Home  >   Justicia   >   Para la Justicia francesa, prohibir el castigo a hijos es inconstitucional

Para la Justicia francesa, prohibir el castigo a hijos es inconstitucional

padre e hijo

Entre quienes respaldan la decisión se argumenta que la prohibición implica una intromisión indebida en la privacidad de las familias. El Código Civil argentino derogado establecía que los padres tenían la facultad de corregir o hacer corregir la conducta de sus niños

Mientras en 51 países los castigos físicos a los hijos están prohibidos -incluída Argentina, desde la sanción del nuevo Código Civil- el Consejo Constitucional de Francia acaba de declarar que un artículo de la Ley de Igualdad y Ciudadanía, votada en diciembre del 2016, que veda los “chirlos” parentales  (o “corrección física liviana”) es inconstitucional.
En marzo de 2015, el Consejo Europeo sancionó a Francia por mantener el “derecho a corregir” de los padres, luego de una demanda de la Asociación para la Protección de Todos los Niños (Approach, por sus siglas en inglés), que también incluyó a Bélgica, Italia, República Checa, Eslovenia e Irlanda.
La Ley de Igualdad y Ciudadanía se dictó teniendo en cuenta ese llamado de atención, y en ese momento siete de cada 10 franceses estaban en contra de la prohibición. Ahora, la norma quedó sin vigor.
Entre quienes respaldan la decisión del tribunal encargado de velar por la constitucionalidad de las normas se argumenta que el artículo implicaba una intromisión indebida en la privacidad de las familias.
Además, se alega que el maltrato infantil -penado por la normativa criminal- no puede equipararse con la necesidad de los padres de apelar, de vez en cuando, a un “correctivo”. En ese sentido, aducen que no se puede decretar la forma única y conveniente de criar a los niños ni pretender imponérsela a los padres, en el entendimiento de que es una intrusión que se emparenta con el totalitarismo.
En tanto, los defensores de la prohibición opinan que una palmada con la mano, un tirón de orejas o de cabello “son violencias corporales consideradas como violaciones a los derechos de los niños”.
También hacen referencia a los trastornos de personalidad y conducta que acarrean los castigos corporales.
Orden criminal
Pese a la polémica, la psicoanalista y  militante de la lucha contra el maltrato infantil, Claude Halmos, se oponía a la norma. En su opinión, el actual orden jurídico criminal  permite castigar a los padres maltratadores y valora que, con la regulación civil, “se mina aún más el sentimiento de legitimidad que los padres necesitan para asentar su autoridad”.
Según la especialista, una ley “llena de buenas intenciones” podría, paradójicamente, aumentar el riesgo de “palizas”.

Argentina
El Código Civíl derogado establecía en su artículo 278 que los padres tenían la facultad de corregir o hacer corregir la conducta de sus hijos menores. “El poder de corrección debe ejercerse moderadamente, debiendo quedar excluidos los malos tratos, castigos o actos que lesionen o menoscaben física o psíquicamente a los menores. Los jueces deberán resguardar a los menores de las correcciones excesivas de los padres, disponiendo su cesación y las sanciones pertinentes, si correspondieren”, especificaba.
A partir del 1 de agosto de 2015, la legislación se adaptó a los estándares consagrados en la Convención sobre los Derechos del Niño, incorporada a la Constitución Nacional en 1994.
“Se prohíbe el castigo corporal en cualquiera de sus formas, los malos tratos y cualquier hecho que lesione o menoscabe física o psíquicamente a los niños o adolescentes”, dispone el artículo 647 del nuevo cuerpo legal, que puso fin al “poder de corrección”.
Sin embargo, 46% de los padres reconoció que sigue utilizando alguna forma de castigo físico, según una encuenta realizada por Unicef y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia. La prohibición del castigo físico a los niños no es una tendencia mundical. Suecia fue pionera, en 1979, y sólo 27 países eupopeos la siguieron.
En la región, Venezuela, Costa Rica y Uruguay la implementaron entre 2007 y 2009. Luego se sumaron Brasil, Bolivia, Honduras, Nicaragua y Argentina.
En Suecia está surgiendo un debate sobre los resultados de la crianza sin “correctivos” y hace un tiempo el propio papa Francisco intervino en el debate cuando dijo que “unas palmadas en el traste de los chicos no vienen mal”.

Naciones que avalan la violencia lisa y llana

- Hay naciones donde está legitimada la violencia, incluso en las escuelas, como en Guyana, Jamaica y Barbados.
- En los años 50 y 60, cuando los castigos corporales estaban vedados en las escuelas públicas argentinas, los maestros franceses mantenían facultades al respecto. Después de las revueltas de Mayo de 1968 esas prácticas se dejaron de lado, pero la mayoría de los padres sostiene que la corrección moderada es buena para educar a sus hijos.