Home  >   Economía   >   El FMI dijo que debe “esperar y ver” para continuar las negociaciones con Argentina

El FMI dijo que debe “esperar y ver” para continuar las negociaciones con Argentina

Lo afirmó el vocero del organismo, Gerry Rice, en su periódica conferencia de prensa. También
afirmó que la entidad respalda los objetivos de Fernández respecto de la reducción de la pobreza y el fomento al crecimiento económico sostenible

En un escenario regional “extremadamente complejo”, según aseguró la Comisión Económica para América Latina y el Carible (Cepal), el Fondo Monetario Internacional (FMI) se pronunció ayer sobre las negociaciones que se están llevando a cabo con la nueva administración nacional argentina y el vocero de la entidad, Gerry Rice, anticipó que se debe “esperar y ver” los detalles de cuáles son las prioridades del gobierno de Fernández.
Además, el representante de la entidad precisó que el organismo respalda los nuevos objetivos del Presidente de la Nación con relación a la disminución de la pobreza y al fomento de un crecimiento económico sostenible pero aseguró: “No nos tenemos que adelantar”, con respecto a los pasos que se requieren para avanzar en las negociaciones.
“Hubo muchísimas interacciones en los últimos días entre las autoridades argentinas y el FMI, y más recientemente, la directora gerente, Kristalina Georgieva, felicitó al presidente Fernández por asumir su mandato y, antes de eso mantuvo una conversación muy constructiva”, declaró Rice en su conferencia de prensa quincenal.

En detalle, el ejecutivo precisó que “Georgieva y otros miembros del organismo mantuvieron intercambios adicionales y discutieron objetivos de política amplios con Guzmán y durante dichas conversaciones la directora gerente resaltó que compartimos objetivos que reduzcan la pobreza y el crecimiento sostenible”.
Rice afirmó: “Debido al aumento de niveles de pobreza, apoyamos plenamente los planes del nuevo gobierno destinados a reforzar medida de protección social”. Y expresó: “Estamos dispuestos a conversar y comprender mejor sus planes y a ayudar en el caso que así lo desee la nueva administración”.
Respecto del acuerdo, del que quedaron sin girar unos US$13 mil millones pertenecientes al préstamo stand by firmado el año pasado que correspondían a un envío programado para septiembre pasado, Rice dejó abierta la posibilidad de “adaptar el programa” o “cambiarlo”, pero aclaró que “depende de las conversaciones y en función de sus objetivos y deseos” .
“Reconocemos que Argentina encara muchos desafíos, hemos tratado de apoyar a Argentina de la mejor forma posible”, añadió.

Respecto de posponer los pagos de deuda para que Argentina crezca y postergar el cumplimiento de las metas fiscales, Rice se limitó a expresar: “Es importante que no nos adelantemos, ya que nos encontramos en una etapa muy incipiente, el nuevo Gobierno acaba de asumir y lo importante es saber cuáles son las prioridades”. Rice también resaltó que hay un orden que se aplica a cualquier conversación y a todos los países y es que “la decisión de la secuencia y la reestructuración de la deuda le corresponde al país”.
El vocero Fondo precisó además que no está previsto durante diciembre una reunión del directorio del organismo por Argentina.
En tanto, el director de Comunicaciones del FMI adelantó que el próximo martes estará disponible en el sitio web del organismo una base de datos con información sobre deuda en el ámbito mundial.

Perspectivas
Por su parte, en una actualización de las perspectivas económicas para América Latina y el Caribe difundida ayer, la Cepal ratificó que Argentina tendrá una retracción de 3% en el PBI para este año. La cifra ya había sido estimada en las perspectivas de noviembre pasado. En tanto, también se mantuvo la previsión de que durante 2020 continuará la caída para la economía nacional pero de manera más desacelerada, alcanzando una baja de 1,3%.
Lo novedoso es que la comisión tomó nota en su evaluación del contexto del impacto que tendrá para la economía regional las distintas movilizaciones sociales que se están desarrollando en diferentes países.

