Home  >   Economía   >   Desde 2016, la actividad económica cayó interanualmente durante 24 meses

Desde 2016, la actividad económica cayó interanualmente durante 24 meses

Así lo indica un comparativo de las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), considerando casi la totalidad del período que duró la administración de Mauricio Macri

Teniendo en cuenta el último dato del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), que difundió ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) correspondiente a septiembre, y en comparación con las mediciones oficiales existentes desde enero de 2016, la economía argentina registró caídas interanuales en 24 de 45 meses de gestión de Mauricio Macri.
En total, los resultados negativos fueron para dos años enteros, contra 21 meses que -contabilizando las mediciones disponibles- presentaron desempeños positivos. Ello porque todavía no se conocen los datos correspondientes a octubre, noviembre y diciembre, que recién terminarán de difundirse en 2020.

Los peores meses para la actividad económica del país, siempre en la comparación interanual con iguales períodos del año anterior, fueron noviembre de 2018, con una retracción en relación al penúltimo mes de 2017 de 7,2%; diciembre del año pasado y marzo de este año con -7%, y junio de 2018, con un desplome de 6,8%.
En tanto, los mejores resultados para la economía se obtuvieron en febrero de 2018 con una variación positiva interanual de 5,3%; en octubre de 2017 con 5,2%; y en julio de 2017 con 4,9%.
El balance es válido si se tiene en cuenta que el EMAE mensual correspondiente a septiembre que difundió ayer el Indec será el último dato de este mandato presidencial que se conocerá antes de la asunción del nuevo presidente electo, Alberto Fernández, que se desarrollará el próximo 10 de diciembre.

Detalles
Mientras tanto, en el informe dado a conocer este martes, el organismo estadístico nacional precisó que la actividad económica cayó 2,1% en septiembre pasado respecto a igual mes de 2018, amortiguada por el desempeño del campo.
En tanto que el acumulado de los primeros nueve meses del año frente al mismo período del año anterior retrocedió 2,3%, detalló el organismo.
En la variación interanual por sector de actividad económica, la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, en conjunto, registraron en septiembre un crecimiento de 11,8% frente al mismo mes del año anterior. Se destaca que el campo, en su conjunto, mantuvo una tasa de crecimiento interanual positiva durante 14 meses consecutivos luego de superadas las pérdidas por sequía que se registraron en marzo, abril, mayo, junio y julio del año 2018.
A diferencia del campo, que tuvo un alza de dos dígitos, la mitad de los sectores de la actividad económica avanzaron en septiembre con un desempeño más moderado.
La explotación de minas y canteras creció 2,2%, continuando un período de seis meses consecutivos de suba, mientras que gas y agua tuvo un crecimiento de apenas 0,1% interanual.
Transporte y comunicaciones creció 0,2% interanual en septiembre; las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler mejoraron 1,5%, y la administración pública y defensa -incluyendo planes de seguridad social de afiliación obligatoria- subió 0,8%.

La enseñanza también tuvo una variación interanual positiva en septiembre último, de 0,9% y los servicios sociales y de salud mejoraron 0,3% interanual. Con relación a estos datos, el Indec aclaró que el efecto del campo en el promedio general se debe a que “la rama de actividad con mayor incidencia positiva en la variación interanual del EMAE en septiembre de 2019 es Agricultura, ganadería, caza y silvicultura”.
En tanto -en contraposición- “industria manufacturera; comercio mayorista, minorista y reparaciones e intermediación financiera son los sectores con mayor incidencia negativa”, se especificó. Sobre este punto, la pesca fue el sector de actividad económica que con una baja de 44,2% encabezó el grupo de los ocho rubros que terminaron septiembre e negativo
El resto fue industria manufacturera con una merma de 5,5%; construcción con una baja de 6,5%; comercio mayorista, minorista y reparaciones cayó 5,2%; hoteles y restaurantes se contrajo 1,1%; la intermediación financiera retrocedió 14,6%; otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales cedió 1,9% y, finalmente, los impuestos netos de subsidios perdieron 1,6% interanual respecto a septiembre de 2018.

Ferreres advierte: el ciclo recesivo de la industria continuará

La producción industrial cayó 2,3% en octubre respecto de igual mes del año pasado y acumula en lo que va del 2019 una baja de 4,5%, según el Índice de Producción Industrial (IPI) que difundió ayer la consultora Orlando Ferreres y Asociados.
Por su parte, “la medición desestacionalizada registró una suba mensual de 1,4%”, precisó el trabajo.”La caída de octubre contabiliza el vigésimo mes consecutivo en terreno negativo”, subrayó el informe. “Al igual que lo observado a lo largo del año, el sector alimenticio es prácticamente el único que muestra crecimiento, (10,8%) impulsado por la industria del crushing y en menor medida por la faena”, precisó el Centro de Estudios Económicos de la consultora. De acuerdo al IPI, en octubre sólo subieron en la medición interanual los rubros alimentos (10,8%) y textil (5,1%); mientras que a la baja finalizaron los otros diez sectores relevados. El sector de la industria plástica encabezó la caída de octubre con un retroceso interanual de 27,9%. Le siguieron: tabaco (-13,6%); bebidas (-8,8%); papel (-8,7%), minerales no metálicos (-7,9%); productos farmacéuticos (-7,6%); química (-6,7%); maquinaria y equipo (-5,3%); metálicas básicas (-3,3%) y refinerías (-1,8%). El Informe destacó que la industria automotriz, “está mostrando una desaceleración en su tasa de contracción, dejando atrás el peor momento del sector”.
“No esperamos un cambio en la tendencia actual de estancamiento de la actividad industrial”, indicó el trabajo con respecto a los próximos meses, y agregó que “aunque lo peor de la crisis ya transcurrió, entre la segunda mitad de 2018 y los primeros meses de 2019, no se ven indicios aún que nos permitan vislumbrar el fin del actual ciclo recesivo de la industria manufacturera”.