Home  >   Opinión   >   Acercando a las personas

Acercando a las personas

Por Elba Fernández Grillo * - Exclusivo para Comercio y Justicia

Por Elba Fernández Grillo * - Exclusivo para Comercio y Justicia

Por Elba Fernandez Grillo (*)

Cuando en el año 2000 se sancionó en Córdoba la ley 8858, por la cual se reglamenta la mediación, para muchos constituía un delirio de algunos legisladores, una expresión de solidaridad para un Poder Judicial saturado de demandas.
Hoy, a 17 años de la puesta en funcionamiento de la institución, podemos afirmar que “vamos haciendo camino”. Cada año, cada día, todos los que trabajamos convencidos de que hay maneras más saludables de abordar los conflictos vamos sumando aportes. Este tiempo transcurrido puede ser mucho o poco, según desde donde se lo mire.
Desde aquel comienzo al presente hubo cambios, marchas y contramarchas, aprendizajes y también frustraciones. Dentro de esa gran variedad de causas que llegan al Centro Judicial de Mediación, aquellas que se reciben como etapa prejurisdiccional en temas familiares son quizás las que más han crecido. Graciela Peralta, coordinadora de centro desde su creación, nos cuenta que una materia pendiente era cómo mediar entre personas que no residían en Córdoba capital. En muchos casos, si se trataba de domicilios del interior, este aspecto era subsanado con todos los Centros Judiciales de Mediación ya inaugurados, como los de Alta Gracia, Carlos Paz, Río Cuarto y San Francisco, pero cuando la persona vivía en otra provincia o país era un escollo difícil de sortear.

Intentando solucionar estas dificultades, los mediadores asignados tratábamos de localizar a los requeridos a través del teléfono, enviando cédulas a sus domicilios, intentando contactar a algún familiar, siempre con resultados inciertos.
Consciente de que esta problemática no sólo acontecía en Córdoba sino también en otras provincias, Peralta precisa que en julio de 2015, en la ciudad de Corrientes, en el XII Encuentro Nacional de Responsables del Área de Mediación de los Poderes Judiciales, se firmó un proyecto de convenio de mediación interjurisdiccional y explica que la búsqueda de nuevas soluciones a viejos problemas está motivada en dos cuestiones: por un lado, otorgarles a todos los ciudadanos el acceso a la Justicia y, por otro, aprovechar las nuevas tecnologías.
Advirtiendo que ya la sociedad se interrelaciona a través de múltiples programas de Internet, logrando establecer diálogos, escuchar conferencias, intercambiar debates con personas que se encuentran en el mismo horario en diferentes puntos del planeta ¿cómo no intentar un acercamiento entre personas involucradas en un mismo conflicto, vía Skype o Facebook? Nos relata también que el año pasado se llevaron a cabo mediaciones requeridas en Córdoba, con personas radicadas en EEUU, Australia, Brasil, Bélgica y Perú, en las cuales siempre se respetaron los requisitos formales, conforme la propia normativa del país donde reside quien solicita el procedimiento. Además, indica que el acuerdo al cual se arriba es firmado por ambas partes, siendo condición necesaria que el requerido sea contactado previamente por alguna institución que garantice el procedimiento.
Por ello se firmó el Protocolo de Mediación Interjurisdiccional, al cual adhirieron todas las provincias que tienen la mediación dentro del organigrama del Poder Judicial. Para los casos en los que el requerido se encuentra fuera de Argentina, la Comisión de Mediación de la Junta Federal de Cortes sugiere hacer convenios con colegios profesionales de abogados, de escribanos u otras instituciones.
Las mediaciones a distancia abren un desafío, una nueva búsqueda de soluciones pacíficas, un nuevo camino a transitar, en el cual tanto buscaremos sumar todo lo que la sociedad, la tecnología y la comunicación brindan para que más personas accedan a la Justicia.
Al concluir nuestra charla con la doctora Peralta nos comentó que de todas las causas “perdidas” por no poder encontrar a los requeridos o por no recuperar las notificaciones, se rescata 70%.
Un porcentaje nada despreciable como punto de partida, que seguramente se irá incrementando en el futuro.

(*) Mediadora. Licenciada en Comunicación Social.