Home  >   Tecnología   >   Con impresión 3D, adaptan el ajedrez a no videntes

Con impresión 3D, adaptan el ajedrez a no videntes

ajedrez

La iniciativa fue llevada a cabo por jóvenes que participan de Tecnoteca, un espacio dependiente de la Municipalidad de Villa María que tiene por objetivo igualar el acceso a la tecnología. El tablero cuenta con referencias en lenguaje Braille, piezas con detalles y material reciclable

Un equipo de jóvenes que participa de los talleres del centro cultural y educativo Tecnoteca, de Villa María, desarrolló un juego de ajedrez adaptado para personas no videntes mediante la impresión 3D que pertenece al centro. Se diferencia de los modelos ya existentes en el mercado porque cuenta con referencias en lenguaje Braille al costado del tablero y piezas con detalles, lo que permite ampliar el acceso al juego con tecnologías que abaratan los costos, según destacó Gustavo Cierra, coordinador de actividades en la Tecnoteca.
“El ajedrez ya fue entregado al Instituto Elizalde para personas con problemas de visión, y ahora estamos trabajando en otro diseño para aplicarle un módulo de audio y armar un tablero parlante. Así los chicos aprenden sobre informática y robótica, y además contribuyen con la tecnología inclusiva”, añadió Cierra.
La iniciativa del ajedrez surgió cuando responsables de la Decretaría de Inclusión de Villa María visitaron los talleres de Tecnoteca -que depende de la Subsecretaría de Cultura y la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Villa María -con motivo de colocar carteles en Braille en los baños de las dependencias.

“En esa reunión nos dimos cuenta de que podíamos imprimir en 3D los carteles al utilizar el programa de diseño Tinkercad a un costo diez veces menor”, recordó Cierra, al tiempo que mencionó otros proyectos inclusivos que realizaron, tales como la impresión de nueve manos ortopédicas.
En ese marco, la secretaría planteó la necesidad de unos jóvenes no videntes de participar del Club Municipal de Ajedrez y fue en ese momento que surgió la idea, según contó a Comercio y Justicia Ariel Vottero, uno de los responsables de Tecnoteca.
Se propuso un tablero con impresión 3D, como así también, el uso de diseños desde plataformas con licencias libres para abaratar los costos. El equipo está formado por Emmanuel Allasia (especialista en diseños), Marcelo Ghezzi (encargado del ensamblado de las piezas) y por dos estudiantes de sexto año de una escuela local.
“Así comenzamos, y durante el proceso nos íbamos imaginando los problemas para crear las soluciones”, resumió el coordinador de actividades de la Tecnoteca, el espacio responsable de brindar talleres gratuitos para igualar el acceso a la tecnología para todo el público.
Los detalles
En un mes, el equipo desarrolló el tablero para el cual diseñó e imprimió los cuadros de color oscuro, mientras que los blancos quedaron en subnivel. Además, se hicieron con un agujero en el centro para que se puedan encastrar las piezas.
“En los bordes del tablero colocamos las referencias con números, letras y también Braille. Todo esto fabricado con impresión 3D”, añadió. En las bases de todas las piezas pusieron un vástago (también impreso en 3D) para poder encastrar en el tablero.
El diseño de las piezas las buscaron en plataformas web, donde se suben archivos con licencias libres, y luego las adaptaron para lograr el modelo deseado. “A las piezas oscuras las editamos y les dimos terminación puntiaguda, a diferencia de la terminación roma de las piezas blancas, para que las personas no videntes puedan diferenciarlas”, precisó Cierra.
Por otro lado, imprimieron los ornamentos para ordenar las piezas y les dieron un aspecto de castillo medieval, que sirve como ordenador. Así, las piezas y el tablero quedaron en blanco y violeta, mientras que las referencias quedaron en amarillo y violeta.
En cuanto a proyectos futuros, Tecnoteca cuenta con el objetivo de colocar las nomenclaturas de las calles en braille a través de impresión 3D.
Con relación con el tipo de tablero de ajedrez adaptado para personas no videntes, ambos aclararon que el proceso sigue para mejorarlo aún más
De esta forma, los participantes del taller están trabajando con un módulo de reproducción de audio para grabar las referencias y así puedan convertirlo en un tablero parlante.

Ajustes para el club

Se adaptó un tablero al modelo original. Costó $200, se usaron materiales reciclados, se agregaron códigos y detalles.

Tecnoteca es un centro abierto a la comunidad, ha impreso varios proyectos en forma gratuita. Los usuarios sólo deben llevar el material.

Entre los proyectos a mediano plazo, el centro municipal incorporará otra impresora 3D para servir a la comunidad.