“El Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019 sale a la luz en un contexto económico y social extremadamente complejo para la región. América Latina presenta una desaceleración económica generalizada y sincronizada a nivel de los países y de los distintos sectores”, explicó la entidad y agregó que, “en 2019, en contraste con años anteriores, 18 de los 20 países de América Latina, así como 23 de las 33 economías de América Latina y el Caribe, presentan una desaceleración en la tasa de crecimiento de su actividad económica”.
Con relación a los factores que contribuyeron a ese desempeño, la entidad detalló que “el menor dinamismo de la demanda interna se ha visto acompañado por una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles”. Además, precisó que “a este escenario se suman las crecientes demandas sociales y presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social que han detonado con una intensidad inusual en algunos países de la región”.
“De proseguir este escenario, el septenio 2014-2020 sería el de menor crecimiento económico en la región en los últimos 40 años, en un contexto global de bajo dinamismo y creciente vulnerabilidad del que no se esperan impulsos positivos significativos”, advirtió.

Producción
Kulfas alentó “una estrategia exportadora con mirada en las cadenas de valor”

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, propuso ayer “salir de la lógica del ajuste y de la especulación financiera y poner en marcha una estrategia exportadora con mirada en las cadenas de valor, que permita generar dólares genuinos”, en su primera presentación pública a 48 horas de su asunción en el cargo.
Kulfas alentó además a los empresarios a lograr “una sustitución de importaciones dinámica” y adelantó que el Gobierno nacional implementará “un gran programa de desarrollo de proveedores que pueda expandirse a gran cantidad de actividades productivas”, al exponer en el cierre del seminario ProPymes organizado por el Grupo Techint en el predio de la Sociedad Rural de Palermo.
Presentado por el titular del holding empresario, Paolo Rocca, el ministro dijo que “se han sufrido las consecuencias de una política económica, fiscal y monetaria muy adversa”, con una lógica “que sólo conduce a más recesión y más achicamiento del aparato productivo”.
Instó en ese sentido a privilegiar “la producción, el trabajo nacional, el mercado interno y el desarrollo de las capacidades exportadora”.
Luego de repasar indicadores de empleo y producción, Kulfas señaló que se cerraron unas “25.000 micro, pequeñas y medianas empresas, y todo esto es lo que venimos a revertir”, y apuntó al “protagonismo de las pymes, que son el corazón productivo de la Argentina”.
Respecto a la formación de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, Kulfas dijo: “Es una actividad que abarca a toda la Argentina, y esto es lo que queremos potenciar”, mediante un marco macroeconómico adecuado.
Además, destacó la necesidad de revertir el ahogo financiero de las empresas de todos los tamaños, a partir de la vigencia de “tasas de interés por las nubes”.
El ministro enfatizó que se requerirá “una nueva familia de políticas industriales” ante los desafíos que las transformaciones tecnológicas proponen al sector manufacturero, lo cual “fue descuidado por el gobierno anterior, al igual que la política pyme”.

Emergencia
Cafiero confirmó extraordinarias para tratar los proyectos

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó ayer que el Gobierno nacional convocará a sesiones extraordinarias para tratar una serie de leyes de emergencia y aseguró que, “si hay necesidad de hacer modificaciones”, serán “muy abiertos y plurales” para aceptar los cambios que se debatan en el Congreso.
En esa línea, dijo que elevarán la convocatoria a extraordinarias a la brevedad ya que, como no se dará tratamiento al Presupuesto 2020 presentado por la anterior gestión, es necesario adecuar partidas “para atender las prioridades que tiene nuestra administración”. El objetivo del Gobierno es darles tratamiento a las leyes de Emergencia Económica, Sanitaria y Social que, según Cafiero, servirán para derivar partidas relativas a “cuestiones impositivas, fiscales y de ordenamientos sanitarios y alimentarios”.
Por otra parte, el funcionario dijo que desconocían “cuál fue el déficit fiscal que nos dejó el gobierno anterior” pero destacó que “las cuestiones que el presidente (Alberto Fernández) ha marcado como prioridad no pueden esperar a que tengamos esta información”. “Este Gobierno ha despertado gran expectativa en la gente de que viene a resolver los problemas más urgentes, que son el hambre, la desocupación. Tenemos urgencias que no las podemos postergar. Hay gente que la está pasando muy muy mal”, afirmó Cafiero. Por ese motivo, dijo esperar “que el tratamiento en el Congreso sea muy participativo, plural, con mucha conciencia de la situación en lo que estamos, entendiendo la gravedad de la situación”.
“El mercado no ha podido resolver esto, ha profundizado las desigualdades y las inequidades en la sociedad. Por eso ahí tiene que estar el Estado. Es inmoral que en la Argentina haya hambre”, manifestó Cafiero