Home  >   Opinión   >   Lectores y escritores se unen

Lectores y escritores se unen

Por Luis Carranza Torres* y Sergio Castelli**

Por Luis Carranza Torres* y Sergio Castelli**

Todo avance tecnológico tiene efectos duales, malos y buenos. Con Internet y las redes sociales incluidas.

Por Luis Carranza Torres (*)  y Sergio Castelli (**) - Exclusivo para Comercio y Justicia

Son una fuente de nuevas amenazas para la intimidad, los datos y la propiedad de las personas, pero también suponen oportunidades para que “espíritus afines” establezcan relación. Lo que nos lleva en definitiva a la conclusión de que sólo son meros instrumentos, ni buenos ni malos en sí, y en todos los casos dependerán del uso que le dé la persona que los emplee.

Otro fenómeno propio de las letras de nuestro tiempo, es la interacción entre la realidad virtual y el mundo real. Lejos de la división tajante que muchos pronosticaban hace años, en el presente su interacción potencia las acciones en ambos modos de comunicación.
Quizás ésa sea una de las posibilidades más interesantes de la comunicación por Internet: a nivel colectivo, aunque es mediata, termina por eliminar la mediatización.

Un buen ejemplo de ello es el Encuentro Nacional de Lectores y Escritores que se realizará en la ciudad de Rosario el próximo sábado 15 a las 16. La dirección del encuentro es en calle San Luis 514 de esa ciudad. Son los propios lectores que se auto-organizaron para desarrollarlo, vía redes sociales.

Organizado por María José Zaldívar, Rosalia Giampieri, Mónica Gaido, Silvina Feijoó y Andrea Vazquez, el evento surgió a partir de los lectores y su interrelación en las redes sociales. Un punto de inicio, de acuerdo con las fuentes consultadas, remite a los fenómenos de las firmas de libros en las Ferias de la especialidad de los últimos años. Concebidas en el pasado como un evento comercial para potenciar las ventas, no sólo han dado por resultado que el lector se acerque al autor, sino que los distintos lectores de un mismo autor se conozcan entre sí.

Digamos en este punto, que un lector es tal porque lee. Y en la generalidad de los casos, se ejerce dicho arte, de acuerdo con los gustos que uno tenga. De allí que como toda actividad dominada por el interés respecto de determinados géneros o formas de escribir, es natural que se establezca un vínculo importante con quienes tienen similares gustos en sus lecturas. “Espíritus afines” se les dice en la presentación de El Pantano de Fiona, y es una descripción acertada.

Fue a partir de esos encuentros en el mundo real, que se desarrolló e incrementó la relación con nuevos miembros, incrementando comunidades en el mundo tan múltiple que resulta Internet. Blogs, páginas de Facebook y grupos de lecturas que intercambiaban digitalmente sus experiencias. La distancia no es importante en la red. Tampoco el tiempo. Cada cual entra, deja su aporte, participa, cuando puede, y los demás recogen ese actuar al entrar. No importa el momento del día ni el lugar en que estén.

De tal forma, personas que pueden residir en lugares apartados, pueden tener una relación directa. El pantano de Fiona, que ya nombramos, es uno de esos sitios. Comenzó con un blog, ahora es también una página de Facebook. Otra página en Facebook, “Fans de autores de novelas románticas – históricas – contemporáneas”, a pesar de su característica de ser un grupo cerrado, al que se accede por invitación, suma ya más de 3.600 miembros. Mundos de Papel, de similares características, congrega a 2.557 miembros a la fecha.

Todo ese intercambio digital de autores, lectores, sobre novedades literarias, pareceres de libros, y demás tópicos del género, tendrá en Rosario su primer encuentro el próximo sábado, en lo que promete ser uno de los eventos culturales del año, por fuera y más allá del mercado. Animado sólo por la pasión por los libros, desde los dos lados de una obra literaria: el escritor y el lector. Allí estaremos, y prometemos para la próxima semana el detalle de lo acaecido.

 * Abogado. Doctor en Ciencias Jurídicas.** Agente de la Propiedad Industrial.