Home  >   Economía   >   Llaryora paga una letra de Mestre, procura fondos para sueldos y sondea la reacción del Suoem

Llaryora paga una letra de Mestre, procura fondos para sueldos y sondea la reacción del Suoem

EN ALERTA. El Suoem amenaza con accionar ante la Justicia contra la emergencia económica.

Deberá cancelar $184,3 millones del endeudamiento colocado por el ex intendente. En tanto, busca reunir los recursos para afrontar el pago de salarios. No descarta auxilio de Schiaretti.
En tanto, el gremio se declaró en estado de alerta y hoy por la mañana resuelve eventuales medidas

La Municipalidad de Córdoba deberá afrontar hoy el pago de 184,3 millones de pesos correspondientes a la Letra Serie XXXIV emitida el 30 de septiembre pasado por el entonces intendente Ramón Mestre, urgido por necesidades de caja en el marco de la crisis.
Será el primer vencimiento de peso que deba pagar el intendente Martin Llaryora en materia de deuda. El monto se torna determinante en un contexto en el que, además de los sueldos, debió pagar el medio aguinaldo.
Justamente, por estas horas, el jefe comunal y su equipo procuran reunir los recursos para poder afrontar el pago de los salarios, en medio de un relación tensa con el gremio del Suoem, que el viernes pasado se declaró en estado de alerta, previo a la sanción exprés del paquete de proyectos económicos que en la tarde del jueves envió el Ejecutivo al Concejo Deliberante, en particular la Ordenanza que dispone la Emergencia Económica, Financiera, Administrativa y Social.
En ese marco, en un comunicado, el Suoem consideró que la norma “viola los derechos laborales y remunerativos de las trabajadoras y trabajadores municipales”.
El sindicato alerto sobre que “procederá a interponer acciones de amparo e inconstitucionalidad en la Justicia Ordinaria de Córdoba y, de ser necesario, se solicitará la habilitación de la feria”.
El Suoem convocó para hoy a una reunión extraordinaria del Cuerpo General de Delegados. El encuentro será desde las 8,30 en la sede gremial.
Desde la entidad están convencidos que una norma que busca avalar los pagos “en negro” no pasará por la Justicia.
En forma paralela, aguardará hasta el cuarto día hábil de enero para cobrar los haberes de diciembre aunque con una particularidad. La ordenanza votada oportunamente durante la
gestión Mestre, dejó en claro que los dos últimos meses de vigencia de esa norma, la cláusula gatillo sería mensual y no bimestral como hasta ahora.
En definitiva, cobrarán con una suba promedio de 4,3 por ciento de aumento. El dato exacto corresponde al combo de mediciones que se toman en cuenta para fijar ese porcentaje que incluye la inflación de Córdoba, Santa Fe, San Luis, CABA e Indec.
En tanto, con los sueldos de enero, a cobrar los primeros días de febrero, también deberían percibir una suba, en este caso vinculada con la suba de precios de diciembre, dato que -porcierto- aún no se conoce.
El gremio teme que la emergencia votada el viernes por el Concejo Deliberante, sea utilizada por Llaryora para desconocer la aplicación del gatillo inflacionario sobre los sueldos. Si eso
ocurriera, el conflicto sería inevitable, admitieron anoche a Comercio y Jus-
ticia fuentes del Suoem.

Letras al por mayor
En cuanto a la letra que deberá pagar hoy la comuna, 160 millones corresponden al capital de la herramienta y otros 24,35 millones de pesos a los intereses devengados desde su emisión, el 30 de septiembre pasado.
El jueves, en diálogo con Comercio y Justicia, el secretario de Economía, Guillermo Acosta, anticipó que la estrategia financiera del municipio será apostar fuerte a ese tipo de colocaciones de corto plazo para financiarse en el mercado.
Por lo pronto, en febrero, la comuna deberá pagar otra de las letras emitidas por Mestre.
“Vamos a acelerar los trámites ante el Gobierno nacional para que nos autoricen a emitir”, dijo Acosta.
La baja de tasas que comenzó ya desde los últimos dos meses a convalidar el Banco Central y que incluso la semana pasada volvió a reducir hasta ubicarlas en 55 por ciento anual para las Leliq a siete días, alienta una baja progresiva del costo del dinero que también se traduciría en una disminución de la tasa Badlar, referencia a la hora de colocaciones de Letras de corto plazo.
De esta forma, el equipo económico del municipio supone que las futuras emisiones serán a tasas sensiblemente menores de las pagadas por Mestre e incluso de la que deberá cancelarse hoy. Paralelamente, Acosta defendió la posibilidad de que las Letras sean tomadas por el propio municipio a través de alguno de los fondos específicos ya constituidos como el Fondo de Reparación Urbanística (FORU) o el Fondo de Saneamiento de la Infraestructura Sanitaria y Cloacal (Fosac), tal como ya lo hizo Mestre en la última colocación.
“Tomar recursos intraestado es una forma de lograr un rendimiento seguro para esos fondos y también una tasa menor a la de mercado para el financiamiento del municipio”, justificó Acosta.
Asimismo, el funcionario no descartó también procurar recursos a través de la emisión de herramientas de mediano y largo plazo como algún titulo en dólares.
“Está claro que hoy no es el momento para salir con una estrategia de ese tipo”, admitió. En la misma línea, los objetivos de financiamiento incluyen la posibilidad de obtener algún crédito de organismos multilaterales, aunque en ese caso deberían ser en el marco de un préstamo global a Argentina. Para eso, la Municipalidad de Córdoba debería nominar los eventuales proyectos a financiar y luego esperar que sean aprobados y que el cupo alcance para lograr esos fondos.
En cualquier caso una estrategia de mediano plazo que hoy está lejos de las urgencias diarias que tiene el intendente.
La necesidad de fondos frescos para atender los pagos pendientes será atendida en parte por el plan de pagos que la comuna anunció para los sectores medios y bajos de la tasa Inmobiliaria y también con los ingresos por pago de cuota única del propio Inmobiliario y Automotor que comenzarán a operar en febrero. Para lograr sumar el mayor caudal posible de recursospor esa vía, habrá incentivos de hasta 30 por ciento para los que ademas sean contribuyentes cumplidores. Obviamente, con un aumento de 48,7 por ciento promedio en la tasa de Inmuebles como la que se aprobó el viernes con la nueva tarifaria, se espera una buena recaudación para comenzar el año con cierta liquidez.
Por lo demás, si los fondos no alcanzan en lo inmediato para el pago de sueldos, la comuna volvería a recurrir al Gobierno provincial para obtener un adelanto de coparticipación, tal como ya ocurriera días atrás para poder pagar el refrigerio a los agentes municipales. En ese momento fueron
90 millones de pesos.