Córdoba aprobó la herramienta de la oralidad en el fuero Civil y Comercial

La norma entrará en vigencia en febrero. Se busca reducir los tiempos procesales y mejorar la calidad de las sentencias con la inmediatez. La norma tuvo gran apoyo. 

Con el apoyo de todos los bloques y la abstención de la izquierda, la Legislatura de Córdoba aprobó el 7 de junio el proyecto de ley que busca introducir la herramienta de la oralidad en el fuero Civil y Comercial.
La iniciativa fue la segunda que se sancionó en la Unicameral, de un total de seis proyectos que fueron enviados por el gobernador Juan Schiaretti, con el objetivo de introducir mejoras que agilicen los procesos judiciales.

La normativa entrará en vigencia en febrero próximo. En una primera etapa, la oralidad se reducirá a una decena de juzgados de la ciudad de Córdoba del fuero Civil y Comercial; y a la ciudad de Río Cuarto, en el juzgado que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) disponga oportunamente. La norma prevé que este procedimiento incluirá sólo las demandas de daños y perjuicios por montos que sean inferiores a $160 mil. Asimismo, se podrá aplicar para aquellos juicios en los que las partes -de común acuerdo- o a propuesta del juez, soliciten su adhesión. Este aspecto fue uno de los puntos que se agregó a la iniciativa original con el objeto de ampliar las controversias susceptibles de ser sometidas a un proceso oral.

Se calcula que no serán menos de 2.600 al año, los expedientes que se tratarán bajo esta modalidad que permitirá reducir de cuatro años a un año y medio los litigios de este tipo.
Con esta iniciativa, Córdoba busca sumarse a otras provincias que ya introdujeron la oralidad civil.

Beneficios
La oralidad materializa el principio de inmediación del juez, lo que implica que éste tenga un contacto directo con las partes y con el conflicto, lo que eleva la calidad de sus decisiones.
Disminuye el espacio para la “chicana judicial”. Todas las decisiones del juez se cuestionan y se resuelven en las mismas audiencias.
Hace posible la concentración procesal, lo que contribuye a la celeridad del proceso.