Home  >   Justicia   >   Dio negativo el ADN en las camionetas de Gendarmería

Dio negativo el ADN en las camionetas de Gendarmería

caso maldonado

No se encontraron rastros compatibles con el joven artesano en ninguno de los cinco vehículos peritados. Mientras tanto, un gendarme confesó haber herido a un manifestante que cruzaba el río Chubut. El Juzgado Federal de Esquel comenzó a tomar testimonios a efectivos de esa fuerza

El Juzgado Federal de Esquel informó ayer que no se encontraron rastros de ADN de Santiago Maldonado en ninguna de las cinco camionetas que fueron sometidas a pericias, en el marco de la desaparición del joven artesano.
La prueba era considerada clave por el juez federal Guido Otranto, atento a que la principal hipótesis de la causa apunta a la participación de Gendarmería.
El estudio del Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Universidad de Buenos, dirigido por el genetista Daniel Corach, abarca un camión y una camioneta del Escuadrón 35 de El Bolsón, dos camionetas del Escuadrón de Esquel 36 y una camioneta y un camión del Escuadrón 37 de José de San Martín.

También descartaron la compatibilidad de las muestras tomadas en un cuello que presuntamente habría utilizado Maldonado, de los cabellos encontrados en los vehículos y de un collar hallado cerca del río Chubut en uno de los rastrillajes. Muchas muestras fueron catalogadas como “no viables para ser cotejadas” y aún quedan pendiente de estudio dos más, una de ellas tomada de un camión Unimog.
Con esta nueva prueba, las miradas de la justicia vuelven sobre un grupo de gendarmes que pudieron haber tenido algún conflicto con Maldonado en las cercanías del río el primer día de agosto.

Un efectivo suelto
Siguiendo esa línea, se sumó ayer la versión de un efectivo que habría participado del operativo, habría golpeado a un manifestante con una piedra, y justo al día siguiente del 1 de agosto habría pedido licencia por un problema personal.
El gendarme en cuestión se llama Neri Armando Robledo, tiene 27 años e integra el Batallón 35 El Bolsón. Robledo formaba parte del grupo que expulsó a los manifestantes de la protesta mapuche. No eran siete, sino ocho los gendarmes que estuvieron presentes en ese momento cerca del río.
Robledo sostuvo que “uno de los individuos encapuchados le arrojó una piedra que impactó en su rodilla” y que “en defensa personal” él tomó una piedra se la tiró a los integrantes de la comunidad que intentaban cruzar el río. El gendarme dijo que la piedra dio en la “espalda” de un manifestante.
En el relato, Robledo aseguró que el hombre al que le pegó la pedrada estaba a unos 30 metros y que cruzó a la otra orilla, desde donde lo insultó. “Era una persona robusta y de casi dos metros de altura”. Dijo que “vestía pantalón largo” y que de capucha llavaba “un trapo o una remera vieja, de color oscuro”.
Para la querella, las nuevas versiones que apuntan al hecho aislado como “exceso individual” de un uniformado, se acercan a lo declarado por los testigos. “Al menos este nuevo relato se acerca al río y a la Gendarmería, que es lo que vienen diciendo los mapuches desde el primer día”, dijeron en el entorno de la familia de Santiago y señalaron también que “alguna versión tienen que empezar a construir ante la evidencia de que fue Gendarmería”.
Paralelamente, ayer brindaron su testimonio tres agentes de Gendarmería Nacional ante al Justicia Federal de Esquel. Es la primera vez que un grupo de agentes llega hasta los tribunales federales para dar su versión de los acontecimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>