Home  >   Negocios   >   En épocas de vacas flacas, los taxis no son negocio

En épocas de vacas flacas, los taxis no son negocio

protaxis4

La suba de costos y la falta de actualización de tarifas, sumadas a la disminución de pasajeros y a las pérdidas de viajes ocasionadas por días de paro y movilizaciones conducen a una caída en la actividad. Licencias que se dan de baja y otras que no se usan

“Cuando el país anda bien, nosotros andamos bien; cuándo el país anda mal, nosotros estamos igual”, dijo a Comercio y Justicia José Rodríguez, presidente de la Asociación Permisionarios del Taxímetro de Córdoba.
Con esta síntesis resumió la situación del sector durante el año en curso, cuando la rentabilidad “viene en picada” por el aumento de los costos. Los pasajeros optan en forma creciente por otros medios de transporte para contrarrestar los gastos; y los paros y manifestaciones también juegan una mala pasada.
El titular de los dueños de las licencias de los taxis en Córdoba recordó que al día de la fecha, las tarifas -reguladas por la Municipalidad de Córdoba- aún no han sido actualizadas, lo que les significa una pérdida frente a los aumentos progresivos de costos.
“El aumento del GNC, cuyo costo está en $13,75, significa una suba mensual de entre 15 y 20%. A esto se le suman los insumos, los cambios de goma cada cuatro meses, batería, lo que en promedio concentra una suba de 30% y 35%”,especificó. Con todo, aclaró que la realidad obliga a actualizar las tarifas en 40%, pero aclara que la asociación sólo ha pedido a la Municipalidad una suba del 25%. El propietario de taxis también recordó que el último incremento se concretó el año pasado, fue de 22% y se otorgó en dos tramos.
Por otra parte, la realidad obliga a dueños de chapa y taxistas a cuidar el bolsillo, y entonces, los pasajeros que antes eran habitués de la toma de taxis, ahora lo piensan un poco más y deciden otros medios de transporte.  “Tampoco ayuda la cantidad de paros  y manifestaciones, muy por lo contrario de lo que se cree, la gente que toma un taxi un día de paro o manifestación está más horas en el medio de transporte (porque se tiene que desviar del centro y encontrar arterias alternativas) lo que representa la pérdida de más posibilidades de viajes”, explicó el titular.
Esta situación ya se viene palpitando en la caída de 15% de licencias de taxis, según pudo precisar Rodríguez, al tiempo que consideró que de las 4.000 habilitadas, no todas están en uso.
La bajada de bandera de los taxis actualmente se encuentra en $22,60 y la ficha es de $1,23 cada 110 metros.

Libre albedrío: entre el trabajo normal y la decisión propia

José Rodríguez fue consultado acerca de cómo van a operar durante el día de hoy en el marco del paro general convocado por la CGT. Dijo que lo van a hacer de manera normal “porque si no trabajan no comen”.
El taxista instó al correcto funcionamiento de los operativos de seguridad y control,  frente a posibles disturbios y riesgos a los que podrían concurrir las undiades y sus conductores. Por su parte, los taxistas de Córdoba manifestaron que van a adherir a la medida de fuerza de la Confederación General del Trabajo (CGT), pero dieron libertad a sus representados en cuanto a la decisión de sumarse a la iniciativa.
Precisaron que los que no se sientan representados por el sindicato podrán no expresar su voluntad en favor de la medida y trabajar normalmente. Al mismo tiempo, consideraron  lamentables a las declaraciones de Omar Viviani, el titular del gremio de Taxistas, al decir que debían “darles vuelta” los coches a aquellos que no paren y sostuvieron que no es la actitud para que paren los trabajadores.
A su vez, el gremio de remiseros sostuvo que hay que convencer a los trabajadores pero cada uno decidirá si adhiere o no.

En picada

La suba real de costos asciente a más de 40%, pero los taxistas piden actualización sólo por 25%.

Los pasajeros frecuentes han disminuido. La bajada de bandera cuesta $22,60 y la ficha es de $1,23 cada 110 metros.

En los días de manifestación, una ida al centro demora media hora, período en el que se “pierden” dos o tres viajes cortos.