El oficialismo convirtió en ley el denominado “impuesto a la riqueza”

El proyecto fue aprobado con 42 votos a favor y 26 en contra, tras un debate de cinco horas en el que el oficialismo defendió el carácter excepcional del tributo y el objetivo de atender problemas económicos y sociales derivados de la pandemia, en tanto que la oposición sostuvo que «atenta contra la inversión” y que será judicializado.

El llamado «impuesto a la riqueza», impulsado por el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y su colega Carlos Heller, establece un aporte por única vez que deberán pagar unas 11.855 personas según la última estimación de la AFIP.

En el inicio del debate, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el cordobés Carlos Caserio (Frente de Todos) señaló que la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) determinó que se recaudaría unos $420 mil millones, según las estimaciones.

Según Caserio, lo recaudado se destinará en 20% a la asistencia sanitaria, otro 20% para subsidios a las pymes, 20% para las becas Progresar, 15% para los barrios populares y 25% para desarrollo de gas natural.

En su momento, el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, sostuvo sobre el proyecto del oficialismo: «Busca compensar a los propios con un relato, que es ‘vamos por los sectores privilegiados’ pero que saben que va a terminar en la nada, con demandas judiciales de por medio”. Varios de sus compañeros de bloque insistieron en este punto al señalar que se daba una doble imposición con el Impuesto a los Bienes Personales, al tiempo que insistieron que el nuevo tributo desalienta futuros capitales.

El proyecto convertido en ley establece que la alícuota a pagar será de entre dos y 3,5 por ciento, con un diferencial para los bienes declarados en el exterior, que consiste en que sus propietarios queden exentos del impuesto si deciden repatriar 30% de esas tenencias.

Vale destacar que el proyecto se comenzó a debatir en la Cámara de Senadores el día anterior, jueves 4 de diciembre, fecha en la que Caserio afirmó que generaría un “gran impulso económico en Argentina”.

“Es un aporte único que se decide pedir en una situación excepcional y el país está saliendo de esta pandemia como se salió de algunas guerras mundiales, con miles de muertos y las economías suficientemente desgastadas”, agregó en ese momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *