Home  >   Laboral   >   La persona jurídica en el Código Civil y Comercial

La persona jurídica en el Código Civil y Comercial

CCC Cristina ilustracion

A partir del artículo 141 de la nueva compilación legal, reglada por la comisión creada por el decreto 191/11, se desarrolla una parte general sobre la persona jurídica, estableciéndose los ejes y directrices fundamentales.

Francisco Junyent BasPor Francisco Junyent Bas (*) - Exclusivo para Factor

I. Introducción
La reformulación del Código Único articula una teoría general de la persona jurídica, admitiendo la fuerza jurígena de la voluntad de los integrantes para crear un ente con personalidad, salvo supuestos especiales que requieran autorización. En esta línea, reconoce que la persona jurídica privada comienza desde su constitución y no necesita autorización legal para funcionar, como así también que tiene una personalidad distinta de la de sus miembros. Ahora bien, un aspecto central es la incorporación de la denominada “inoponibilidad de la persona jurídica” en caso de uso desviado del ente o que sea una alternativa para violar la ley, el orden público, la buena fe, o para frustrar derechos de terceros. En estos casos, se habilita justamente la imputación directa a los socios, asociados, miembros o controlantes directos o indirectos, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados. La textura de la norma es mucho más abierta que la del art. 54 ter de la Ley de Sociedades (LS), ya que no se refiere al “mero recurso” sino que comprende todas las formas asociativas e incorpora también tanto al controlante directo como al indirecto. De todas formas, también se reeditará el debate en torno a que si éste tipo de conducta implica “desviar la causa fin” del contrato o acuerdo que dio nacimiento a la persona jurídica, o basta la violación de los derechos de terceros, mediante las conductas tipificadas, para imputar directamente la responsabilidad. Este debate ha sido respondido con un criterio amplio en materia laboral y habrá que ver cómo se interpreta ahora que pasa a ser un principio general en materia de persona jurídica.

En este sentido, los autores del Código Civil y Comercial expresan que la personalidad jurídica es conferida por el legislador como un recurso técnico según variables circunstancias de conveniencia o necesidad que inspiran la política legislativa, y por consiguiente, otras normas legales que pueden crear figuras que amplíen el catálogo de las existentes.

En esta línea, aclaran que -tratándose de la formulación de un Código de Derecho Privado- podría prescindirse de las referencias a las personas jurídicas públicas y -no obstante ello, respetando la tradición del código velezano- han realizado una enumeración de este tipo de sujetos de derecho.

En consecuencia, sostienen que el aspecto nuclear de la regulación se dirige a establecer el perfil de las personas jurídicas privadas reconociendo la fuerza jurígena de la voluntad para constituirlas dentro del marco de las formas admitidas, de manera tal, que la personalidad jurídica nace con el acuerdo de voluntades.

En este sentido, el artículo 141 puntualiza que son personas jurídicas “todos los entes a los cuales el ordenamiento jurídico les concede aptitud para contraer derechos y contraer obligaciones para el cumplimiento de su objeto y los fines de su creación”.

II. La noción de persona jurídica
La persona es una especial categoría jurídica que implica la atribución de capacidad jurídica al titular, con aptitud o facultad de ejercerlo, ya se trate de una persona física y/o colectiva.

Dicho de otro modo, la personalidad jurídica es la síntesis de las funciones jurídicas imputadas por la norma, no a los hombres que la realizan sino a un sujeto “ideal” construido, fingido, consistente en ese común ideal de imputación.
Kelsen (1) señaló la naturaleza auxiliar del concepto de “persona jurídica”, ya que en el mundo de la realidad no existen otros sujetos de derecho que no sean hombres, por lo que, cuando se dice que la sociedad, como persona jurídica tiene deberes y derechos es porque el orden jurídico los impone o confiere a éstos.

En una palabra, la persona jurídica es un centro de imputación diferenciado de derechos y obligaciones (2) .

El autor citado señala que el concepto de persona jurídica no tiene correspondencia en el mundo de la realidad y que se trata de lo que, de acuerdo con el lenguaje de la filosofía analítica, se denomina un símbolo incompleto, esto es una entidad constatable sólo en la escena jurídica.

En sentido análogo, Ascarelli (3) ha enseñado que “la personalidad jurídica no presupone una determinada realidad subjetiva, sino que constituye una hipótesis técnica de una normativa que siempre corresponde a relaciones entre hombres y actos de éstos, por lo que no encuentra correspondencia en un dato prenormativo”.

Así, la personalidad no es una ficción ni un concepto artificial sino una realidad que existe en la vida social.

La realidad de los entes colectivos consiste en complejos de relaciones interhumanas que tienen un fin autónomo y su propio patrimonio y que, por ende, el derecho les otorga personalidad.

Como enseña Ferrara (4) el poder que deriva de la regla de derecho debe necesariamente remontarse a un ente y a un titular a quien compete. La abstracción no es una ficción, puesto que la ficción se apoya en una invención; la abstracción es un hecho; detrás de la ficción no existe nada real, en tanto que lo real es base de la abstracción, si bien contemplado de modo diverso de como es.

Con toda claridad Ferrara (5) señala que el legislador encuentra la personalidad en la realidad social, la modela y la plasma como ente único, dándole una propia individualidad jurídica.

La persona jurídica no es un instrumento técnico de laboratorio jurídico, el legislador ha encontrado esta forma rudimentaria en la vida y no ha hecho más que seguir la norma de la concepción social.

III. La fuerza jurígena y la autonomía de la voluntad
En esta inteligencia, el artículo 142 del Código establece que la existencia de la persona jurídica comienza desde su constitución y no necesita autorización legal para funcionar, salvo situaciones especiales, dotando de fuerza jurígena al acuerdo de voluntades.

En esta línea, los autores del Código ponen de relieve la trascendencia de la prerrogativa de crear sujetos y separar patrimonios dada a los particulares que justifica diseñar un control con suficiente amplitud.

Así, se establece con toda claridad que la persona jurídica se diferencia de la de sus miembros, que no responden por las obligaciones de aquéllas, excepto en los supuestos que expresamente se prevén en este título y lo que disponga la ley especial, de conformidad con el artículo 143.

IV. Una norma central: la inoponibilidad de la personalidad
IV. 1. La desestimación de la persona jurídica en los casos de desvío de su finalidad.
En esta inteligencia, el artículo 144 dispone: “La actuación que esté destinada a la consecución de fines ajenos a la persona jurídica, constituya un recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe o para frustrar derechos de cualquier persona, se imputa a quienes a título de socios, asociados, miembros o controlantes directos o indirectos, la hicieron posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados. Lo dispuesto se aplica sin afectar los derechos de los terceros de buena fe y sin perjuicio de las responsabilidades personales de que puedan ser pasibles los participantes en los hechos por los perjuicios causados”.

La teoría de la desestimación tiene su correlato en el derecho norteamericano con lo que se denominó el disregard of legal entity, construcción jurisprudencial que significaba dejar de lado la personalidad jurídica de la corporations, únicas sociedades con división patrimonial y limitación de responsabilidad.

En una palabra, en el derecho norteamericano no se admitía la existencia de persona jurídica con los atributos que se les debe reconocer a éstas en orden a la impermeabilidad patrimonial si fue creada, o posteriormente utilizada para un fin ilícito o no querido por la ley. De este modo, cuando se constataba el fraude a la ley se desestimaba la personalidad, es decir, la división patrimonial entre el ente y los socios.

En el derecho patrio, los supuestos de desestimación fueron anteriores a la fecha de redacción del actual art. 54, párrafo tercero, de la Ley de Sociedades y se fundaron alrededor del art. 2 de la ley 19550, que reconoce el medio técnico para realizar el fin lícito propuesto por los socios.

Dos fallos señeros en la materia fueron las causas Swift (6) y Parke Davis (7) que luego fueron seguidos por los más diversos tribunales del país.

Los supuestos de desestimación se fundaron en los principios de la simulación ilícita y el abuso del derecho en tanto y en cuanto -al estar viciada la causa final del negocio societario- debía “descorrerse el velo de la personalidad”, dando primacía a la realidad subyacente detrás de la personalidad societaria.

De tal modo, el Código reconoce que este instituto tuvo su origen en la ley de Sociedades Comerciales y que debe hacérselo extensivo a cualquier persona jurídica privada, ya que el abuso en su constitución y la desvirtuación de su finalidad, tanto genérica como a la posterior dinámica funcional, constituyen manifestaciones de una utilización desviada del recurso de la personalidad, susceptibles de producirse en cualquier clase de persona jurídica, lo cual fundamenta la provisión del instituto en un sistema general.

IV. 2. Los presupuestos de la desestimación
De la lectura del texto referenciado supra, se sigue que los recaudos para la desestimación de la personalidad son los siguientes:

a) que la actuación de la persona esté destinada a la consecución de fines ajenos para los cuales fue constituida;

b) que constituya un recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe;

c) que constituya también un recurso para frustrar derechos de cualquier persona.

Así, la norma permite imputar directamente a quienes a título de socios, asociados, miembros, o controlantes directos o indirectos, incurrieron en la conducta reprochable.

También puntualiza que responderán solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados.

La lectura del precepto demuestra que, aunque la figura es muy similar al art. 54 ter de laley 19550, resulta más amplia pues no solamente alcanza a todo tipo de ente personalizado, sino que también elimina la exigencia de que sea un “mero recurso”, por lo que puede afirmarse que la nueva formulación alcanza a aquellas situaciones en las que se configuran las conductas reprochables, aun cuando exista una actividad real.

En una palabra, una persona jurídica puede cumplir con su objeto, y sin embargo, si además, persigue fines extrasocietarios o constituye un recurso para violar la ley o frustrar derechos de terceros, resultará alcanzada por la nueva norma.

V. El debate en materia societaria aplicable a la teoría general. 
V. 1. La consecución de fines ajenos al objeto de la persona jurídica

La afirmación precedente nos permite recordar las afirmaciones de la doctrina con relación al sentido y alcance del artículo 54 ter de la ley societaria, que ahora puede predicarse del artículo 144 del Código Civil y Comercial.

Así, la doctrina especializada decía : “El primer acierto del art. 54 lo constituye la descripción del fenómeno que origina las sanciones allí establecidas pues el legislador no se ha limitado al acto de constitución de la sociedad, ni se remonta al origen del ente para tornar aplicable la norma, sino que, la expresión ‘actuación’ debe entenderse también como comprensiva de cualquier acto emanado de los órganos de la sociedad en los cuales se exprese su voluntad y que tenga como víctimas a los terceros ajenos a la sociedad o a algunos de sus integrantes, cuyos derechos puedan ser violados a través de las conductas consumadas por el ilegítimo empleo de las formas societarias” (8).

Otaegui (9) afirma que el encubrimiento de la consecución de fines extrasocietarios bajo la actuación de la sociedad implica, en principio, una simulación ilícita, lo que está abonado por la vinculación existente entre la teoría de la penetración y de la simulación. Sin embargo, hay opiniones diversas que consideran que el art. 54, al referirse a la sociedad que encubra fines extrasocietarios no regula un supuesto de simulación sino de abuso de derecho, pues la sociedad de marras no es ficticia sino real.

V. 2. Un recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe
La actuación de la persona jurídica que constituya un mero recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe engarza con la doctrina del abuso del derecho, pues es patente su semejanza con la normativa del Código Civil y Comercial, arts. 9 y 11.

Es de notar que la violación de la ley entendida como norma imperativa tutelante del orden público afecta el interés general, mientras que la violación de la buena fe agrede, en principio, un interés particular.

En una palabra, la actuación de la persona que constituya un recurso para violar la ley, el orden público o la buena fe se refiere al caso en que se utilice a la entidad en detrimento de un interés general o particular, extendiéndose la responsabilidad a los socios, asociados, miembros o controlantes directos o indirectos.

V. 3. Para frustrar derechos de terceros
Asimismo, la actuación de la persona jurídica, en cuya actuación se constituye en un recurso para frustrar derechos de terceros configura un negocio fraudulento, tal como los supuestos que dan pie a la revocatoria pauliana, o a la ineficacia concursal, art. 118 y 119 de la ley 24522.

