Home  >   Profesionales   >   La Plaza Cielo y Tierra se expande en 2018 y estrena charlas, cine y talleres

La Plaza Cielo y Tierra se expande en 2018 y estrena charlas, cine y talleres

plaza cielo y tierra

A los recorridos sensoriales se sumarán actividades culturales durante todo el año. Una nueva apuesta que permitirá conocer más acerca no sólo de las ciencias naturales sino también de las sociales. Por el momento, las visitas siguen siendo gratuitas. Detalles de una propuesta para chicos y grandes. Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

¿Cómo es el maravilloso mundo de las gigantes ballenas? ¿Qué son los misteriosos meteoritos?¿Qué pensaban los pueblos originarios sobre las estrellas? ¿Cómo detectar los distintos tipos de minerales tocándolos? Todas estas inquietudes y miles más se podrán despejar por medio de charlas de divulgación científica, ciclos de cine y talleres, que estrenará en marzo la Plaza Cielo y Tierra.
La propuesta que estrenará el centro de interpretación ubicado en el Parque de las Tejas será abierta al público en general y es una apuesta de expansión a otras formas de adquirir conocimientos científicos. Así lo adelantó Guillermo Goldes, secretario Académico del lugar.
“En marzo vamos a sumar actividades culturales, entre ellos, ciclos de charlas de divulgación científica, ciclos de cine y ciclos de talleres, con cursos cortos de dos días, donde los asistentes tienen que hacer cosas con su cabeza y sus manos. Entre ellos, se va a dictar un taller para aprender a observar el cielo, relacionado con astronomía. Otro será para ver, tocar y aprender sobre minerales; otro, sobre plantas”, ejemplificó Goldes.

En cuanto a las nuevas propuestas cinematográficas, afirmó que en el año están programados dos ciclos que coorganizarán con otras instituciones asociadas como el Ministerio de Ciencia. Ofrecerán documentales y ficción, ambos relacionados a la temática que promueve la Plaza Cielo y Tierra.
En cuanto a las charlas, prevén referidas no sólo a ciencias naturales sino también a ciencias sociales. “La primera será con el biólogo Mariano Sironi, sobre las ballenas. Esta charla terminará con la proyección de un documental sobre ellas. Va a haber otra charla sobre meteoritos y también sobre astronomía cultural, es decir, sobre lo qué decían del cielo otras culturas diferentes a la nuestra como, por ejemplo, los pueblos originarios que tenían su cosmovisión”, puntualizó Goldes.
Cabe recordar que el centro de interpretación es una iniciativa conjunta del Gobierno de la Provincia y la Universidad Nacional de Córdoba que desde septiembre pasado ofrece un recorrido vistoso, ameno y cautivador en el que se puede experimentar ciencia en vivo. Por ahora, con entrada gratuita.

Los recorridos por el lugar, todos guiados, demandan en promedio una hora y media que transcurre experimentando una vivencia sensorial distinta a otras propuestas.
Chicos y grandes son transportados en un repaso a través de la diversidad de elementos que conforman el planeta y el universo, descubriendo algunos de los más importantes instrumentos mediante los cuales el hombre, a lo largo del tiempo, buscó satisfacer la necesidad de descubrir la gran casa que habitamos.
Consultado por la diferencia entre centro de interpretación y museo, Goldes sostuvo que la Plaza Cielo y Tierra “es un museo que no expone objetos que tengan valor patrimonial como colecciones, por ejemplo; nosotros tenemos dispositivos didácticos que hemos construido, muchos son réplicas de dispositivos históricos. Tenemos un circuito inmersivo donde se simulan ambientes mediante informaciones, ploteos, videos, color y en el futuro probablemente también mediante aromas”.

Lo más llamativo, según los visitantes
Hay algunos puntos del recorrido que son los más llamativos para los visitantes. “El edificio en sí es uno de las cosas que más les llama la atención, con niveles subterráneos, les suena estar en un lugar raro, es un gran diseño del estudio Morini. Otra cosa que cautiva es el Péndulo de Foucault, la gente se queda largo tiempo allí. También el Planetario impresiona mucho a chicos y grandes que se sienten inmersos en una noche estrellada. Por otra parte, a los más chicos les atrae la réplica que tenemos del dinosaurio patagónico Tyrannotitan chubutensis”, subrayó.
Desde su apertura, el lugar recibe a grupos escolares, coordinando con el ministerio de Educación de la Provincia, y a público en general. Las visitas son guiadas en horarios fijos que deben reservarse llamando previamente a los teléfonos (0351) 4333419/24.
Desde la inauguración, el 11 de septiembre pasado, hasta fines de 2017, se atendieron alrededor de 10.000 personas de público general, más unos 160 grupos de estudiantes. En enero, los grupos fueron de escuelas de verano y centros vecinales.

Una de las actividades que se renovarán este año es la de programas de capacitación para docentes “para que éstos sepan cómo usar el museo cuando vengan con sus estudiantes”, aclaró Goldes. En cuanto a los grupos que reciben de establecimientos educativos, se trata de alumnos de los últimos años del primario o de los primeros años del secundario.
El equipo de trabajo está conformado por seis personas en áreas administrativas y directivas y un núcleo de 30 becarios que atienden al publico.

Un recorrido vistoso

La visita comienza con un paseo por el exterior de la plaza, dividida en los sectores Astroparque, Plaza Didáctica, Geoparque y Plaza de Ingenio.

El recorrido continúa en el interior del Pabellón Cielo Tierra, con un edificio
parcialmente soterrado, con una altura total de 18 metros.

Hay un planetario, bautizado Julio Verne, con capacidad para 40 personas, en el que se proyectan descubrimientos de los cuerpos que pueblan la gran bóveda celeste.