Home  >   Justicia   >   Requisitos para que proceda el embargo preventivo laboral

Requisitos para que proceda el embargo preventivo laboral

Justicia_en_trono

La Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo recordó los requisitos que deben reunirse para que proceda la medida de embargo preventivo en el proceso laboral. La decisión fue asumida por los jueces Graciela González y Miguel Ángel Pirolo en “Montero, Ramón Fernando c/ Meline, Atilio Vicente (Fallecido) y otro s/ Incidente”, causa en la que la parte actora apeló la decisión que desestimó la cautelar que solicitara.
En primera instancia se entendió que en el presente caso no se encontraban acreditados los requisitos de verosimilitud del derecho y de peligro en la demora, que resultan necesarios para la procedencia de la medida cautelar requerida.
La recurrente sostuvo que había tomado conocimiento de que el codemandado A. M., poco tiempo antes de su fallecimiento, donó los dos inmuebles que poseía a su hijo S. A. M. L., así como que los herederos de aquél cerraron el establecimiento en que se desempeñaba el actor.

Verosimilitud
Los camaristas interpretaron que “no se observa la existencia de elementos de prueba que acrediten sumariamente la verosimilitud en el derecho invocado en el escrito inicial” y que “del intercambio de comunicaciones fehacientes transcripto en la demanda subyace que la denuncia del contrato de trabajo se encontraría relacionada con la negativa de la ex empleadora a reconocer el monto salarial y la fecha de ingreso invocados por su parte, sin que tales extremos fácticos, en el prieto marco de conocimiento de este incidente, surjan de los testimonios de C. J. J. I. y M. G. P.”.
Los sentenciantes agregaron que “tampoco se ha demostrado la existencia de un peligro en la demora, requisito que resulta indispensable por ser precisamente éste el que justifica un excepcional adelanto de la jurisdicción ante la existencia de una posibilidad de que la espera a que se dicte sentencia definitiva pueda llegar a frustrar u obstaculizar seriamente una eventual condena”, pues debía demostrarse “sumariamente que el deudor trata de enajenar, ocultar o transportar bienes, o que, por cualquier causa, se haya disminuido notablemente su responsabilidad en forma que perjudique los intereses del acreedor”.

Elementos de prueba
El tribunal señaló que la recurrente no indicó elementos de prueba “con miras a cumplimentar tales extremos (…), a poco que se considere que el ‘desapoderamiento’ al que se refiere como consecuencia de la mentada donación, carece de fundamento, por cuanto -como se analizara en la resolución recurrida- la donación de los inmuebles en cuestión ha sido a favor del codemandado S. A. M. L., contra quien –cabe remarcar- se pretende trabar el embargo preventivo”, por lo que “resulta inconsistente la argumentación ensayada por la recurrente en cuanto a un hipotético rechazo de la acción contra este último, pues en tal supuesto la medida intentada tampoco podría beneficiarla”.
Se concluyó que no hubo evidencia “de maniobras de vaciamiento o de un detrimento patrimonial que justifique la medida precautoria bajo examen en relación al codemandado contra quien se pretende trabar la medida de embargo preventivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>