”.
“La Municipalidad está fundida, ustedes esto ya lo saben, pero vamos a hacer un esfuerzo, este equipo va a trabajar para sacar a la ciudad adelante en todos sus aspectos de la mano de intendente electo vamos a trabajar mucho para revertir esta situación”, dijo ayer tras la jura del resto de los funcionarios del gabinete.
Al mismo tiempo, volvió a señalar que hoy la comuna no cuenta con los fondos para afrontar el pago de sueldos y aguinaldo a los empleados.

En ese marco, si bien los números que informa en su web el municipio no da cuenta efectiva de esa situación, sí muestra un panorama preocupante que seguramente se mantuvo hasta ahora.
Concretamente, al 30 de septiembre pasado, los ingresos totales alcanzaban a 22.241,8 millones de pesos, 38 por ciento por encima de los 16.119,4 millones de pesos que ingresaron en igual período del año anterior.
Esos ingresos incluían el denominado uso del crédito que este año fue de 350 millones de pesos a esa fecha mientras que en 2018 alcanzaba a 650 millones de pesos.
En tanto, los gastos totales llegaban a 22.446,6 millones de pesos, 52,3 por ciento más elevados que al 30 de septiembre del año pasado.
De esta forma, las erogaciones crecían 14 puntos porcentuales por encima de los ingresos.
Esa dinámica que ya se percibía a mediados de año, no era sin embargo tan acentuada.
Dentro de la partida de gastos, los salarios insumieron hasta el tercer trimestre 13.236,1 millones de pesos, 53,2 por ciento más que en el mismo lapso del año pasado.
De esta manera, las erogaciones en personal explicaban el 58 por ciento de los gastos totales.
La aplicación de la cláusula gatillo bimestral vigente por Ordenanza, seguramente mantuvo constante esa variable respecto a los gastos totales a la fecha del traspaso del mando.
Las actuales autoridades aseguraron que aún no cuentan con información fehaciente sobre los números y que recién cuando tengan esos datos, brindarán un informe al respecto.

El intendente Llaryora reiteró ya en varias ocasiones que la Municipalidad está en emergencia económica. Sin embargo, la declaración formal de ese estado que le permitiría al jefe comunal avanzar con una serie de medidas como el pago de deuda a proveedores con bonos o a plazo, todavía no fue dispuesta. Se concretará por Ordenanza en los próximos días.