Home  >   #BuenasPracticasRSE   >   Avanza en el país una iniciativa para elevar los estándares del sector minero

Avanza en el país una iniciativa para elevar los estándares del sector minero

mineria

El programa “Hacia una Minería Sustentable” fija parámetros internacionales de calidad y control para garantizar una actividad de extracción responsable. Se proponen “autoevaluaciones” que realizarán las compañías sobre un total de 23 indicadores, que serán supervisadas por un panel de especialistas independientes

Las empresas mineras que operan en Argentina difundirán a fines de 2018 los primeros resultados de sus procesos de autoevaluación, para demostrar que cumplen con los “principios rectores” del programa Hacia una Minería Sustentable (HMS), orientado a garantizar que los principales riesgos de la actividad se administran de forma responsable.
El programa -que impulsa la Cámara de Empresarios Mineros (CAEM), luego del acuerdo firmado en 2016 con la Asociación Minera de Canadá- incluye un conjunto de herramientas e indicadores para reforzar la responsabilidad, transparencia y credibilidad del sector, según se explicó en un seminario organizado por la Cámara de Empresas de Medio Ambiente (CEMA).

Medir el desempeño
La coordinadora del HMS, Graciela Keskikian, destacó que los principios rectores se respaldan originalmente en seis protocolos, mediante los cuales las empresas mineras miden e informan públicamente sus desempeños en los informes anuales de progreso del programa.
Esos protocolos, detalló la experta, constituyen herramientas para evaluar el desempeño de las compañías en cuanto a: acercamiento comunitario y aborigen; preservación de la biodiversidad; plan de gestión y comunicación en casos de crisis; rendimiento de la gestión del uso energético y las emisiones de gases de efecto invernadero; seguridad y la salud; y manejo de relaves (desechos tóxicos de procesos mineros).
“En la Argentina se agregarán otros dos protocolos, uno referido al uso y la gestión del agua; y otro relacionado con el cierre de minas, lo cual es relevante en nuestro país dado que hay proyectos cercanos al fin de su ciclo, como son La Alumbrera y Cerro Vanguardia”, dijo Keskikian.
Las autoevaluaciones que realizarán las compañías sobre un total de 23 indicadores serán supervisadas por un panel de especialistas independientes y contemplan cinco niveles de calificación, según su grado de cumplimiento: AAA, AA, A, B y C.
El panel de asesores del HMS quedará conformado en diciembre e incluirá a representantes de distintas ramas de la sociedad civil, el Estado, organizaciones no gubernamentales, los gremios y las propias comunidades donde se encuentran las minas.

“En una convocatoria reciente -destacó Keskikian- se ofrecieron 80 profesionales como voluntarios para actuar en ese panel, que se desempeñará en forma totalmente gratuita”.
El presidente de CAEM, Marcelo Álvarez, dijo en el mismo seminario que “de este modo se podrá demostrar hasta dónde es cierta esa frase que dice que las multinacionales mineras hacen en la Argentina lo que no hacen en sus propios países, y si es verdad que las empresas de Canadá, Australia o Sudáfrica no aplican los mismos estándares”.
Afirmó Álvarez: “El programa HMS apunta a la construcción de un nuevo imaginario, a derribar los mitos y a crear conciencia y entendimiento con las comunidades”.
El empresario, directivo de la canadiense GoldCorp, que en el país opera la mina Cerro Negro en Santa Cruz, sostuvo además que “cada proyecto nuevo no sólo debe contar con el estudio de impacto ambiental: deberíamos a la par tener un estudio de desarrollo comunitario de largo plazo, elaborado de manera participativa, para ver más allá del proyecto minero”.

Compromiso a futuro

La iniciativa HMS es parte del Desafío CAEM 20/21, por el cual las compañías del sector se comprometieron en 2016 a efectivizar inversiones por 20.000 millones de pesos al 2021, y alcanzar 25.000 millones de dólares en exportaciones y el aporte fiscal de unos 6.500 millones de la misma divisa durante el período.

Ultimas inversiones relevadas: las que corresponden a proyectos en etapa de factibilidad y de construcción equivalen a 825 millones de dólares para este año, a los que se sumarán otros 1.700 millones para 2018.