Home  >   #MundoPsy   >   La red de relaciones y los servicios de asistencia, fundamentales en las situaciones de emergencia

La red de relaciones y los servicios de asistencia, fundamentales en las situaciones de emergencia

atentado

Recomienda que todos los establecimientos sanitarios asignen a un profesional
-como mínimo- funciones de evaluación y manejo de problemas de salud mental

Por Luz Saint-Phat - lsaintphat@comercioyjusticia.info

La red de relaciones y el acceso a servicios asistenciales de manera inmediata son aspectos fundamentales a tener en cuenta ante las emergencias que afronta una comunidad -ya sean desastres naturales, explosiones, situaciones de guerra y evacuación, crisis de migración o incluso atentados, como los que se han registrado en distintas partes del mundo durante los últimos días-.
Así lo indica la nota descriptiva de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se refiere a la salud mental en las emergencias publicada recientemente (http://www.who. int/mediacentre/factsheets/fs383/es/).
“La población padece una serie extensa de problemas de salud mental durante y mucho después de situaciones de emergencia”, dice el artículo consultado.
Aunque -indica el texto- “las personas tienen más probabilidades de recuperarse si se sienten seguras, relacionadas, calmas y esperanzadas; tienen acceso a servicios de asistencia social, física y emocional; y encuentran los medios para bastarse por sí mismas”.
En este sentido, dice la entidad que “los organismos coinciden en la existencia de una pirámide de intervención, que incluye desde medidas y servicios básicos hasta servicios altamente especializados, con miras a ayudar a los países a compatibilizar las estrategias de respuesta con las necesidades de la comunidad y los conocimientos técnicos adecuados”.
Además, la OMS recomienda que “en situaciones de emergencia humanitaria todos los establecimientos de atención general asignen funciones de evaluación y manejo de problemas de salud mental a un profesional sanitario como mínimo, y ello bajo la debida supervisión”.

Problemas y síntomas
A modo de referencia, el organismo internacional de salud enumera los problemas sociales y psicológicos que suelen presentarse en situaciones de emergencia.
Entre los primeros se encuentran la separación de las familias, la inseguridad, la discriminación, la pérdida de medios de subsistencia y la descomposición del tejido social de la vida cotidiana, además de la disminución de la confianza y los recursos.
En tanto, también – por efecto de la ayuda humanitaria, se pueden registrar dificultades relativas al hacinamiento, la falta de privacidad -en los casos de los campamentos- y la pérdida del apoyo comunitario preexistente.
En cuanto a las problemáticas de orden psicólogico, según la OMS, se encuentran los padecimientos preexistentes a la situación acontecida, como personas que sufren depresión, alcoholismo o trastornos mentales graves; y los causados por la emergencia como la presentación de penuria, consumo abusivo de alcohol y de sustancias, angustia y estrés postraumático.
Además, también pueden derivar en angustia situaciones como la falta de información sobre la distribución de alimentos o la restricción de otros servicios básicos. En cuanto a la sintomatología que puede presentar la población, los especialistas señalan cefaleas, fatiga, inapetencia, llanto, tristeza, ansiedad y temor.
También se puede registrar en las personas un estado de alerta, insomnio, pesadillas, irritabilidad, enfado, culpablidad, vergüenza, confusión e imposibilidad de los individuos de ocuparse de sí mismos o de otras personas.

Mejorar los sistemas
A pesar de estas advertencias, la OMS indica que estas situaciones críticas pueden ayudar a las comunidades y a los gobiernos a crear mejores sistemas de salud mental para trabajar en estos contextos.
“La OMS es el principal organismo en materia de prestación de asesoramiento técnico sobre salud mental en situaciones de emergencia. En 2016, la Organización está trabajando en esta esfera en Guinea, Irak, Líbano, Liberia, Nepal, Pakistán, República Árabe Siria, República Centroafricana, Ribera Occidental y Franja de Gaza, Sierra Leona, Turquía, Ucrania, Uganda y Yemen”, cita el organismo en la nota, al señalar algunos ejemplos de situaciones atendidas durante el año que ya está finalizando.
“Parte de la labor consiste también en elaborar y evaluar instrumentos que permitan satisfacer en situaciones de emergencia las necesidades de salud mental. Estos instrumentos se centran en aspectos como la evaluación, los primeros auxilios psicológicos, el manejo clínico de los trastornos mentales y la recuperación de los sistemas de salud mental”, dice la entidad.