Home  >   Economía   >   El Central indica seis claves para orientar expectativas en un escenario con “limitaciones”

El Central indica seis claves para orientar expectativas en un escenario con “limitaciones”

La entidad que conduce Miguel Ángel Pesce ratificó que asistirá “excepcionalmente” al Tesoro cuando se necesiten realizar pagos de deuda o cuando se requiera financiamiento en moneda local. Tasa, inflación, dólar y crédito son parte de los lineamientos centrales

En un escenario muy complejo, en el que cada vez cobra mayor importancia la reestructuración de la deuda pública, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) divulgó seis lineamientos claves, con el objetivo de orientar las expectativas de los diferentes actores económicos.En este sentido, tasas, inflación, dólar y crédito fueron conceptos centrales de la misiva enviada a la prensa.

Las definiciones fueron difundidas ayer a últimas horas de la tarde, en el marco del viaje que el ministro de Economía, Martín Guzmán, realizó a Nueva York para participar del Consejo de la Américas, considerando que el funcionario ya comenzó a poner en marcha los primeros encuentros con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y acreedores privados para iniciar el proceso de renegociación del vencimiento de los compromisos financieros adquiridos por la administración anterior.

En detalle, el comunicado del BCRA referido a la política monetaria que orientará el trabajo respecto de la inflación y la expansión de los agregados monetarios, indicó que en este inicio de 2020 “la economía argentina enfrenta un crítico cuadro macroeconómico caracterizado por la coexistencia de registros inflacionarios muy elevados y un intenso y persistente proceso recesivo, que se ha traducido en marcados niveles de desocupación, precariedad y pobreza”. Además, se precisó que “la escasez de divisas ha generado una notoria debilidad de su sector externo que condiciona severamente su desempeño agregado”.

En tanto, “a estas limitaciones en los flujos de divisas comerciales, se sumó un proceso de endeudamiento externo a todas luces insustentable y, posteriormente, una pérdida del acceso al crédito voluntario y una renovada fuga de capitales doméstico”, indicó el organismo que actualmente conduce Miguel Ángel Pesce.

Por otro lado, el documento detalló que “igual derrotero” registró la tasa inflación, la cual “se aceleró notablemente en los dos últimos años debido a errores de diagnóstico y de política, que tendieron a subestimar las dificultades para inducir una baja sostenible de un proceso inflacionario sustentado en factores estructurales y componentes inerciales”.

De esta manera, se precisó “esa desacertada concepción trajo aparejada la intención de abordar el problema apelando exclusivamente a herramientas de naturaleza monetaria”.

Continuando con las críticas a la gestión de Cambiemos, el BCRA indicó que “sobre el final de su mandato, el Gobierno Nacional anterior dispuso una serie de medidas de restricción de acceso al mercado de cambios, indispensables para mitigar la crisis y el deterioro del balance de pagos; reprogramó compulsivamente vencimientos de deuda local, al tiempo que el déficit fiscal (ya sin posibilidades de ser financiado con endeudamiento externo) comenzó a cubrirse con emisión monetaria”. 

En contraposición, se aseguró que “el nuevo Gobierno Nacional adoptó una serie de medidas sociales, productivas, regulatorias y de consolidación fiscal destinadas a afrontar las manifestaciones más inmediatas de la crisis y a estabilizar la macroeconomía”, con la meta de “redefinir las prioridades de política” y de “sentar las bases para iniciar un proceso de desarrollo económico sostenible”, creando “las condiciones para asegurar la sostenibilidad fiscal y de la deuda pública”

Así, el escenario actual presenta importantes “limitaciones” para establecer objetivos rígidos con relación a las principales problemáticas monetarias que se enfrentan; no obstante el BCRA comunicó algunas definiciones que guiarán su accionar durante este año con el objetivo de orientar las expectativas económicas de los distintos actores.

Por otro lado, en un punto aparte, la entidad confirmó que facilitará los mecanismos para poder asistir al Tesoro en lo referido al pago de la deuda pública y en caso de necesidad de financiamiento en moneda local.

Punto por punto

Específicamente, las definiciones establecidas ayer por el BCRA indicaron lo siguiente con relación a las tasas de interés, los precios, agregados monetarios, tipo de cambio, crédito y nivel de actividad y empleo:

Sobre el primer punto, el organismo aclaró: “Dada la existencia de componentes inerciales en el proceso inflacionario en curso y la escasa profundidad del mercado de crédito local, el intento de reducir la inflación apelando exclusivamente a la vigencia de tasas de interés reales excesivamente elevadas ha demostrado su ineficacia y su carácter eventualmente contraproducente”, por lo cual la actual administración considera que “el nivel de tasa de interés real debe preservar la estabilidad financiera y externa de la economía, y debe ser compatible con el financiamiento de la producción y la construcción de una curva de rendimientos a mayor plazo, favoreciendo el ahorro en moneda doméstica”, advirtiendo a su vez que “esto último supone un manejo de tasas de interés donde se evitará que caiga en niveles reales negativos”.

Con relación a la inflación, se anticipó que “se procura inducir una reducción gradual pero sostenible de la tasa de inflación a partir de un enfoque de política monetaria prudente, consistente y coordinado con el resto de la política económica y la política de ingresos impulsada por el Gobierno nacional”. “En este marco, se espera su desaceleración hacia niveles marcadamente menores que el año 2019 debido a la concurrencia de la política monetaria, cambiaria y fiscal, los acuerdos de precios y la coordinación de estrategias de corto y largo plazo, a través de distintos ámbitos institucionales”, se señaló.

En referencia a los agregados, el BCRA aseguró que “se encuentran en niveles históricamente muy reducidos en términos de producto”, aunque “en un contexto de recuperación de la confianza” será posible esperar un “proceso gradual de remonetización”. “La política monetaria debe promover una expansión prudente de los agregados monetarios, evitando desequilibrios que afecten en forma directa o indirecta al proceso inflacionario”.

Sobre la cotización del dólar, la entidad monetaria aseguró que “una política cambiaria de flotación administrada es un instrumento apto para evitar fluctuaciones pronunciadas de la paridad cambiaria que generen efectos negativos sobre la competitividad, los precios internos y la distribución del ingreso”, teniendo en cuenta que “la política cambiaria también propiciará la acumulación preventiva de reservas internacionales, sobre la base del ingreso genuino de divisas provenientes del sector externo”.

En tanto, para entender la orientación que se dará en materia de préstamos para familias y para la producción, el BCRA advirtió de que “la intermediación crediticia interna se encuentra también en niveles relativos muy bajos, debiéndose expandir para atender las necesidades de los hogares y la producción, con un sentido estratégico que permita atender no sólo el corto sino también el mediano y largo plazo”.

Finalmente, el documento indicó que “las políticas adoptadas hasta aquí permitirán ir definiendo un nuevo encuadre macroeconómico sustentado en la recuperación del mercado interno y el crecimiento de las exportaciones, induciendo aumentos en la inversión y la productividad, lo que permitirá conjugar la expansión de la demanda y el empleo con la transformación productiva necesaria para darle continuidad en el tiempo”.

MERCADO CAMBIARIO
La intervención oficial permitió mantener el dólar en $62,97

El dólar cerró ayer a $62,97 promedio para la venta al público, con una baja marginal de un centavo respecto del viernes, mientras que en el segmento mayorista la divisa avanzó ocho centavos y finalizó a $60,17.
El dato destacado de la jornada feque la demanda estuvo más activa y que el BCRA debió salir a abastecerla para mantener bajo control a la divisa.
Así, el dólar con el recargo de 30% -contemplando en el impuesto PAIS- culminó la rueda en un valor final de $81,90.
En tanto, en el mercado bursátil el dólar contado con liquidación (CCL) cuya operatoria cierra en coincidencia con el cierre de la bolsa, se vende a $84,38 (+1,3%) y el dólar MEP cotiza a $82,58 (+0,9%).
Según se conoció el volumen operado en el segmento de contado fue de US$399 millones y en el sector de futuros del Mercado Abierto Electrónico se registraron US$15 millones.
Por otro lado, en el Rofex se operaron US$104 millones, y los plazos más cortos concentraron más de 80% del volumen operado.
Enero y febrero se operaron a $60,49 y $62,68; con tasas de 48,53% y 47,58%, respectivamente.

MERCADO DE CAPITALES
Empresas recompran acciones propias por US$7,5 millones

Tres compañías que cotizan en la Bolsa porteña realizaron en las últimas dos semanas compras y anuncios de adquisiciones de acciones propias en el mercado de capitales por unos US$7,5 millones, según comunicaron a la Comisión Nacional de Valores (CNV).
Se trata de la petrolera Pampa Energía, la bursátil Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) y la energética Transportadora Gas del Sur (TGS), que desde mediados de enero se vienen moviendo en la adquisición de papeles propios.
Pampa compró el viernes pasado 112.000 ADR, certificados de depósito de acciones en la Bolsa de Nueva York, equivalentes a 2,8 millones de acciones de la compañía, a un valor de US$13,846 cada uno, lo que representó un desembolso de US$1.550.752.
Esta operación realizada por la petrolera se sumó a otras tres que hizo en los últimos 15 días, con lo cual totalizó la compra de 362.296 ADR, equivalentes a 9.057.400 acciones, por los cuales pagó US$5.062.686.]
Por su parte, TGS negoció el jueves pasado 132.000 ADR, correspondientes a 660.000 acciones de la firma, a un valor de US 6,37 cada uno, lo que significó una erogación de US$841.843,2.
En tanto, BYMA anunció que saldrá a adquirir acciones propias por hasta $100 millones, alrededor de US$1,6 millones al tipo de cambio actual, y ofertó un valor de compra de $ 280 por cada una.
La operación se realizará durante los próximos 60 días, con un límite de hasta 25% del volumen promedio de transacción diario.