La producción gana plataformas de exportación en Deheza y en Córdoba

Servicios integrales e infraestructura para sacar la producción local. A pesar de la crisis, agrupamientos empresariales invierten para asegurar más envíos, más rápidos y eficientes. La provincia logra un upgrade en internacionalización gracias a la iniciativa privada. Por Javier De Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

Aunque es general y atraviesa una gran variedad de actividades, la crisis que se instaló en la economía argentina no impide el desarrollo de proyectos empresariales que, vinculados con la dinámica de la exportación o del comercio integral en ambos sentidos, buscan potenciar las oportunidades de desarrollo que ofrecen las economías regionales asentadas en Córdoba y las regiones productivas cercanas a su centro de actividades.

Es el caso de dos iniciativas que están en marcha y no detienen ese crecimiento por más pesimismo que se instale entre los gurúes económicos nacionales. Por un lado, la zona aduanera primaria de General Deheza, con su polo logístico, y por otro, la nueva terminal portuaria interior de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba (Cacec), que inaugurará antes de fin de año en su Centro Integral de Servicios para el Comercio Internacional.
La primera se asienta en el Parque Industrial de Deheza que, con dos décadas de consolidación, incorporó hace seis años un hub de cargas con plataforma logística integrada en Villa María, que tiene autorización como Depósito Fiscal y zona primaria aduanera. Incluso junto a él se instaló una planta de legumbres y specialities que permite a los productores maniseros y otros, analizar su producción, etiquetarla, embolsarla y despacharla directamente a exportación.

De este modo, el Depósito Fiscal, la plataforma logística multimodal integrada, la planta de manejo de productos a granel y los servicios integrales de profesionales del comercio exterior hacen de hecho a esta plataforma montada por Grupo Global, un conjunto de empresas de la zona, como una terminal portuaria interior del país, que abarca toda la región sur de la provincia de Córdoba y gran parte de la provincia de La Pampa. La otra iniciativa es una apuesta de larga data de la Cacec.

La falta de espacios aptos para la radicación de nuevas inversiones, junto a la necesidad de facilitar la relocalización de empresas -hoy asentadas en zonas urbanizadas- motivó a esta entidad empresarial a generar una doble iniciativa, que traerá importantes beneficios a las empresas locales: creó su propio Parque Industrial, en un predio de 40 hectáreas al sur de la capital provincial, en Ferreyra, y además decidió construir allí un Centro Integral de Servicios para el Comercio Internacional, todo con una inversión (propia) de 250 millones de pesos.
Una vez que se inaugure -en el próximo diciembre, probablemente-, será otra terminal portuaria interior para Córdoba y provincias vecinas, pensada y programada para convertirse en muy poco tiempo en un importante hub que movilizará cargas de empresas cordobesas por más de 15 mil toneladas anuales, más las que lleguen desde otras provincias.

A efectos prácticos y para las empresas que lo utilicen, el Centro Integral de Servicios de Cacec será otro puerto en el corazón de Argentina, con Depósito Fiscal, playa de contenedores, oficinas de las navieras internacionales, parque de unidades de transporte, plataforma para carga a granel y aduana propia.
Este proyecto está avanzado a 95% de la obra. El Parque Industrial ya está vendido casi en su totalidad y la infraestructura que lo compone se está ejecutando a pleno ritmo.
Algunas de las principales empresas cordobesas tienen su lote y avanzan en los pasos previos a la edificación de futuras plantas. En tanto, el Centro Integral de Servicios suma cada semana un punto de porcentaje final de obra y para fin de año puede estar listo y en condiciones de inaugurarse.

Se trata de un viejo sueño de empresas cordobesas que está a punto de hacerse realidad. “Córdoba es potencia. Córdoba lo necesita. Pero hasta ahora ni siquiera tenía un depósito de contenedores. Una empresa que necesitaba un contendor debía pedirlo a Buenos Aires, tardaba una semana y además debía correr con los costos del flete y la operación. Ahora eso se terminó. Tiene el contenedor acá, lo carga y lo despacha a puerto. Así de simple”, afirmó a Comercio y Justicia Gonzalo Mórtola, interventor de la Administración General de Puertos, entidad que, junto a la Aduana nacional, son parte esencial para el funcionamiento del nuevo Centro.
Y como corresponde a todo hub o nodo de cargas, estará conectado a través de un acceso directo a la avenida de Circunvalación, a las plataformas ferroviarias y viales de carga que permiten llevar contenedores en bitrenes hasta las bodegas de los barcos anclados en los puertos, ya sea de Buenos Aires o Zárate-Campana.

De este modo, la nueva terminal portuaria interior cordobesa facilitará trámites, agilizará tiempos, garantizará el manejo de carga, abaratará costos y asegurará el movimiento de importación y exportación que hoy está lejos, es burocrático, costoso, riesgoso y lento. De hecho, en sólo un año, las autoridades de Cacec prevén duplicar el manejo de cargas que tienen hoy en su depósito fiscal, llevándolo a 15 mil toneladas anuales.

Con la competitividad de Brasil
Tanto el nuevo Centro Integral de Servicios para el Comercio Internacional de Cacec, como el Depósito Fiscal integrado a planta de consolidación de envíos de granos en General Deheza, entroncan con un conjunto de medidas que viene promoviendo la administración nacional para eficientizar y abaratar las operaciones de comercio exterior.
Una de las demandas históricas del sector exportador son los altos costos logísticos y la poca previsibilidad que brindaba el puerto de Buenos Aires. “Gracias a las distintas medidas adoptadas desde el año 2016, este año Puerto Buenos Aires ha tenido un incremento de 21,3% de la capacidad de carga total respecto al mismo período del año anterior”, precisó el titular de la Administración General de Puertos (AGP), Gonzalo Mórtola.

En total, el conjunto de medidas adoptadas ha logrado hasta ahora bajar en 400 dólares el costo por contenedor ingresado o despachado desde el puerto nacional. “Con esa rebaja de costos, que encerraba cada uno una mafia y una pérdida de tiempo inaceptable para las empresas, hemos logrado la misma competitividad del puerto brasileño de Santos, el más grande de la región sudamericana”, asegura el funcionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *