Home  >   #BuenasPracticasRSE   >   Las finanzas sostenibles no constituyen una prioridad para los bancos argentinos

Las finanzas sostenibles no constituyen una prioridad para los bancos argentinos

monedas

Un estudio demuestra la limitada oferta de “productos financieros verdes”: sólo 26% de las entidades del país ofrece estas alternativas a sus clientes. El mayor obstáculo es la incertidumbre respecto al marco normativo aplicable

La Iniciativa Financiera de ONU Ambiente (UNEP FI) y CAF-Banco de Desarrollo de América Latina presentaron una investigación que reúne casos de instituciones de las bancas nacional e internacional que operan en Argentina, que llevan adelante acciones para el desarrollo sostenible. La muestra de estudio representa aproximadamente 87% de los activos totales del mercado argentino.
La publicación titulada “El Desarrollo Sostenible en el Sistema Bancario de Argentina” presenta los resultados  de una serie de estudios sobre la adopción de prácticas de sostenibilidad del sector bancario en tres países de la región.
La encuesta fue realizada entre septiembre y noviembre de 2016, mediante entrevistas personales con responsables de riesgo y/o ejecutivos senior vinculados con el tema socioambiental.
Como conclusión general, el estudio muestra que los temas vinculados con las finanzas sostenibles no constituyen una prioridad para la mayor parte de los bancos que operan en Argentina. Para el estudio, esto explicaría la limitada oferta de productos financieros verdes (es decir líneas específicas de financiación para proyectos con impacto ambiental), solo 26% de las entidades ofrece actualmente estas alternativas a sus clientes.

¿Por qué no lo hacen?
Según el informe, los mayores obstáculos que enfrentan los bancos para adoptar criterios de sostenibilidad socioambiental son: la incertidumbre respecto del marco normativo aplicable (68%); la situación del país o de la entidad (61%); la falta de comprensión acerca de la incidencia adversa del medio ambiente en el desempeño de los clientes y, por ende, en la propia entidad financiera (48%).
Estos resultados permiten identificar las dificultades para la adopción de criterios de gestión ambiental y social, siendo la obtención de señales claras de los reguladores y la capacitación del personal en temas ambientales y sociales los principales obstáculos en el caso de Argentina.
Pese a esto, el estudio destaca que los bancos han avanzado en su gestión ambiental mediante el avance en los indicadores, en comparación con la encuesta que UNEP FI realizó en 2006.
Se advierte una tendencia de los bancos extranjeros a mostrar un nivel más avanzado en materia de gestión socio-ambiental.  Los resultados demuestran que desde 2006, al menos 10 bancos han incorporado la gestión ambiental, social y de gobierno corporativo. Sin embargo, existe aún mucho camino por recorrer ya que sólo 39% de los bancos participantes tiene implementados sistemas de gestión socio-ambiental.

También se constató una adhesión importante (58%) a códigos o iniciativas ambientales, sociales o de gobierno corporativo, en mayor medida a los Principios de Ecuador.
Otra investigación realizada por la Fundación Vida Silvestre en 2014, que cubrió a 24 bancos que representan dos tercios del sistema financiero argentino, llegó a conclusiones similares al descubrir que son pocos los bancos que incluyen criterios ambientales a la hora de evaluar clientes y proyectos a financiar. Otro resultado destacado es que, en ese momento, los consultados consideraron que la regulación sobre sustentabilidad puede ir en aumento.