Home  >   Economía   >   Carne: en 2025, el país puede estar entre los cinco exportadores mundiales

Carne: en 2025, el país puede estar entre los cinco exportadores mundiales

Según los directivos de ABC, quienes estimaron que dentro de 14 años las ventas externas pueden alcanzar 1,5 millón de toneladas y sumar 7 mil millones de dólares.

Directivos del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC estimaron ayer que para 2025 las exportaciones alcanzarán 1,5 millón de toneladas, por unos 7.000 millones de dólares, lo que le permitirá al país volver a ubicarse entre los cinco principales exportadores mundiales de carne vacuna.

La estimación se realizó en el marco del seminario “Carne Argentina 2030, con la Ganadería Ganamos Todos”, organizado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en el cual se presentó el informe del Consorcio ABC sobre las perspectivas y desafíos de la industria frigorífica.

Según el trabajo, para 2025 se estima “un incremento de la faena de 29 por ciento llegando a las 16 millones de cabezas, y un aumento de 47 por ciento en la producción, proyectada en 4 millones de toneladas de carne”.

“En cuanto al consumo, se mantendría estable en 2,5 millones de toneladas, y se prevé que las exportaciones alcanzarán 1,5 millones de toneladas, lo que representa 7.000 millones de dólares”, afirmaron los directivos al resaltar que de esta manera, el país volvería a ubicarse entre los principales cinco exportadores del mundo.

Entre los condicionantes para alcanzar este crecimiento se planteó la necesidad de “mejorar la calidad del rodeo y aumentar el peso de la faena por animal”, así como “incrementar la oferta de novillos y la tasa de extracción de la faena”.

Además, indicaron que es necesario que se realicen inversiones en tecnologías “que garanticen una mayor productividad”.
Este conjunto de medidas permitirá facilitar el crecimiento del stock ganadero para llegar en 2025 a 58 millones de cabezas.

En este proceso de desarrollo se planteó como fundamental “el acceso a nuevos mercados y el crecimiento del consumo interno de otras carnes complementarias como el pollo, el cerdo y el pescado, para así lograr una dieta de proteínas animales más equilibrada, como ocurre en el resto del mundo”.