Con una ley buscan evitar prácticas especulativas en tierras incendiadas

En los primeros días de diciembre, el Senado de la Nación Argentina aprobó por 41 votos a favor y 28 en contra el proyecto de ley que protege los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales y prohíbe la venta de terrenos incendiados en plazos que van de 30 a 60 años, para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios.

La iniciativa fue impulsada por el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner y recibió el rechazo del interbloque de la oposición de Juntos por el Cambio por considerar que afecta a los productores agropecuarios.

Asimismo, se incorporó un artículo que sostiene: “En caso de incendios, sean estos provocados o accidentales, que quemen vegetación viva o muerta, en zonas agrícolas, praderas, pastizales, matorrales y en áreas donde las estructuras edilicias se entremezclan con la vegetación fuera del ambiente estrictamente urbano o estructural, se prohíbe, por el término de 30 años, cambiar el uso de esas zonas para emprendimientos inmobiliarios o cualquier actividad agrícola que sea distinta al empleo y destino que la superficie tuviera como habitual al momento del incendio”.

Coincidentemente, en la misma fecha, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Provincia de Córdoba homologó la segunda declaración de desastre agropecuario por incendios que realizó el Gobierno de Córdoba semanas atrás.

La primera declaración de desastre se realizó a fines de agosto de 2020 y en este segundo documento provincial se incluyeron zonas del norte del departamento Punilla y del departamento Cruz del Eje, también superficies de las Sierras del Sur cercanas a localidades como Las Albahacas y Alpa Corral, y zonas del Valle de Paravachasca, como Falda del Carmen y Bosque Alegre, entre otras, para productores agrícolas, ganaderos, forestales, apícolas y frutihortícolas.

La Provincia informó que los productores que se encuentren dentro de las zonas definidas y que en su declaración jurada detallan afectación, se les extenderá, como es habitual, la constancia de daños. El principal alcance del desastre agropecuario en la provincia fue la exención en el pago del impuesto Inmobiliario Rural.

La emergencia agropecuaria se extenderá hasta el 31 de agosto de 2021, al tratarse en casi todos los casos de productores que se dedican a la ganadería, con la existencia de pequeños rodeos caprinos y bovinos.

El hecho de que se haya homologado el decreto provincial permite a los productores agropecuarios incluidos en estas zonas acogerse a los beneficios de la ley nacional, como la postergación o exención de pago de impuestos, acceso a líneas de crédito y diferimiento en el pago de créditos en curso, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *