Home  >   Economía   >   La deuda de Nación con Córdoba por obras ya llega a $8 mil millones

La deuda de Nación con Córdoba por obras ya llega a $8 mil millones

Es por compromisos asumidos por proyectos clave, como la Circunvalación y el puente del San Roque, entre otros. La Provincia asume que por ahora no cobrará y el pasivo se seguirá acrecentando. Buscan fondeo italiano para nuevas iniciativas

La deuda por obras viales que el Gobierno nacional tiene con la Provincia de Córdoba ya llega a ocho mil millones de pesos. El dato fue confirmado a Comercio y Justicia por el ministro de Obras Públicas y Financiamiento, Ricardo Sosa.
El tema volvió a la palestra luego de que ayer Sosa compartió una recorrida por las obras en el Aeropuerto Ambrosio Taravella, con el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich. El propio funcionario nacional fue quien se encargó de mencionar ese evento, en el marco de su exposición ayer al mediodía en Córdoba, invitado por la Bolsa de Comercio.
“Las obras de la Nación las hará la Nación; las de las provincias, las provincias y la de los municipios, los municipios”, dijo en una parte de su exposición Dietrich aunque sin hacer alusión específica a la situación con Córdoba.
En ese contexto, este medio consultó a Sosa sobre si en la recorrida por el Taravella le había planteado el tema de la deuda.
“No se habló de ese tema. Ellos lo conocen bien pero sabemos que hoy no están en condiciones de afrontarla. Es una acreencia que ya veremos como resolvemos”, señaló.
Y el pasivo seguirá creciendo. Es que oportunamente, las partes firmaron acuerdos específicos en los que la Nación asumía compromisos de cubrir parte del costo de numerosas obras. En rigor, son cuatro: la autovía Córdoba-Río Cuarto, el cierre de la avenida de Circunvalación, la conclusión del Camino de Altas Cumbres y la Variante Costa Azul con el puente sobre el San Roque, obra esta última que se inaugurará el lunes próximo. Sólo por ese proyecto, la deuda es de mil millones de pesos.

El pasivo se incrementará en la medida en que se completen los trabajos en marcha y, por cierto, se actualizará conforme la variación de costos que se revisa de manera periódica, en un contexto inflacionario y con un dólar creciente.
De todas formas, Sosa buscó restarle tensión al tema y insistió en que oportunamente se verá cómo se cubre ese monto.
La Provincia sabe que la Nación no atenderá ese frente en un contexto donde los fondos no sobran y buscan achicar el gasto para llegar a la meta del déficit primario cero.

Ritmo de obra
Por lo demás, Sosa dijo que por ahora se mantendrá el ritmo de obra con fondos provinciales se mantendrá y descartó que vaya a ralentizarse una vez que pasen las elecciones del 12 de mayo próximo.
Obviamente, Sosa no lo admitirá pero -a tenor del ajuste de la mayoría de los gastos por inflación o por el dólar- en el caso de parte de la obra pública, con una recaudación en baja, es difícil que se pueda seguir con un ritmo febril de trabajos públicos. De hecho, parte de los múltiples proyectos en marcha han bajado su curva de ejecución, priorizando las obras más emblemáticas.
Por ahora, los trabajos se vienen financiando con recursos propios derivados del ahorro corriente además de remanente de títulos emitidos oportunamente en el mercado externo y de crédito tomado con diferentes entidades financieras, entre ellas el Banco Mundial, fondos árabes, de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y del BBVA y Deutsche Bank.
A esos recursos, se sumaría en breve otra línea de financiamiento de un banco estatal italiano por medio de su rama de seguros. De hecho, el ministro Ricardo Sosa viajó días atrás a Italia para avanzar en esa gestión.

En todos los casos, son préstamos de largo plazo, con período de gracia en el pago y a una tasa accesible, a tenor de lo que eventualmente pagaría la Provincia por salir el mercado a buscar recursos. Las tasas serían prohibitivas en este contexto de la economía argentina.
Por ahora los pagos a los contratistas de obra se mantiene. La propia Cámara de la Construcción admite que en principio no hay demoras importantes.
Es que además de los fondos que derivan de los créditos mencionados y los vinculados al ahorro corriente, sigue activa la línea de crédito del Banco de Córdoba destinada a descontar certificados de proveedores y contratistas. Esa línea que originalmente era de 5 mil millones de pesos, se amplió a $8 mil millones, tal como anticipó tiempo atrás este medio. “Esa herramienta está plenamente activa y todavía tiene un remanente”, dijo Sosa.
De todas formas, los pagos al día no se dan en todos los distritos. De hecho, muchas empresas se quejan por el atraso que se viene verificando desde hace ya meses en diferentes jurisdicciones. El ajuste de costos que impacta en los contratos de obra pública, golpea a Nación, Provincia y Municipalidad de Córdoba por igual, complica a la hora de atender las erogaciones y no atrasarse en las obligaciones.