VI. Las consecuencias de la configuración de las conductas reprochables del artículo 144
La configuración de las conductas reseñadas en el artículo 144 producen como efectos jurídicos particulares los siguientes:

a) Imputación directa de dichos actos a los miembros, socios, asociados y/o controlantes que la hicieron posible.

Lo dicho implica que dichos socios o controlantes quedan obligados personalmente por las obligaciones de la entidad, pero ello no implica que se anule la personalidad societaria o que deba disolverse la sociedad.

La inoponibilidad del art. 144 no implica la nulidad del ente sino simplemente su inoponibilidad, tratándose de un caso de imputación aditiva entre los sujetos de derecho y los socios y/o controlantes que llevaron a cabo la conducta sancionable.

b) Que dichas personas responden solidaria e ilimitadamente por los perjuicios causados.
En el ámbito societario, existe discordia sobre el alcance del resarcimiento y así Otaegui (10) entiende que el art. 54 ter de la LS abarca la responsabilidad por el pasivo de la sociedad y no solamente los perjuicios causados.

En este sentido, el autor citado señala que el art. 54 impone responsabilidad por las obligaciones sociales y por los perjuicios causados en una solución concordante con el art. 19 de la ley 19550.

Afirma que, de lo contrario, se exigiría acreditar la existencia de un daño y la relación de causalidad con el hecho antijurídico y el referido daño, todo lo cual implicaría una verdadera dificultad para la misión de la acción.
Idéntica afirmación puede hacerse del actual texto proyectado del art. 144.

A la opinión vertida en materia societaria, cabe agregar que la acreditación del perjuicio también requeriría, en ciertos casos, justificar la impotencia patrimonial de la persona jurídica para cumplir los compromisos emergentes de su actuación.

Por el contrario, si se acepta que el art. 144, abarca la responsabilidad por el pasivo de la entidad, quien invoque la norma deberá probar su crédito contra aquélla, aunque no su insolvencia, pero no tendrá que acreditar ineludiblemente un daño y una relación de causalidad y ello posibilita un mayor campo de aplicación de la regla.

(*) Profesor titular plenario de Derecho Concursal y Cambiario. Profesor de Derecho del Consumidor. Director del Instituto de Estudios de la Magistratura de la Asociación de
Magistrados y Funcionarios de la Provincia de Córdoba.

………………………………………………………………..
Notas:
1- Hans Kelsen, Teoría pura del derecho, 1941, págs. 47 a 49.
2- Por Fargosi, Horacio, Notas sobre sociedades comerciales y personalidad jurídica, L.L. 1988-E.
3- Ascarelli, Asociaciones y sociedades comerciales, Editorial Ediar.
4- Francesco Ferrara, Le persone giuridiche, Turín, 1935. En el Tratado di diritto civile, de F. Vassali, o en su anterior Teoría delle persone giuridiche, 2ª ed., Torino, 1923.
5-Francesco Ferrara, ob. cit.
6- L.L. 146-601.
7- L.L. 151-353.
8- Ricardo Nissen, Curso de Derecho Societario, Ad-Hoc, 1998, pág. 129.
9- Otaegui, Concentración societaria, Ábaco, p. 479.
10- Otaegui, Julio, Anomalías Societarias, Advocatus, pág. 109.

Artículos destacados

  • CARLOS MOLINA SANDOVAL El impacto de la reforma del Código Civil en las asociaciones y sociedades 23 octubre, 2014 Derogación de la sociedad civil, reglamentación de la asociación...
  • CIFRA. 18 mil son los trabajadores empleados en esta 
actividad en Córdoba. Finalmente, regulan actividad de los call centers 5 junio, 2014 La homologación del CCT 688/14 constituye un gran avance...
  • Jubilados La nueva moratoria previsional y sus posibles beneficiarios 3 julio, 2014 El Estado realizará evaluaciones patrimoniales o socioeconómicas para su...
  • Un pensamiento en “La persona jurídica en el Código Civil y Comercial

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>