Home  >   Destinos   >   Canotaje y palmares

Canotaje y palmares

A REMO. La excursión guiada a bordo de canoas a lo argo del arroyo El Palmar es una experiencia inolvidable que permite un contacto único con el entorno selvático y su paso por el Parque Naconal El Palmar.

A REMO. La excursión guiada a bordo de canoas a lo argo del arroyo El Palmar es una experiencia inolvidable que permite un contacto único con el entorno selvático y su paso por el Parque Naconal El Palmar.

La Aurora del Palmar, el área que protege parte del arroyo del Palmar, se encuentra situada frente al parque nacional del mismo nombre. Además de poseer un escenario natural sorprendente, ofrece un circuito a remo que se sumerge en el corazón del paisaje

En las cercanías de la ciudad de Colón, provincia de Entre Ríos, se encuentra La Aurora del Palmar, uno de los refugios de la Fundación Vida Silvestre que alberga las palmeras de yatay y su ecosistema.
Esta reserva natural, debido a su  importancia ecológica y a la diversidad de su fauna autóctona, conforma un escenario singular que invita a ser recorrido de diversas maneras.
Entre las más recomendadas se destaca la posibilidad de emprender una travesía naútica remando a lo largo del arroyo El Palmar a bordo de canoas y así poder explorar los reductos protegidos que resguarda este enclave natural.
Esta práctica ecoturística, que conforma una actividad icónica de esta parte de esa provincia, es una de las tantas que le otorga a la región el sello de turismo responsable.
“Navegar a remo por las aguas del arroyo despierta un mix de sensaciones. Es entrar en contacto con la naturaleza para generar un estado de equilibro, donde es posible descubrir los sonidos del silencio, percibir como las aves se comunican con sus cantos y los diversos matices de verdes de la vegetación que se reflejan en el agua, al tiempo que los aromas selváticos perfuman el aire para enamorar el alma”, dijo uno de los viajeros de la zona.
Una clara descripción de cómo las canoas permiten descubrir estos ecosistemas desde una perspectiva diferente: el agasajo panorámico de un arroyo.

Área protegida
La Aurora del Palmar, que protege parte del arroyo del Palmar, se encuentra situada frente al Parque Nacional El Palmar, compartiendo sus características naturales y topográficas. Tiene un total de 1.500 hectáreas de las cuales 200 son de palmeras yatay El resto está constituido por selvas en galería, pastizales naturales, bosques xerófilos, importantes superficies de pajonales, lagunas temporarias y una extensa avifauna.
Desde 1998, este sitio conforma uno de los refugios de la Fundación Vida Silvestre Argentina. En el año 2001 fue declarada Reserva Provincial de uso Múltiple por la Provincia de Entre Ríos.
Los cursos de agua son considerados corredores de biodiversidad, siendo el mencionado El Palmar, de 24 kilómetros de extensión, muy importante para esta región.
Por otro lado, esta reserva protege la cuenca superior de este arroyo que nace allí y recorre 12 kilómetros en este marco, mientras el resto se extiende dentro del Parque Nacional El Palmar. En esto radica la importancia de La Aurora, ya que conforma el único reducto de palmeras de yatay fuera del parque nacional.
El arroyo es parte integrante del sitio Ramsar “Palmar Yatay”, que protege zona de humedales de importancia internacional y que involucra toda la cuenca del arroyo El Palmar, incluyendo La Aurora, el parque nacional y algunas islas del río Uruguay.

Travesía por la selva
Hasta llegar a la zona del embarcadero del arroyo es necesario transitar tres kilómetros por la reserva, una hermosa travesía por los caminos de tierra rojiza flanqueados por la palmera yatay, una de las especies de palmeras más australes del mundo, que llegan a tener hasta 400 años de edad. Estas especies, junto a los pastizales típicos de la zona, le dan refugio a la fauna autóctona como el zorro gris, mulitas, tatúes negros y hurones, entre otros.
Casi al final del recorrido, que se realiza en vehículos de doble tracción, el paisaje cambia abruptamente y los palmares se convierten en una zona selvática, donde la temperatura baja, la humedad aumenta, la vegetación cubre y sombrea los senderos como si fueran olas de un mar verde e intenso, y se aprecia una  galería típica de la Mesopotamia argentina.
El aire fresco producido por la vegetación tupida acompaña el recorrido a pie de 300 metros por senderos, pasarelas y puentes, hasta llegar a la playita donde se encuentran las canoas.
La breve explicación técnica sobre su uso, a cargo de un guía especializado, resalta que no es necesario poseer conocimientos previos y que la excursión es apta para todas las edades.
Así comienza el viaje entre los túneles formados por la selva, que en ocasiones abraza al arroyo como queriendo crear un puente entre una costa y la  otra.

Mientras el guía detalla las especies vegetales que se ven en el recorrido  -como ubajay, ceibo, mataojos, espina de corona, vira-vira y helechos, entre otros-, llama la atención el guayabo colorado, un árbol característico, rojo y de corteza muy fría, por su similitud con el arrayán patagónico, por lo que recibe el nombre de arrayán del norte. Una de las particularidades que tiene el guayabo es que de él nace la oruga que le da origen a la Mariposa Argentina, inconfundible por su color celeste.
Mientras el arroyo genera meandros y playas de arena, durante la excursión es posible visualizar rastros de la fauna, algunos de hábitos nocturnos, como los lobitos de río, carpinchos, gatos monteses y hasta el Martín Pescador, entre otros.
La interpretación del ecosistema, de su flora y fauna, a partir de los sentidos, es posible lograrla con el acompañamiento del guía, personas especializadas que se capacitan constantemente, no sólo para brindar un servicio de calidad sino para trasmitir el mensaje de conservación de los recursos.
El objetivo es disfrutar de la naturaleza y al mismo tiempo sentir la protección ambiental como responsabilidad propia.
Finalmente, antes de emprender el regreso al área de servicios, el guía propone  hacer un minuto de silencio para rememorar la experiencia vivida, y además poder afianzar el aprendizaje de la conservación de las palmeras de Yatay, la selva en galería, los pajonales de inundación, los pastizales de lomada y las hermosas playas de arena blanca.
Una síntesis de una experiencia inolvidable.

- Cómo llegar
La distancia entre Córdoba y Colón es de aproximadamente 700 kilómetros. Desde allí se accede al Parque Nacional El Palmar y al arroyo que lleva el mismo nombre, ubicado a unos 50 kilómetros de allí.
- Dónde dormir
La ciudad de Colón cuenta con diversas opciones de alojamiento como hoteles, hosterías, cabañas, compejos rurales, bungalows y casas para alquilar.
- Qué hacer
-Excursión en canoa por el arroyo El Palmar.

- Más info. Dirección de Turismo de Colón
+54 3447 423000 / 421233  info@colonturimo.tur.ar www.colonturismo.tur.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>