Home  >   Economía   >   Advierten de la importancia de combinar tasas positivas y mayor producción

Advierten de la importancia de combinar tasas positivas y mayor producción

Un informe de la consultora Ecolatina explicó las razones por las cuáles los argentinos no “confían en su moneda”, marcando un importante desafío para la próxima gestión presidencial

Un nuevo informe de la consultora Ecolatina advirtió del desafío que enfrentará la próxima gestión presidencial para lograr mantener tasas positivas pero aún así favorecer al sector productivo.
Esta tarea, según señalaron los especialistas, es una deuda histórica que no ha logrado saldarse desde hace al menos 30 años, lo cual tuvo como principal efecto la fuerte desconfianza que los argentinos tienen respecto de la moneda nacional.
“Es razonable que el peso no sea una moneda confiable para los argentinos. ¿Cuáles son los incentivos de los agentes económicos locales para demandar su propia moneda? Los bienes están nominados en pesos, pero la ‘demanda transaccional’ no es suficiente para darle valor a una moneda”, indicó el informe y agregó que “se necesita que esta pueda mantener su valor en el tiempo o por lo menos que la retribución por prestarla (la tasa de interés) sea mayor a su desvalorización (la inflación), es decir, que la tasa de interés real sea positiva”, a la vez que afirmó que “en el caso de Argentina, lo normal es que esto no suceda”.

Haciendo una revisión histórica, Ecolatina indicó que el país sólo logró sostener tasas positivas durante el período de la convertibilidad, aunque en ese mismo momento fue cuando se incubaron “problemas mucho más graves”. Mientras tanto, luego de la gran crisis de 2001, las tasas llegaron a registrar mínimos de -40%. “Aquel que puso un plazo fijo por $100 a comienzos de ese año y lo renovó mes a mes perdió 74% del valor real de su inversión”, precisó el comunicado enviado a la prensa el día de ayer.
Como consecuencia de todos estos vaivenes, dice el informe, “los agentes, habiendo sido decepcionados durante los últimos años, exigen tasas más altas para asegurarse que esta vez será diferente y que le ganarán a la inflación, más aún en un contexto de incertidumbre electoral como el actual”.
En este contexto, se alertó de que “el próximo gobierno deberá buscar un equilibrio que pocas veces se encontró en los últimos 30 años. Argentina necesita confiar en su moneda y para eso deberá generar incentivos”.

Además, se analizó de que “luego de décadas de desconfianza estos incentivos deberán ser significativos y es por esto que la tasa real debería ser claramente positiva, pero al mismo tiempo, no debería ahogar al entramado productivo en un contexto que posiblemente sea complejo. Es decir, no debería caer en la tasa real de 6,1% promedio de la convertibilidad, ni en el -7,2% del periodo 2003-2019”.
Finalmente, Ecolatina concluyó que “encontrar este equilibrio es tan necesario como complejo, especialmente para un país más acostumbrado a virar de extremo a extremo que a la sintonía fina”.

Efecto PASO
Mientras tanto, economistas y analistas de mercado esperan que en esta semana que inicia se mantenga la tendencia alcista en el dólar, como consecuencia de la cercanía de las elecciones PASO que tendrán lugar el próximo domingo y por las tensiones en la relación comercial entre los Estados Unidos y China. Además también impulsará el fortalecimiento de la divisa norteamericana la baja de tasas anunciada por parte de la FED.
“Esta semana habrá más presión sobre el tipo de cambio, lo hemos empezado a ver la semana pasada. Las encuestas de las elecciones circulan y puede aumentar la volatilidad”, dijo el analista financiero Christian Buteler y señaló que se registrará una mayor demanda mientras “la oferta se va a retraer esperando el resultado para poder liquidar lo que necesite y ahí veremos cómo funciona el Banco Central”.

En tanto, el economista Gustavo Neffa dijo que “la semana pasada hubo gran reversión de los mercados internacionales y hay 2 de los 3 drivers que juegan en contra a la toma de riesgo. Uno es la política de la FED en cuanto a las tasas y el otro la pelea comercial entre Estado Unidos y China”.
El director de Research for Traders explicó que “la pelea comercial entre Estados Unidos y China repercute en la baja de precios, la soja tuvo la peor semana en 3 meses y afectó al petróleo, cuando nosotros tenemos puesta la mira en Vaca Muerta. Una reducción del comercio internacional impacta sobre Argentina”. “Por más que tengamos mejoras en las encuestas en el Gobierno y tasas cada vez más bajas, los inversores se repliegan, vuelven al dólar, al bono norteamericano, hay una escalada de aversión al riesgo”, agregó.
Por su parte, Federico Furiase, economista director de la consultora EcoGo, analizó que “de acá a las PASO quizás veamos algún desarme de posiciones en pesos de fondos de afuera, alguna presión en el riesgo país y en el mercado de cambios”.