Home  >   #BuenasPracticasRSE   >   Las automotrices deberán adaptarse a las nuevas regulaciones ambientales

Las automotrices deberán adaptarse a las nuevas regulaciones ambientales

auto hibrido

Se espera para 2030 que un tercio de las ventas sea de vehículos eléctricos o híbridos enchufables, según un informe que analiza 16 de las compañías más grandes del mundo de la actividad que cotizan en bolsa. Aseguran que los fabricantes responden adecuadamente al cambio de tendencias de consumo.

El sector automotor enfrenta una revisión completa debido a la disrupción tecnológica y a la regulación ambiental. Para seguir siendo relevantes en la transición hacia una economía baja en emisiones de carbono, las compañías automotrices deberán adaptarse rápidamente, informa el trabajo realizado por CDP, una organización sin fines de lucro que dirige el sistema de divulgación global para inversores, empresas, ciudades, Estados y regiones, a fin de gestionar su impacto en el medioambiente.
El informe analiza 16 de las compañías automotrices más grandes del mundo que cotizan en bolsa, con una capitalización total de mercado de 790 mil millones de dólares. Las empresas analizadas representan más de las tres cuartas partes del mercado mundial de vehículos de pasajeros.

Proyecciones
De acuerdo con la investigación de CDP, los vehículos eléctricos pueden llegar a ser tan asequibles como los automóviles tradicionales de gasolina y diésel en 2022, lo que facilita a los fabricantes de automóviles beneficiarse de esta transición.
De hecho, se espera que para 2030 un tercio de las ventas sea de automóviles nuevos eléctricos o híbridos enchufables, lo que representa un mercado potencial de mil millones de dólares. Al mismo tiempo, se espera para ese mismo año que más de un quinto de las ganancias de las compañías automotrices se trasladen a proveedores de tecnología y servicios de viaje compartido como Uber y Google.
Los fabricantes de automóviles, en general, responden bien al cambio en las tendencias mundiales de consumo. Las empresas destacadas en el informe han invertido más de $11 mil millones en compañías de la economía colaborativa, como Lyft, desde 2015.

General Motors, por ejemplo, está trabajando hacia un “futuro totalmente eléctrico” y pretende lanzar un servicio de viaje totalmente autónomo para el año 2019. BMW también ha establecido planes para comenzar la producción masiva de autos eléctricos para 2020, con el objetivo de ofrecer 12 modelos diferentes para 2025.
“Es prometedor ver a los fabricantes de automóviles tradicionales dar un paso al frente para cumplir con los cambios globales en la demanda de vehículos eléctricos.
Sólo el tiempo dirá si nuevos participantes en el mercado como Uber y Google alterarán las demandas de los consumidores a largo plazo. En cualquier caso, los fabricantes de automóviles deberían adoptar rápidamente nuevos modelos comerciales para garantizar su supervivencia en la transición hacia una economía baja en emisiones de carbono”, dijo Paul Simpson, CEO de CDP.

Sin embargo, la investigación concluye que la mitad de las compañías automotrices analizadas aún corre el riesgo de sufrir sanciones, y los costos podrían ser altos, con hasta 940 millones de euros en riesgo.
El informe también arroja luz sobre los posibles riesgos y oportunidades para el sector según lo presentado por el mercado chino, que actualmente cuenta con el mercado de vehículos más grande del mundo y ha establecido objetivos agresivos para vehículos de nueva energía como los vehículos eléctricos. Esto es significativo ya que China representa 29 por ciento de las ventas mundiales de pasajeros.
Por último, CDP sugiere que la disrupción del sector automotor probablemente tenga un impacto material en otras industrias también, como el petróleo y el gas y el sector eléctrico, con una mayor demanda de electricidad.